replicas de relojes
replicas de relojes splash
Publicado por admin o 7 junio 2011

Presidente: D. Manuel Abelleira Argibay  presidente.pontevedra@colexiodearquitectos.org
Tesorera: Dña. María Pierres López tesorera.pontevedra@colexiodearquitectos.org
Secretario: D. Wenceslao López Velasco secretario.pontevedra@colexiodearquitectos.org
Podeis contactar directamente con la Junta Directiva a través de la siguiente dirección de correo:
xd.pontevedra@colexiodearquitectos.org

 

Artigos etiquetados ‘NHG’

Aprobación de la nueva normativa de Habitabilidad ( NHV10)

Escrito por mpierres o 5 marzo 2010

El Consello de la Xunta del día 4 de marzo aprobó la nueva normativa de habitabilidad que regula las condiciones que deben cumplir las viviendas en Galicia (NHV10), que substituye a la Norma do Hábitat (NHG), elaborada por la anterior Consellería de Vivenda. Se espera que en un plazo de quince días se publique en el DOG y conocer su contenido y plazos de entrada en vigor.

Más información

El nuevo decreto del hábitat permitirá apartamentos tipo «loft» de 41 metros

Escrito por mpierres o 10 noviembre 2009

La Voz de Galicia 10.11.09

El Gobierno de Feijoo mantendrá la superficie mínima que el bipartito elevó de 26 a 40 metros cuadrados en las Normas do Hábitat para los pisos de una habitación, pero permitirá con el nuevo reglamento construir pisos de 35 metros cuadrados habitables, siempre que su distribución corresponda a un apartamento tipo loft, donde el dormitorio está unido al salón. En todo caso, la dimensión mínima requerida para esa vivienda alcanzará 41,25 metros cuadrados, al sumar el lavadero (1,5), el tendal (1,5), el vestíbulo (2,25) y la zona de despensa (1). La regulación, por vez primera en Galicia, de los lofts y de las viviendas de cinco habitaciones serán dos de los aspectos más novedosos de un decreto que preservará las superficies exigidas en el que aprobó el anterior Ejecutivo, pero rebajará la altura de los techos y las puertas.

La reforma que la Xunta ya ha cerrado con alcaldes, promotores y arquitectos, con la previsión inicial de aprobar antes de fin de año el reglamento correspondiente, mantiene las dimensiones que dibujó el bipartito en salón, cocina, dormitorio, baño, aseo, vestíbulo y pasillo. Pero la superficie mínima exigida para la vivienda en su conjunto será ligeramente inferior a la establecida por el decreto en vigor. Ese recorte se concentrará en las zonas de servicio, como lavadero, tendal y despensa. Así, el nuevo reglamento constructivo impedirá edificar pisos de un dormitorio de menos de 46,25 metros cuadrados, frente a los 47,72 de la norma actual. Si tienen dos estancias, deberán contar con 58,75 metros, cuando ahora se requieren 60,55. Los de tres dormitorios no podrán bajar de 74,75 metros cuadrados, frente a los 77,15 a los que obligan las normas vigentes. Y los que están distribuidos en cuatro estancias tienen que disponer al menos de 82,75 metros, cinco menos de los que impone el reglamento que aprobó el bipartito (87,75). A esta diferencia contribuye, además de la menor superficie de lavadero, tendal y despensa, el recorte de 2 metros cuadrados en uno de los dormitorios, con lo que se pasará de uno principal de 12 y tres más de 8 a uno de 12, dos de 8 y uno de 6 metros cuadrados.

Al igual que sucede con los apartamentos tipo loft, el Gobierno de Feijoo aprovechará la reforma de las Normas do Hábitat de abril del 2008 para regular las dimensiones mínimas de los pisos de cinco habitaciones. Esas viviendas no podrán tener una superficie inferior a 96,75 metros cuadrados, 14 más que el piso de cuatro dormitorios. Esa diferencia está en un cuarto más de 8 metros, 3 metros más de salón, 1 metro más de cocina y 2 más de pasillo.

Cuadrado con obstáculos

Otro de los ajustes que introducirá el nuevo decreto respecto al que promovió la entonces conselleira Teresa Táboas es la posibilidad de que aparezcan elementos constructivos en la planta de la vivienda. Las normas actuales establecen la obligatoriedad de que las dimensiones en planta de las piezas habitables permitan inscribir un cuadrado libre de obstáculos para garantizar su funcionalidad. La revisión del reglamento permitirá la invasión de ese cuadrado por «elemento puntuais», ya que el Instituto Galego de Vivenda e Solo (IGVS) entiende que resulta «moi difícil evitar que ditos elementos aparezan en obra cando compre realizar determinados axustes». Al flexibilizar ese requisito se evitará un motivo de denegación de la licencia de primera ocupación.

Techos y puertas de menos altura para reducir sobrecostes

La reforma de las Normas do Hábitat por parte del nuevo Gobierno nace de la asunción de las tesis que esgrimieron los promotores contra un catálogo de exigencias constructivas que consideraban que contribuiría a encarecer el precio final de la vivienda. El Ejecutivo de Feijoo secundó ese argumento como piedra angular de la reforma cuando anunció su intención de racionalizar los requisitos del reglamento. Esa apuesta por corregir los parámetros que, según el sector, ocasionarían un incremento del coste se traducirá en un recorte de la altura mínima de los techos, que pasan de 2,60 metros en estancias y cocinas de las áreas de nuevo planeamiento a 2,50. El IGVS considera aceptables las alturas mínimas de la norma de 1992, que coinciden con las que el marco actual establece en áreas de planeamiento con ordenación detallada.

De 210 a 203 centímetros

Esa rebaja de la altura del piso permitirá también reducir el tamaño de las puertas, que conservarán los 80 centímetros de ancho de la norma actual, pero pasarán de una altura libre mínima de 210 centímetros a 203. La Xunta sostiene que, de este modo, adapta las dimensiones estándar de las puertas «que existen no mercado», reparando así un requisito del que el sector también aseguró que encarecería los costes.

Otra novedad afecta a los espacios de comunicación en el edificio, donde las Normas do Hábitat estipulaban la obligatoriedad de su iluminación natural a través de un patio con una superficie mínima de 2 por 2 metros. El nuevo decreto suprimirá esa obligación de ventilar e iluminar los distribuidores con patios, porque no ve justificados la «complicación da estrutura» y el «incremento de custe» de su ejecución «para iluminar uns espazos de paso que terán unha ocupación moi breve».

El nuevo decreto también suprimirá las medidas relativas al ahorro energético, que ya regula el Código Técnico de Edificación; y a la reutilización de aguas grises y pluviales, que será ordenada por la normativa medioambiental. Eliminará también los elementos en vigor que generan «contradicións co planeamento», y que llevaron a la Fegamp a presentar un recurso contencioso que ahora retirará.

Los arquitectos avisan que el nuevo decreto del Hábitat tolera “muchas excepciones”

Escrito por mpierres o 16 septiembre 2009

Faro de Vigo  16-09-2009

Tras la revisión en profundidad de la nueva Xunta a las Normas do Hábitat heredadas del bipartito, de obligado cumplimiento desde hace año y medio, llega el momento de que el resto de protagonistas de la polémica hable. Constructores, promotores, los concellos –con un contencioso abierto por la supuesta invasión de competencias– y, especialmente, los arquitectos. Algunas de las firmas más conocidas del gremio en la comunidad pusieron su grano de arena en el catálogo de requisitos impulsado por la anterior conselleira de Vivenda y colega de profesión, Teresa Táboas. El Colegio Oficial de Arquitectos de Galicia (COAG) remitió ya sus alegaciones al decreto con la mirada puesta en la “confusión” que pueden suscitar varios de los conceptos, su mal uso, las contradicciones que generan, pero sobre todo en el amplio abanico de excepciones que la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestruturas deja abierto en las rehabilitaciones.
El grupo de trabajo del COAG encargado de analizar la nueva versión, mucho más simplificada, del decreto advierte que el “interés meritorio” del documento en recoger “toda la casuística posible” ante las reformas juega en contra de la propia normativa. Los requisitos son “ambiguos” y de “difícil interpretación”, además de “efímeros”, lo que deja en el aire su vigencia a medio y largo plazo. Por mucho que se quiera regular todos los ejemplos posibles “siempre” se quedará corta.
Hay una de sus frases que lo refleja de forma muy clara: “Apreciamos una utilización excesiva del aserto no serán de aplicación a las determinaciones de las Normas siempre que…”. Por eso, el COAG alerta de que el decreto “parece aceptar su incumplimiento en muchos supuestos” en lugar de “dificultar o aumentar el nivel de las exigencias”. Hasta el punto de la “incoherencia” de que la nueva normativa “de pábulo” a lo que los propios arquitectos denominan “infravivienda”. Su propuesta es una nueva redacción de todo el capítulo, con menciones concretas a los inmuebles de los planes especiales de protección y un escenario alternativo para las excepciones, menos y más justificadas, de las rehabilitaciones.
La COAG resalta que las anteriores Normas “se equivocaron” en la redefinición de algunos estándares de “habitabilidad” –todo el sistema de reciclaje de aguas, aislamiento y ahorro energético–, ya marcados por el Código Técnico de Edificación. Eso sí, Vivienda acertó “a propósito” al denominarlas do Hábitat y no de Habitabilidad. Un “error” parecido al que comete ahora Medio Ambiente al bautizarlos como normativa de habitabilidad. Los arquitectos piden que se cambie por “condiciones mínimas de funcionalidad” y que figure expresamente que la distribución de la vivienda “será libre” con “la única limitación” de que los cuartos de baño estén separados. El colectivo tira de las orejas al departamento que dirige Agustín Hernández por no obligar a que en la rehabilitación de viviendas no se exija la colocación de calefacción.
Aunque en el texto desaparece la mención expresa a un mínimo de 40 metros cuadrados, el Gobierno gallego asegura que esa condición ya está recogida en la ley de vivienda. Es cierto, pero sólo para las de protección. Sin contar con los espacios de comunicación, el decreto nacionalista establecía esos 40 metros, el nuevo se queda en 38. Medio Ambiente mantiene que las superficies se conservan “en esencia” y los cambios “son puntuales” para evitar “espacios innecesarios”. El objetivo, dicen, es dar claridad y sentido a las medidas.

Las nuevas normas para los pisos eliminan el mínimo de 40 metros y el reciclaje de aguas

Escrito por mpierres o 15 septiembre 2009

Faro de Vigo- 15-09-2009

A la espera de recibir las últimas alegaciones y pulir los requisitos que no acaban de cuajar con un mínimo consenso, la nueva Xunta tiene ya entre sus manos la nueva versión de las Normas do Hábitat. Fue una de las medidas estrella del bipartito, especialmente de los nacionalistas, durante la pasada legislatura, una de las que levantó más polémica también y una de las armas de la contienda electoral que el PP se comprometió a derogar si recuperaba la gestión de San Caetano. La Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestruturas abre las puertas de nuevo a la construcción en la comunidad de estudios de menos de 40 metros cuadrados, la superficie mínima establecida en el anterior decreto. La reforma no entra en las divisiones interiores de la vivienda y borra de un plumazo todas las exigencias constructivas, de reciclaje de aguas residuales, ahorro energético y protección frente a posibles emanaciones de gas radón. El Gobierno gallego cree que cualquiera de estas exigencias supera el objetivo de la normativa sobre habitabilidad y deja su regulación al Código Técnico de Edificación (CTE) del Ministerio de Vivienda, menos rígido en temas de aislamiento y aprovechamiento del agua usada, o a reglamentos futuros más específicos.
¿Qué tendrán, como mínimo, los pisos del futuro en Galicia? Una “estancia”, una cocina, un cuarto de baño, un lavadero, un tendal y un espacio de almacenamiento. Esa “estancia” –que la normativa define como un espacio interior habitable, con o sin delimitación– no podrá bajar de los 25 metros cuadrados cuando sea única. Si existen dos –no necesariamente se corresponden con dos dormitorios, pueden ser una habitación y un despacho, o un cuarto y una sala de estar–, 16 metros la más grande y 12 la pequeña. El baremo va cambiando en función del número de lugares habitables.
La exigencia para la cocina es de, al menos, 5 metros cuadrados. Puede ser independiente o integrarse en la estancia mayor, como ocurre en la mayoría de los apartamentos y estudios que se construyen en la actualidad, y con iluminación y ventilación natural directa al exterior. La nueva versión de las Normas do Hábitat mantiene la obligación de incluir un lavadero, aunque con la mitad de dimensiones, de 1 metro cuadrado; y un tendal, del mismo tamaño. La bautizada como “área de servicios” se completa con un lugar de almacenamiento “general” de también 1 metro cuadrado, 2,20 de altura y un fondo de 0,60, y otro de carácter personal, por encima de los 0,80 metros cuadrados.
El cuarto de baño mantiene el mínimo de 5 metros cuadrados. Sólo será obligatorio contar con uno de aseo si hay más de tres habitaciones. En cualquiera de los dos casos, los sanitarios deberán estar colocados de tal manera que las personas con movilidad reducida puedan usarlos sin problema.
Con estos nuevos parámetros, el tamaño mínimo de las casas cae hasta los 38 metros cuadrados. “La legislación debe buscar un equilibrio entre los limitados recursos [en referencia al "elevado porcentaje" que supone el acceso a un piso en los ingresos de los hogares de la comunidad] y los requisitos que deben cumplir las viviendas”, defiende el borrador del decreto. Por eso la Xunta opta por “atemporar”, por moderar los estándares de superficies mínimas contempladas en la anterior normativa, en vigor desde el 17 de abril del año pasado.
Medio Ambiente reconoce que las superficies más holgadas significan mayor calidad “en general”, pero su intención es que las exigencias a la construcción no “excedan” las “necesidades reales de los futuros ocupantes” que tendrían que asumir “el coste del posible sobredimensionamiento”. La teoría del bipartito es que las Normas no tendrían por qué suponer un encarecimiento del piso. “El ajuste de los estándares dimensionales mínimos que esta normativa contempla –añade la Xunta– intenta también compatibilizarlos con las limitaciones de superficies máximas establecidas a nivel estatal por la reglamentación de viviendas protegidas”.
Como la única aspiración de la normativa es exclusivamente “regular las exigencias mínimas de habitabilidad” y ante “la gran cantidad” de nueva normativa en el sector, el decreto deja fuera las exigencias constructivas y todos los polémicos asuntos del reciclaje de aguas residuales y aprovechamiento energético, además de las medidas para hacer frente a las emanaciones de gas radón del granito. Los sistemas para reutilizar las conocidas aguas grises, las de duchas y baños, que llegaron a tener una comisión propia al amparo de Vivenda para interpretar su aplicación, desaparecen –el CTE no los marca como obligatorios–, al igual que el 20% más de aislamiento con respecto a la legislación estatal.

Protegido: Modificación del Decreto de las Normas del Hábitat Galego

Escrito por mpierres o 1 septiembre 2009

Esta entrada está protegida. Para verla, escribe la contraseña:


Categoria Delegación, Noticias
Escribe la contraseña para ver los comentarios.
That lineage can be seen in the Rolex Oyster fake watches Perpetual's straightforward and practical design. Legibility is cheap ralph lauren shirts strong and the dial design offers nothing more than is necessary to display the time.