splash
Publicado por admin o 7 junio 2011

Presidente: D. Manuel Abelleira Argibay  presidente.pontevedra@colexiodearquitectos.org
Tesorera: Dña. María Pierres López tesorera.pontevedra@colexiodearquitectos.org
Secretario: D. Wenceslao López Velasco secretario.pontevedra@colexiodearquitectos.org
Podeis contactar directamente con la Junta Directiva a través de la siguiente dirección de correo:
xd.pontevedra@colexiodearquitectos.org

 

Artigos etiquetados ‘Europea’

Arquitectura multiusos

Escrito por mpierres o 18 mayo 2010

centro_jovenes_rabot_gante_belgicaEl Pais -M. JOSÉ DÍAZ DE TUESTA- 16.05.2010

Una muestra de los premios Mies van der Rohe resume las mejores obras europeas

La arquitectura más inmediata habla de edificios que pueden tener varios usos: bibliotecas que se convierten en centros para mayores o gimnasios de día que mutan por la noche en lugares de ocio para jóvenes. Esta manera de hacer propicia además que en un mismo espacio se crucen sin prejuicios jóvenes y viejos. Se ha dado en llamar sostenibilidad social, que por supuesto también es económica. Una exposición de los prestigiosos premios bianuales Mies van der Rohe de su última edición (2009), en la sala de Arquerías de Nuevos Ministerios hasta el 13 de junio, muestra a través de 50 obras la mejor arquitectura europea de los dos últimos años.

Diane Gray, comisaria de esta muestra promovida por el Ministerio de Vivienda, comenta mientras apunta a los grandes paneles y maquetas de las obras, que la mejor arquitectura de hoy empieza por r: regenerar, recuperar, rehabilitar… Un exponente es la obra ganadora, la Ópera y Ballet Nacional de Oslo, del estudio SNØHETTA. No sólo es una obra monumental, supone también la regeneración del antiguo barrio de Oslo y, dándole la vuelta a la idea de que la ópera es sólo para las élites, recupera para el ciudadano común un espacio público en el que puede pasear, comer y contemplar una de las mejores vistas de la ciudad y el fiordo desde sus tejados.

Una mención especial de estos premios, que concede la Unión Europea, ha merecido una obra enclavada en un pequeño pueblo de Croacia, Koprivnica, que firman unos arquitectos muy jóvenes, Lea Pelivan y Toma Plejic (estudio UP). El escaso número de estudiantes universitarios en esa zona motivó la construcción de una escuela para 900 alumnos y un pabellón deportivo para 2.000 espectadores. La respuesta de los arquitectos va más allá: une los dos usos en un mismo edificio a través de una calle interior. Con financiación pública y privada, funciona todo el día. Desde las siete de la mañana hasta el mediodía, como escuela y después hasta las 12 de la noche como lugar de ocio para jóvenes. En cuanto al polideportivo, durante unas horas se alquila a equipos deportivos locales para entrenar. Por descontado, esta obra al igual que la Ópera de Oslo supone una transformación del entorno, en este caso de la periferia suburbial de Koprivnica.

“La arquitectura del futuro es la que aporta un valor añadido, la que cubre varias necesidades no sólo una. La sostenibilidad y recuperar espacios públicos donde no los había son el hilo conductor de las obras elegidas”, afirma Gray. Recuperar nada menos que una manzana entera de Barcelona es lo que han conseguido el equipo RCR (Rafael Aranda, Carme Pigem y Ramón Vilalta). En una antigua fábrica de caramelos del barrio de Sant Antoni han encajado una biblioteca, un club de jubilados y un espacio público. Este proyecto “tan inteligente por parte del cliente y arquitectos”, apunta la comisaria, tiene como nexo un patio con árboles y zonas para sentarse y jugar que fomenta el encuentro entre los niños y los ancianos que frecuentan el club.

Entre las maquetas de la exposición destaca una por su exuberancia. Corresponde al proyecto Tupper Home de Andrés Jaque, con el que el arquitecto madrileño quiere responder a la falta de espacio. Tupper Home es el prototipo de vivienda innovadora y con energía hecha a base de elementos baratos (escalerillas, mamparas, cabinas de ducha) con los que rehabilitar una casa. La idea de Jaque se basa en la venta por catálogo, de manera que el cliente luego se convierte en promotor.

Entre las finalistas españolas también figuran la Casa en el Campo, en Artá (Mallorca), de Juan Herreros (”una exquisitez”, destaca Diane Gray); el Centro Tecnológico de Logroño, de Farshid Moussavi y Alejandro Zaera; en la Expo de Zaragoza, el Pabellón de España de Patxi Mangado y el Palacio de Congresos de Nieto y Sobejano, así como la Biblioteca Pública y Parque de Lectura en Murcia, de Martín Lejarraga. Culmina la exposición, que ya ha viajado a Francia y Alemania y lo hará próximamente a Austria e Italia, el Monumento a las Víctimas del 11-M, firmado por FAM Arquitectura y urbanismo.

Vivienda Park Avenue South , Studioctopi architects, Londres

Escrito por mpierres o 29 enero 2010

Fuente: www.dezeen.com

imagen-ampliacionLos arquitectos Studioctopi de Londres han terminado una ampliación de una casa de estilo Victoriano en el norte de Londres  que ofrece un tejado angular y grandes lucernarios triangulares .

La ampliación está revestida toda ella en zinc negro. Este añadido dobla el tamaño original del  área de cocina/comedor, el cual conecta ahora directamente con el jardín a través de una sección de muro que  asoma al exterior.

El diseño fue desarrollado con una serie de maquetas de papel de la idea que exploraban la naturaleza del diagrama triangular, de la geometría y de la forma.

dzn_park-avenue-south-by-studioctopi-22

Picture 1 of 18

Demasiado Munch para Oslo

Escrito por mpierres o 8 enero 2010

futuro-museo-munch-en-osloEl Pais -ISABEL LAFONT - Madrid - 06/01/2010

Los críticos de arte aullaron en 1893 cuando vieron por primera vez El grito, la obra más famosa de Edvard Munch. Más de un siglo después, también se han alzado voces contra el proyecto del nuevo museo que albergará el legado artístico del pintor noruego. El debate, en esta ocasión, tiene que ver con el impacto urbanístico del edificio proyectado por el arquitecto español Juan Herreros que, en 2013 según los plazos previstos, se alzará en el barrio de Bjorvika, en la bahía de Oslo. Es parte de un gran plan de remodelación que pretende abrir la capital noruega al mar.

El director general de Patrimonio Nacional en Noruega, Jorn Holme, ha sido el último en expresar sus reservas sobre el proyecto, que el pasado mes de abril se adjudicó Herreros tras ganar un concurso internacional al que también se presentaron superestrellas como Zaha Hadid o Tadao Ando. El plan, llamado Lambda, abarca, además del Museo Munch, una playa, un barrio residencial y una biblioteca.

Según declaraciones de Holme, sus objeciones se refieren a la totalidad del proyecto urbanístico de la capital noruega, que afecta a la zona en la que Oslo fue fundada en la Edad Media y que contiene un importante patrimonio cultural. “La intención del director general nunca ha sido suscitar o participar en un debate arquitectónico”, puntualiza Margrethe Tviberg, directora general en funciones de Patrimonio Nacional. “Jorn Holme no tiene nada que decir respecto a Lambda, el proyecto para el Museo Munch, o la arquitectura del reconocido Juan Herreros como tal. Patrimonio Nacional ha expresado su objeción al emplazamiento del edificio, no al edificio en sí mismo”. Tviberg insiste en que esa preocupación se encuadra en la discusión sobre la remodelación urbanística de la capital noruega que tiene como interlocutor al Ayuntamiento de Oslo -que es quien lo ha promovido- y que “no se trata de un debate sobre el nuevo Museo Munch específicamente”.

bahia-de-osloEl director de la Ópera de Oslo, Tom Remlov, plantea, sin embargo, unas quejas más concretas. “No me opongo al proyecto en sí, sino a sus dimensiones. Por lo que he tenido ocasión de ver, el edificio será desproporcionadamente alto, resaltará enormemente y llamará mucho la atención”, explica. Remlov no oculta su preocupación por el “conflicto” que supondrá la proximidad del Museo Munch con el actual edificio de la Ópera y Ballet Nacional de Oslo, otro inmueble inconfundible, diseñado por el estudio noruego Snøhetta, que recibió el año pasado el premio Mies van der Rohe y tiene la horizontalidad como nota de distinción: “Si se construye un edificio emblemático al lado de otro ya notable, se anularán recíprocamente”. Remlov insiste en que es necesario estudiar bien el impacto visual que el futuro museo tendrá y, para ello, propone que se construya un andamio del mismo tamaño que el proyecto de Herreros.

El arquitecto español asegura que este tipo de discusión en Noruega es normal en proyectos de esta envergadura y recuerda que el edificio de la ópera tardó 10 años en construirse. “Es una forma de ejercer la práctica arquitectónica en un contexto de gran transparencia y de alta participación colectiva. En lugar de desarrollarse en una sala de reuniones, es bastante público. Es otra forma de trabajar”, dice Herreros, que en la actualidad trabaja en el proyecto y admite que quizá haya modificaciones. “No me preocupa dónde va a terminar el proyecto. Mi trabajo no consiste en defenderlo con uñas y dientes, sino que responde a unas exigencias y es adaptable con pequeños cambios a las situaciones. Posiblemente habrá que desplazar algo el edificio”, señala. En alusión al impacto que tanto preocupa al director de la Ópera de Oslo, añade: “La altura o la anchura no es el problema, sino el perfil de vistas que plantea. Habrá que buscar la forma de encajar el edificio en ese perfil”. Pero, por si queda alguna duda, Herreros recuerda que su plan fue aprobado por unanimidad por la ciudad de Oslo y es categórico: “Lo que no está en cuestión es el proyecto. Habrá un Museo Munch, lo haremos nosotros y todas las partes interesadas tratarán de conseguir algo”.

En Ámsterdam, los arquitectos Antonio Cruz y Antonio Ortiz, ganadores del concurso para la remodelación del Rijksmuseum, han vivido un debate público similar al que ahora afronta Herreros. Su proyecto inicial fue rechazado en 2004 por la poderosa Federación Ciclista de la ciudad porque suponía cerrar el paso de las bicicletas por la galería central del edificio. A finales del pasado año, los arquitectos presentaron su tercera propuesta que, por fin, obtuvo el consenso de todos, ya que permitirá un uso mixto para peatones y bicicletas.

Museo fastuoso, museo vacío

Escrito por mpierres o 16 noviembre 2009

museo-maxxiEl Pais - 14.11.09

El Maxxi de Roma, última creación de Zaha Hadid, abre sin obras de arte

“Ha sido duro y bastante largo, pero siempre pensé que iba a terminar bien”. Eso ha dicho en Roma la arquitecta británica-iraquí Zaha Hadid. Once años y seis gobiernos después de que el ministerio de Cultura de Walter Veltroni diera luz verde al proyecto, Roma inaugura por fin el museo Maxxi de arte contemporáneo. El deslumbrante edificio se ha abierto a medias, es decir vacío, porque la crisis manda y las 350 obras que formarán la colección (todas, del siglo XXI) llegarán en primavera. Pero la última creación de Hadid ha fascinado ya a todos los que la han visto.

Los elogios de los primeros visitantes (”imponente”, “bellísimo”, “un espacio para perderse”) se resumen en la larga ovación que los periodistas y colaboradores del museo, puestos en pie, han dedicado a la arquitecta en la presentación.

El proyecto, nacido en 1998, ha costado 150 millones de euros y ocupa 27.000 metros cuadrados de espacio. El museo está situado sobre una antigua instalación militar, muy cerca del río Tíber, al norte de Roma, en un barrio residencial de edificios de colores levantado en la década de 1930, a escasos 300 metros del auditorio construido por Renzo Piano.

Pero números y datos dicen poca cosa frente a la grandeza y el espectáculo (sobrio y desnudo) que ofrece el edificio, una especie de gran lazo aéreo apoyado en pilares de acero y lleno de salas, paredes móviles, escaleras, rampas, y aperturas al exterior.

“Es un proyecto simbólico de mi nueva forma de relacionarme con el espacio”, explicó la primera mujer que ganó el Premio Pritzker, en 2004. No se trata de un objeto, sino de un campus, de un centro cultural, ha aclarado. “El Maxxi es un lugar pensado para favorecer el intercambio de ideas, para ampliar la vitalidad cultural de la ciudad. Espero que el denso tejido de espacios internos y externos sea utilizado bien para que dialoguen entre sí en un intrigante cruce de túneles. No os perderé de vista”.

La visita comienza en el antiguo patio del cuartel, una plaza amplísima sobre la que vuela la proa (inacabada) del edificio, sostenida por pilastras de acero. En la fachada principal, la nueva estructura de Hadid engloba, o devora suavemente desde arriba, a la vieja estructura.

Mezclando tres tonos (blanco, negro y gris), la arquitecta combina el cristal, el acero (seis millones de kilos) y el hormigón lijado (50.000 metros cúbicos), y traza pasillos paralelos, muy largos y anchos, con curvas y revueltas, que aumentan la sensación de amplitud y de altura, con la estupenda luz de la ciudad llegando al último rincón.

El actual ministro de Cultura italiano, Sandro Bondi, anunció que su departamento destinará cuatro millones de euros para financiar la Fundación Maxxi. Este mismo fin de semana, el museo abrirá de forma extraordinaria, con una instalación coreográfica creada por Sasha Waltz.

“Roma es una ciudad a la que venía mucho de pequeña”, ha recordado Hadid. “Cuando salió el concurso internacional, pensé que era una broma. Pero no lo dudé”, añade la arquitecta nacida en Bagdad. Ahora, el Maxxi competirá, con sus líneas claras y blancas, con el Guggenheim de Bilbao. Ourousoff, crítico de The New York Times, lo ha explicado en una sola frase: “A Bernini le habría gustado”.

Siga la flecha: una ruta por Suiza para admirar edificios que van en la dirección correcta

Escrito por mpierres o 14 noviembre 2009

suiza-transporteEl Pais. 14.11.09

¿Qué es un museo del transporte? ¿Cuál es la apariencia de su fachada? ¿Cómo es la imagen de unas termas, de algo tan cotidiano como un edificio de oficinas o de una estación de tren?

La arquitectura suiza se sale… de la tradición y, al mismo tiempo, por encima de todo está la idea de conjunto. En Suiza, lo culturalmente emocionante se encuentra en que la arquitectura media es buena, incluso muy buena. Éste es un recorrido de tres días (en coche alquilado) por los edificios de uso público más interesantes de los últimos años en tres ciudades y un pueblo: Lucerna, Basilea, Zúrich y Vals.

LUCERNA

Iniciamos el viaje en Lucerna, una pequeña ciudad de 57.000 habitantes al este del país. A pocos minutos del centro, caminando, se encuentra la ampliación del Museo Suizo del Transporte, proyectado por los arquitectos suizos Annete Gigon y Mike Guyer. Hay niños por todas partes. El concepto de museo en este caso ha cambiado; ya no hay vitrinas ni paredes expositoras. Aquí no hay nada estático; ahora todo se mueve, se toca, se juega, se monta, se pisa y, además, se exhibe. Se interactúa. El visitante ya no es un mero espectador. Si quiere puede ser el actor.

Las fachadas de la ampliación son inmediatamente obvias e iconográficamente muy potentes. Rotundas e impregnantes. Se guardan en la retina. La más llamativa es la piel-patchwork de señales que da la bienvenida al pabellón dedicado al transporte por carretera. Un amasijo de acero que impresiona y que haría dudar hasta al más experto conductor de qué dirección tomar.

El revestimiento del pabellón de acceso, frente al parque y al lago, tampoco se queda atrás: una gran vitrina transparente en la que se muestran ordenadamente suspendidas las distintas partes del interior de un coche: ruedas, llantas, turbinas, bujías o volantes. Según los autores del proyecto, “se trata de un homenaje al elemento básico del movimiento mecánico”.

Espacialmente, lo más interesante del museo es la gran plaza exterior/interior. Un patio de recreo en hora punta donde todo tipo de actividades llegan a simultanearse y superponerse: desde saltar en camas elásticas, montar en tándem, patinete o bicicleta, hasta dirigir barcos eléctricos sobre el agua. El jaleo está asegurado. Un buen lugar donde pasar una tarde con los niños. O sin ellos.

En la ciudad también se encuentran otras obras importantes, como el Centro Cultural y de Congresos, proyectado por el arquitecto francés Jean Nouvel, el mismo que ha levantado en España la torre Agbar en Barcelona y la ampliación del Reina Sofía en Madrid. Se trata de nuevo de una gran cubierta (ésta es anterior a la del museo madrileño y resulta más coherente) que enmarca el paisaje y acoge una plaza multitudinaria a orillas del lago de los Cuatro Cantones, sobre el que cruza el famoso puente de madera -Kapellbrücke- cubierto de flores. También tienen interés los hoteles The Hotel, igualmente de Nouvel, buen ejemplo de rehabilitación de un inmueble histórico, y el Astoria, edificio-embudo que juega con los reflejos, de los suizos Herzog & De Meuron.

Pero, sin duda, lo mejor de Lucerna es recorrerla, dar un paseo alrededor del lago, montarse en la noria y, mientras se come un algodón de azúcar, disfrutar de las vistas de la ciudad. Y una recomendación final: el café Luz, junto al lago, un pabellón de vidrio y madera por fuera y hormigón por dentro donde tomarse una taza del mejor chocolate suizo.

BASILEA

Localizada en la intersección entre tres países, Basilea es una ciudad que se caracteriza por su urbanismo fragmentado y heterogéneo. Precisamente aquí se fundó en 1978 el mundialmente conocido estudio Herzog & De Meuron, ganadores del Premio Pritzker de arquitectura en 2001.

Ellos han dejado en su ciudad obras tan importantes como el Centro de Señalización Auf dem Wolf, un edificio aislado que, como si de un animal viejo y cansado se tratase, se encuentra varado en las vías del tren y parece respirar entre las lamas o branquias de cobre que cubren su piel. De este estudio también son: el estadio de fútbol St. Jakob, un edificio enteramente de plástico que da la espalda a la autopista; la Fundación Schaulager, una construcción rugosa y voluminosa, como un telón de fondo que envuelve la ciudad y que llama la atención por su escala desde la autopista (un contenedor que sirve de almacén de arte para coleccionistas, instituto de investigación y museo público); y el edificio comercial de vidrio Elsässertor II, junto a la ampliada estación de ferrocarril Basel SBB, remodelada en 2003 por los españoles Cruz y Ortiz. A pocos pasos de la estación se encuentra la confitería Frey, con sus buenísimas especialidades de pastelería local.

ZÚRICH

La mayor ciudad de Suiza y el motor financiero y centro cultural del país. Un dato curioso: ha sido premiada como la urbe con mayor calidad de vida en el mundo en 2006 y 2008. Situado en una antigua zona industrial, ahora llamada Technopark, sorprende el Puls 5, del estudio local KGP Kyncl Architekten, que es una antigua fábrica de acero reconvertida en un edificio híbrido con oficinas en su perímetro, viviendas en la última planta, un centro comercial y un spa en su interior.

A pocos metros de aquí se encuentra la nueva tienda de la marca Freitag (del estudio suizo Spillmann Echsle). Coherentes con su filosofía de empresa y sus productos (bolsas y carteras de materiales reciclados), han levantado un minirrascacielos de acero de 26 metros hecho de contenedores reciclados y apilados. Una imagen muy poderosa.

Por último, recomendar un paseo por las calles del centro, silenciosas, impolutas y llenas de contrastes. Entre edificio y edificio, vale la pena detenerse para comer en el restaurante italiano Santa Lucia (Marktgasse, 21) o cenar en el vegetariano Pot au Vert (Limmatquai, 142). De postre, el café Zähringer (Zähringerplatz, 11).

VALS

Dejando la Suiza cosmopolita y urbana atrás, entramos en el Cantón de los Grisones, que suena a fin del mundo. Todo comienza a desaparecer, volviéndose el paisaje cada vez más silencioso y el tiempo más lento. Atravesamos una carretera de montaña que nos lleva al corazón de los Alpes. Es precisamente allí, algo escondido, donde se encuentra Vals, un pequeño pueblo que pasaría inadvertido si no fuera por sus termas, obra del suizo Peter Zumthor, Premio Pritzker de arquitectura de este año. Se trata de un balneario de piedra tallado en el interior de la montaña, un lugar donde sumergirse y dejar pasar el tiempo. Un espacio para los sentidos. Excepcional.

Una arquitectura de gruesos muros que albergan distintas salas de distintas dimensiones, con agua a distintas temperaturas, con distintos colores. Maravilloso. Y uno se pasa la tarde bailando, casi desnudo, entrando y saliendo del agua, descubriendo el lugar. Lo mejor, la piscina de fuera, tan especial que, una vez dentro, a 32 grados, con la niebla mostrando a ratos el paisaje y la nieve cayendo sobre la cabeza, se puede llegar a pensar, como dice Bioy Casares en La invención de Morel, que “el mundo está constituido exclusivamente por sensaciones”.

» Gonzalo Pardo es arquitecto.

Casa de veraneo”inside-out” , Hvaler, Noruega. Reiulf Ramstad Arquitectos

Escrito por mpierres o 5 septiembre 2009

casa-inside-outLa Cabina Inside Out del estudio noruego  Reiulf Ramstad Arquitectos se encuentra en la cima de la colina en Hvaler - Noruega, con vistas al  mar y  al  horizonte. Se coloca en el medio de un paisaje sin cultivar en una  pequeña isla. La casa fue diseñada para armonizar con su entorno, por la elección de la materia prima y grandes vidrios, se desdibuja al límite entre el interior y el  exterior.

El diseño de la casa permite una estrecha interacción con la natureza y el hermoso paisaje. Genera una sensación de estar al  aire libre desde su  interior. El uso de las fachadas y ventanas de vidrio permite que la naturaleza entre  en la casa desde  todos los ángulos y se pueda seguir el sol desde cuando sale hasta cuando  se pone.

La pequeña escala del edificio, junto con el  uso de materiales de madera que desarrollarán gradualmente una pátina gris, permite al proyecto interactuar y  encajar con la topografía  y los  colores naturales del paisaje circundante.

2

Picture 1 of 7