replicas de relojes
replicas de relojes splash
Publicado por admin o 7 Xuño 2011

Presidente: D. Manuel Abelleira Argibay  presidente.pontevedra@coag.es
Tesoreira: Dña. María Pierres López tesorera.pontevedra@coag.es
Secretario: D. Anselmo Villanueva Peón secretario.pontevedra@coag.es
Podedes contactar directamente coa Xunta Directiva a través da seguinte dirección de correo:
xd.pontevedra@coag.es

 

Artífices do “urbanismo viagra”

Escrito por mpierres o 13 Setembro 2010

Llàtzer Moix, autor del ensayo ‘Arquitectura Milagrosa’, que acaba de publicar la editorial Anagrama FOTO: Xavier Bertral/Efe

Llàtzer Moix, autor del ensayo ‘Arquitectura Milagrosa’, que acaba de publicar la editorial Anagrama FOTO: Xavier Bertral/Efe

El Correo Gallego - SERGIO ANDREU - 13.09.2010

Llàtzer Moix disecciona en el libro ‘Arquitectura Milagrosa’ el costoso y perjudicial tándem formado por políticos provincianos y arquitectos megalómanos//El autor, que se detiene en el análisis de la Ciudad de la Cultura, habla de las ‘hazañas’ urbanísticas en la España del Guggenheim

El provincianismo político y el ego de los arquitectos estrella son una mala combinación, más si el reto es repetir el impacto logrado por el Museo Guggenheim de Bilbao, una onerosísima opción para las arcas públicas, muy pocas veces exitosa, recalca Llàtzer Moix, autor del libroArquitectura Milagrosa.

La evidente ironía de este exhaustivo reportaje (publicado por Anagrama) se explicita en su subtítulo Hazañas de los arquitectos en la España del Guggenheim, que deja claro por dónde van los tiros: un repaso por los megalomaníacos proyectos impulsados en la última década por alcaldes y presidentes autonómicos ansiosos de contar con un “edificio de marca” firmado por un arquitecto famoso que ayudase a situar a sus ciudades en el mapa.

Moix señala que este “efecto mimético” ha sangrado financieramente las economías de municipios y comunidades autónomas y critica por ello la “liberalidad” de ciertos políticos en el uso de fondos públicos que convertieron a España en el “paraíso terrenal” de los “arquitectos estrellas”, una situación que sólo la actual crisis económica ha frenado en seco. La falta de cálculo y medida sobre la bonanza económica y el fin del pelotazo inmobiliario han puesto fin a este “urbanismo viagra”.

De Valencia a Santiago Los ejemplos de esta eclosión son variados, pero entre ellos recoge la Ciudad de las Artes y la Ciencias de Valencia, de Santiago Calatrava; el edificio Fórum de Barcelona; el pabellón puente de Zaha Hadid para la Expo de Zaragoza o la Ciudad de la Cultura de Peter Einsenman, en Santiago de Compostela. “El milagro de mejorar la economía de sus ciudades, atrayendo más turismo, no se ha logrado en la mayoría de los casos”, indica Moix, quien subraya que el éxito del Guggenheim, cuyo proyecto nació, paradójicamente, con todas las predicciones en contra, fue fruto “de la coyuntura y la suerte”.

Antes de encontrar cobijo en Euskadi, otros gobiernos europeos se habían echado atrás frente a la propuesta de la Fundación Guggenheim por su elevado coste: 23.000 millones de pesetas de la época. “Hablando en términos coloquiales, nadie quería poner tanto dinero para la caseta, cuando el perro no era suyo; pero, contra todo pronóstico, salió bien, y en dos años triplicaron el número de visitantes previstos”, afirma este crítico.

Para Moix, redactor jefe adjunto al director del diario La Vanguardia, a menudo los clientes “políticos” no sabían qué querían “salvo que fuera un edificio muy grande, más que el de la ciudad vecina”, en una clara invitación a recibir propuestas “circenses”, donde la palabra “imposible” no existiese.

Todo quedaba resumido en una frase del arquitecto Juli Capella: “Ponga un Foster en su vida”. Los poderes fácticos atribuían “poderes sobrenaturales” a estos edificios estelares, aunque ello conllevara un “divorcio” entre función y forma.

Los gobiernos locales aceptaron la “incontinencia” de los arquitectos, cuyos proyectos de ejecución se dilataban en el tiempo. Como ejemplo, Moix cita la Ciudad de la Cultura de Santiago de Compostela, que debía estar acabada en 1993 “y ahora se habla del 2021″, o de los 1.200 millones de euros de presupuesto de la Ciudad de las Artes de Valencia, paradigma -dice- de esta política.

Permisividad Igualmente, las prisas para que estuviera acabado para la Expo de Zaragoza encareció en extremo la construcción del pabellón puente de Zaha Hadid por unos costosos alardes técnicos “consentidos por una ciudad dispuesta a pagar lo que hiciera falta por proveerse de un nuevo emblema”.

Esta permisividad contrasta con el control de las obras que estos mismos arquitectos “sufren” fuera de España. El alcalde de Nueva York “le tumbó” a Calatrava su proyecto del intercambiador de la zona 0 porque “sin salir de la mesa del arquitecto había aumentado muchísimo sus costes”, explica LLàtzer Moix.

A la inversión inicial se suman además los elevados costes de mantenimiento de estas faraónicas instalaciones generadoras de unos “déficit terribles” que sólo por “levantar la persiana” comprometen los presupuestos de las consejerías de cultura de algunos gobiernos.

Aunque la relación del poder y la arquitectura es tan antigua como la historia -las pirámides de Egipto, las catedrales…- la diferencia con lo que ocurre en la actualidad, no sólo en España, argumenta Moix, es que mientras este tipo de construcciones estaban antes sólo al alcance de los poderes consolidados, “los reyes o la iglesia”, ahora cualquier “autócrata de una ex república soviética, pongamos por caso”, puede acceder al “gran constructor” con oficinas repartidas por todo el mundo.

Tags: , ,

Artigos semellantes

Deixar unha resposta

That lineage can be seen in the Rolex Oyster fake watches Perpetual's straightforward and practical design. Legibility is cheap ralph lauren shirts strong and the dial design offers nothing more than is necessary to display the time.