replicas de relojes
replicas de relojes splash
Publicado por admin o 7 junio 2011

Presidente: D. Manuel Abelleira Argibay  presidente.pontevedra@colexiodearquitectos.org
Tesorera: Dña. María Pierres López tesorera.pontevedra@colexiodearquitectos.org
Secretario: D. Wenceslao López Velasco secretario.pontevedra@colexiodearquitectos.org
Podeis contactar directamente con la Junta Directiva a través de la siguiente dirección de correo:
xd.pontevedra@colexiodearquitectos.org

 

Archivado en 4 febrero 2011

Vigo, la extraña ciudad

Escrito por mpierres o 4 febrero 2011

El Pais - Blog Paco Nadal - El Viajero- 02.02.2011

El MARCO, el Museo de Arte Contemporáneo de Vigo

Sigo mi viaje por Galicia. Voy subiendo desde la desembocadura del Miño, es decir desde la frontera con Portugal, hacia las Rías Baixas. Y mi siguiente parada es Vigo.

Vigo siempre me ha parecido una ciudad extraña. En el imaginario colectivo del viajero Vigo es una ciudad industrial, moderna, bulliciosa, caótica y demasiado transformada. Es verdad que no tiene la monumentalidad del casco histórico de Pontevedra o de Santiago.

Pero Vigo tiene un punto especial, una faceta cosmopolita y cultural, canalla y burguesa a la vez, que la hace envidiable. Hay algo que engancha en esta ciudad que ha crecido sin respetar su pasado (ves fotos de lo que fue la Ribeira del Berbés y de lo que es ahora y te caes muerto), pero que es vibrante y dinámica. Que tiene rincones aún de sórdido puerto de ultramar, con lupanares en los callejones que suben a la praza do Rei que traen memorias de las putas tristes de García Márquez. Y rincones fabulosos como la rúa Príncipe o la rúa Colón, con la mejor arquitectura burguesa de España, palacios eclécticos de poderosas fachadas, importantes galerías de arte, algunos de los mejores museos de Galicia.

Muchos piensan que la movida de los 80 fue un invento de Madrid y de Tierno Galván. Pero Vigo fue la co-capital de aquella experiencia que dejó grandes grupos y grandes obras, y también muchos damnificados por el camino.

Si queréis descubrir esta cara vanguardista de la ciudad más industrial de Galicia, os recomiendo dos museos:

Por un lado, el MARCO, el Museo de Arte Contemporáneo, una inteligente rehabilitación de los antiguos juzgados de la rúa Príncipe. Las salas giran en torno a un patio circular cubierto que tiene más de terma romana que de cárcel municipal decimonónica. Ahora mismo (y hasta el 24 de abril) hay colgada una exposición retrospectiva del fotógrafo gallego Virxilio Vieitez que os recomiendo vivamente.

El otro espacio es el Museo do Mar de Galicia, una genial intervención de César Portela, uno de mis arquitectos más respetados, junto con el italiano Aldo Rossi sobre una antigua fábrica de pescado a orillas del mar, camino de la playa de Samil. El museo engloba de manera portentosa las viejas naves industriales, las nuevas construcciones, el faro, el espigón, las ruinas de un castro de la Edad del Bronce que aparecieron debajo y el mar, como un elemento más. Una pasada de edificio.

Formas extrañas y sugerentes para una ciudad extraña y sugerente.

Y este es el Museo do Mar de Galicia

Las celosías de Foster

Escrito por mpierres o 4 febrero 2011

El Pais - Anatxu Zabalbeascoa - 4.01.2011

Foster abu dhabi 3

El primer edificio que Norman Foster inaugurará este año forma parte de un mundo que quiere ser nuevo y para hacerlo rebusca entre lo de siempre. Foster ha diseñado el escenario para que el mercado central de Abu Dabi cambie de mercancía sin cambiar de naturaleza. ¿Será posible? El arquitecto británico ideó en uno de los barrios más antiguos de la ciudad un mercado que explica así: “Hemos querido huir de la idea del centro comercial global para hacer de la tradición vernácula una propuesta para el mundo”. Su conjunto de edificios de mediana altura, con un parque público de jardines en la azotea, con claustros, tres torres arrinconadas, para no molestar, y mucho aparcamiento subterráneo cuenta con varios de los elementos característicos de la arquitectura islámica: celosías y pérgolas, arcilla y ventilaciones naturales. Así, el propio arquitecto ha descrito el proyecto como un “microcosmos que unirá lo ordinario y el lujo, la artesanía y la comida”. Y será cierto que los bolsos de Gucci se compren al lado de las frutas, pero también lo es que el conjunto permitirá otro tipo de convivencia, la que da la mano a las oficinas y los comercios, a las boutiques y a los hoteles. ¿Habrá espacio para un mercado tradicional?

La convivencia tipológica ordenada está más cerca de los proyectos llegados con paracaídas que de los mercados tradicionales, en los que lo que abunda es el caos y las formas, siempre cambiantes y en realidad “deformadas”, son todo menos contenidas y precisas. El nuevo y pulcro mercado de Abu Dabi ambiciona, además, convertirse en centro urbano. Parte con la ventaja de su emplazamiento, en uno de los barrios más antiguos, y deja claro la idea de convivencia sobre todo comercial que Foster lee en un centro urbano.

El ambicioso doble idioma de convivencias de Foster está también presente en la escala del proyecto, que, con las torres agrupadas contribuye a definir un nuevo skyline para la ciudad al tiempo que con los patios, las terrazas y las áreas porticadas quiere acercarse a la escala humana del usuario.

Como muchos de los trabajos del último Foster, este mercado alcanza una escala internacional con ideas tradicionales como la ventilación natural y los edificios consumidores de energía limpia. Que el futuro eche mano de la tradición para solucionar los problemas del pasado reciente da que pensar. Y exige que lo hagamos.

61

That lineage can be seen in the Rolex Oyster fake watches Perpetual's straightforward and practical design. Legibility is cheap ralph lauren shirts strong and the dial design offers nothing more than is necessary to display the time.