replicas de relojes
replicas de relojes splash
Publicado por admin o 7 junio 2011

Presidente: D. Manuel Abelleira Argibay  presidente.pontevedra@colexiodearquitectos.org
Tesorera: Dña. María Pierres López tesorera.pontevedra@colexiodearquitectos.org
Secretario: D. Wenceslao López Velasco secretario.pontevedra@colexiodearquitectos.org
Podeis contactar directamente con la Junta Directiva a través de la siguiente dirección de correo:
xd.pontevedra@colexiodearquitectos.org

 

Archivado en 24 octubre 2010

¿Qué es el espacio público?

Escrito por mpierres o 24 octubre 2010

espacio-publico-del-cacem-sintraEl Pais - Anatxu Zabalbeascoa - 22.10.2010

La pasada semana se celebró en Medellín la VII Bienal Iberoamericana de Arquitectura y Urbanismo. El propio lema que regía la selección de proyectos de 15 países, Arquitectura para la integración ciudadana, ya fue motivo de debate entre los distintos participantes. Nadie interpretó de igual manera qué tipo de arquitectura podía resultar en tamaño logro.

Si bien es cierto que muchos de los proyectos seleccionados se decantaron hacia trabajos que ideaban nuevos espacios públicos, ganados a las márgenes de los ríos o al saneamiento del recorrido de un tranvía, al final de cuatro jornadas de debate y recorridos por Medellín uno podía seguir preguntándose no ya sólo qué integra a los ciudadanos en las ciudades sino también qué es el espacio público en las urbes. Y fuera de ellas. Debió de ser entonces un buen congreso: mucha gente salió de allá con más preguntas que respuestas.
Muchos de los que estábamos en la ciudad colombiana seguramente salimos así. Pudimos ver el cambio radical del centro de Medellín cuando llegaba la noche. ¿De qué sirve una plaza si debe vallarse por la noche? Las bulliciosas calles del centro convertidas a última hora en desierto hacían esa pregunta. Lo que sucede en otras calles de barrios como Moravia, ganado a un vertedero donde los niños se habían acostumbrados a convivir pisando escombros, es que esos niños han realizado maquetas de cómo eran sus casas (tiendas de campaña hechas con bolsas de plástico estiradas, chabolas de hojalata que recogían el agua de lluvia en bidones) para no olvidar de dónde vienen. En ese vecindario, el centro cultural del barrio, el último edificio de Rogelio Salmona, exponía estos días esas maquetas. Las maquetas y también las quejas de los vecinos. ¿La pregunta entonces es qué es más espacio público: la plaza ganada al vertedero o ese centro cultural donde pueden quejarse? Mucho de lo que veíamos -niños uniformados jugando a baloncesto, chavales en la calle explicando la historia de su barrio, tres críos montados en una sola bicicleta descendiendo junto a un precipicio no vallado- nos remitía a los niños que viven en las grandes ciudades españolas. ¿Se caerían nuestros hijos por un precipicio no vallado o aprenderían, como ellos, a evitarlo? ¿Por qué los niños de tantas ciudades españolas ya no juegan en las calles y sí lo hacen muchos inmigrantes? ¿De qué tenemos miedo y quién teme a quién o a qué?
¿Cómo puede la arquitectura integrar a los ciudadanos? ¿Y cuál es la naturaleza del espacio público? ¿Puede éste serlo solamente unas horas al día? ¿Es más espacio público una plaza que un centro de salud o una biblioteca de barrio? ¿Cuándo deja el espacio público de serlo? ¿Cómo enseñar a alguien a no romper lo que es de todos, a cuidarlo como si fuera propio si lo siente realmente ajeno? Les invito a utilizar la zona de comentarios de este blog como un espacio público en el que exponer sus ideas. Aunque la educación sea con frecuencia una asignatura tan pendiente como la de los espacios públicos en las ciudades, cualquier blog, por naturaleza, lo es. Aquí pueden venir a dialogar, a observar, a curiosear o, bien lo saben, a ensuciar. Dejar o no sus excrementos es simple cuestión de gusto y educación. Está claro que no nos gustan, pero tal es la naturaleza del espacio público y, al final, podría resultar que cada uno tenga el que ayuda a construir.

Cabemos todos (Xerardo Estévez)

Escrito por mpierres o 24 octubre 2010

El Pais - Galicia - XERARDO ESTÉVEZ 22/10/2010

Cada día la sociedad se vuelve más compleja por su abierta diversidad. La economía es cínica, va dando la razón a quien le interesa: Irlanda era un modelo mundial, el tigre, la pujanza inmobiliaria iba a resolver todos los problemas y la intervención bancaria era la salvación. Y ahora la especulación con la deuda somete a la política bajo un tacón inflexible. En este contexto, nuestro yo secreto se exhibe cada día más en la red; el yo privado, aunque es dúctil, tiende a mantener los vínculos familiares, y el yo público se resuelve en la calle.

Lo he escrito alguna vez. Los habitantes de las ciudades con mar suelen ser acríticos porque miran hacia un horizonte infinito; los de las que están divididas por un río son más suspicaces, se miran por el rabillo del ojo de una a otra orilla; los de las ciudades monumentales, confinados entre horizontes cercanos, suelen ser hipercríticos.

Sevilla es una ciudad espléndida. Desde Triana y la Maestranza hay dos visiones y se palpan dos sentimientos que se unen en un solo arrebato cuando la Macarena atraviesa el puente de Isabel II en la madrugá de viernes santo. Es, lo aseguro, algo irrepetible y hay que vivirlo al menos una vez en la vida. Allí, en un interesante curso sobre ciudad histórica y sostenibilidad dirigido por Román Fernández-Baca, director del Instituto Andaluz de Patrimonio, defendí la superación del concepto de lo histórico como algo cerrado intramuros y circunscrito a un determinado repertorio estilístico. A medida que la ciudad se desparrama en su contexto metropolitano sentimos la necesidad colectiva de mirar hacia los centros y pisarlos con entusiasmo como lugares encontradizos. En todas las ciudades españolas las flamantes alfombras del Plan E, quizá demasiado rígidas porque no hubo tiempo para estudiar la movilidad del futuro, están propiciando la integración y la rehabilitación de la arquitectura de las décadas pasadas.

Los muros de Sevilla, forzando un poco su tradición alfarera, están poblados de placas de cerámica. El Camino de Santiago se rastrea fácilmente a ambos lados del Guadalquivir. En la trianera calle Pureza una placa señala la casa donde vivió el compostelano Antonio Machado y Álvarez, Demófilo. Vaya a donde vaya, siempre hay hitos que me traen de vuelta a esta Compostela mundializada, transitada por gentes de todas partes. ¿Que el turismo banaliza la ciudad? Como se banaliza todo hoy en día. Es verdad, hay que buscar el equilibrio, pero son pocos quienes van a una ciudad con ojo científico o artístico; la mayoría deja pasar las imágenes, si acaso las fotografía y luego las asimila. Pero lo importante es que en las áreas peatonales nos sentimos y cuando nos rozamos pedimos excusas, mientras que al lado, en la calzada, los conductores se alporizan a la mínima.

La calle es pura proximidad y en ella cabemos todos. En el Obradoiro cabe la manifestación de la huelga general del 29 de septiembre, o la del 25 de julio, simultánea con la ofrenda al Apóstol, una tradición, es verdad, de difícil encaje en un estado laico, pero por el momento cada uno la acepta a su manera. El ayuntamiento recibe igual a Helmuth Kohl, a François Mitterrand o a Fidel Castro, a los reyes de España o a los de Noruega, y las calles jugaron siempre un papel de la fiesta aunque, según el color de la visita, suscitase reacciones diversas. En la plaza cupo el papa Wojtyla -recuerdo su mirada penetrante, presidiendo la ceremonia del monte do Gozo con expresiones de hombre de teatro- y cabrá el papa Ratzinger, más discreto, intelectualmente más sólido, al que le han tocado momentos muy complejos para la Iglesia católica. Caben también los excluidos, que en la calle socializan la pobreza y señalan con el dedo nuestro fatuo bienestar.

En mi concepto, la calle es relacional, interclasista, transversal. Multicultural y contracultural. Lugar de encuentro antes que de enfrentamiento. El papel de la política es inclinar la balanza del lado positivo. Por eso la calle debe ser gestionada con inteligencia las 24 horas del día, con muy pensada intervención de lo público tanto en concesiones y permisos como en la dimensión física, para que sea flexible a las distintas demandas.

Cuando recorro las rúas globales de Compostela me vienen a la memoria unos versos del poeta que, para mí, mejor ha escrito y sentido la ciudad, Salvador García-Bodaño:Compostela é unha rúa longa/na memoria/onde vagan os nomes e as horas/que cada quen recorda…

That lineage can be seen in the Rolex Oyster fake watches Perpetual's straightforward and practical design. Legibility is cheap ralph lauren shirts strong and the dial design offers nothing more than is necessary to display the time.