splash
Publicado por admin o 7 junio 2011

Presidente: D. Manuel Abelleira Argibay  presidente.pontevedra@colexiodearquitectos.org
Tesorera: Dña. María Pierres López tesorera.pontevedra@colexiodearquitectos.org
Secretario: D. Wenceslao López Velasco secretario.pontevedra@colexiodearquitectos.org
Podeis contactar directamente con la Junta Directiva a través de la siguiente dirección de correo:
xd.pontevedra@colexiodearquitectos.org

 

Archivado o octubre, 2010

Oferta de emprego: tasadores para Vigo

Escrito por mpierres o 30 octubre 2010

Empresa de tasaciones, líder en el sector, con fuerte presencia a nivel nacional solicita:

Arquitectos para ampliar su red de tasadores independientes en Vigo.

 

Se requiere:
-       Titulado superior o medio.
-       Manejo de ofimática.
-       Experiencia no imprescindible pero valorable.
-       Infraestructura informática propia.

Habilidades
-       Autonomía e independencia.
-       Perfil comercial.

Se ofrece:
-       Contrato mercantil.
-       Colaborar con una empresa de gran prestigio en el sector.
-       Formación técnica en valoraciones.
-       Posibilidad de importantes ingresos mensuales.
Interesados enviar c.v. a:
rrhh@st-tasacion.es indicando la siguiente referencia: “Tasador Vigo”.

Los urbanistas se autoimponen el fortalecimiento de los barrios y la revitalización de áreas urbanas

Escrito por mpierres o 29 octubre 2010

carta-del-transcantabricoLa Voz de Galicia - A Coruña  - 29.10.2010

Expertos reflexionaron en Arquitectura sobre la ecología y la ciudad del futuro

Un grupo de personas -se hace llamar «voluntarios ciudadanos»- trabajó durante meses «sin subvenciones ni presiones» para encontrar las mejores soluciones para hacer de las ciudades un lugar más y mejor habitable. El resultado de esa concienzuda investigación salió ayer a escena en la Escola Técnica Superior de Arquitectura de A Coruña y los arquitectos y urbanistas que lo crearon lo han denominado Carta del Transcantábrico. El título, de forma ampliada, responde por Carta por una ciudad habitable y sostenible, plural y solidaria, libre, diversa, creativa y participativa. De la combinación de todos esos epítetos saldría la ciudad perfecta. Porque lo que pretende es ser la hoja de ruta de lo que deben ser las urbes del futuro.

De todo eso, de como lograrlo, hablaron ayer Arturo Gutiérrez de Terán -una de las personas que lideró el informe-, María Jesús González Díaz, César Portela, Carlos Expósito y el anfitrión, Xosé Manuel Casabella. El primero de ellos, miembro del comité científico de la asociación Sustentabilidad y Arquitectura, es un profesional que defiende posiciones como que «a algunos ayuntamientos se les queda grande tener competencias urbanísticas» o «el concepto de ciudad se ha deformado y adaptado al interés empresarial». Explicó que este informe «tiene como objetivo abrir caminos directos de acción invitando a una reflexión cara al cambio. El documento incita al análisis, la meditación y la recapacitación de los ciudadanos sobre cuál debe ser la dirección a tomar en la construcción de la ciudad del siglo XXI». Tanto Gutiérrez de Terán como Casabella creen que «es necesario interpretar nuestras ciudades como una casa común y un lugar esencial de encuentro, convivencia y desenvolvimiento vital».

Tiempos de crisis

Especial hincapié tuvo en la presentación la sustentabilidad, pues los autores creen que estos tiempos de crisis «son los más idóneos para reflexionar sobre el futuro de la arquitectura y su interrelación con la ciudad y sobre las interesantes contribuciones que el sector de la edificación puede aportar para reducir el consumo energético y las emisiones del efecto invernadero o sobre la reducción y reutilización de residuos».

Casabella, que indicó que la carta «no ha de ser tomada como recetario, sino como reflexión», se refirió a la apuesta por la rehabilitación de los viejos edificios y no tanto la construcción de nuevos». Y Gutiérrez de Terán advirtió de que la carta «quiere estimular a los profesionales porque vemos muy difícil que por decisiones políticas o legislativas se logre el objetivo de la sostenibilidad si no se toma conciencia por parte de quienes la tienen que llevar a la práctica, que no son otros que los propios ciudadanos». En el informe se aprecia que «es necesario recuperar la idea de fortalecer barrios y reconstruir áreas urbanas».

Ferrol: El Club de Campo abre un nuevo complejo deportivo

Escrito por mpierres o 29 octubre 2010

club-de-campo-ferrolLa Voz de Galicia - FERROL - 29/10/2010

El Círculo Mercantil-Club de Campo inaugura esta tarde, en sus instalaciones de Pazos, en la parroquia de Serantes, un complejo deportivo cubierto de más de 2.500 metros cuadrados de superficie útil, que ha supuesto a la entidad una inversión de 1.300.000 euros. Unas instalaciones en las que hay desde una piscina climatizada de 20 metros hasta un área de musculación y fitness, pasando por espacios destinados a la práctica indoor de ejercicios aeróbicos (por ejemplo, en bicicleta estática), sauna y jacuzzi. Y, además, dos pistas de tenis y tres más de pádel.

El complejo ha sido diseñado por el arquitecto Juan Piñón, con ingeniería de Juan Leira, y su estética, que recuerda a la forma de una ola, busca, al igual que los materiales utilizados en su construcción, enriquecer el paisaje con una edificación especialmente bien integrada en el entorno.

Un entorno, de notable interés ecológico, en el que el nuevo complejo del Club de Campo abre un intenso diálogo entre la arquitectura y la naturaleza.

Un hotel al borde de la Ría

Escrito por mpierres o 28 octubre 2010

hotel-cangas1Presentan el nuevo hotel del centro de talasoterapia de Ameixoada. El proyecto se había rechazado en 2009.

Los promotores del hotel y centro de talasoterapia en la antigua conservera de Curbera en Ameixide, en O Hío, han vuelto a presentar en el Concello, casi dos años después de que fuera informado desfavorablemente, el proyecto modificado para el hotel, con las correcciones demandadas en su día. Se espera que en esta ocasión, el proyecto pase la criba de los técnicos municipales y obtenga el informe favorable, así como de los grupos políticos, que siempre se mostraron de acuerdo en la puesta en valor del pasado conservero del municipio con la creación de infraestructura hotetelera. El proyecto del complejo, que arrancó en la época de José Enrique Sotelo como alcalde cuando era su promotor Jesús Baqueiro, nunca consiguió la vía libre que necesitaba. Sí obtuvo en 2009 el informe favorable al centro de talasoterapia, cuyo proyecto de ejecución ya está aprobado y en breve comenzará la obra, pero falta todavía el informe al hotel, que es lo que siempre suscitó más suspicias porque se proyecta en un edificio de nueva construcción anexo a la conservera. En enero de 2009 se informó en contra del mismo por las limitaciones que establecían las normas por la proximidad a la costa y las normas de urbanismo en vigor. La alcaldesa Clara Millán sigue apoyando el proyecto porque reconoce la necesidad de plazas hoteleras y de calidad que tiene Cangas, aunque sin olvidar el respeto al medio.

Vecino nuevo en el Rastro

Escrito por mpierres o 28 octubre 2010

edificio_plaza_general_vara_rey

El Pais - PATRICIA GOSÁLVEZ - Madrid - 26/10/2010

Un edificio de viviendas protegidas reinterpreta la castiza corrala

El ático es diminuto, pero la terraza es espectacular: unos 25 metros cuadrados en pleno Rastro. Se ve hasta el Cerro de los Ángeles. Cuando ropavejeros, mataderos y curtidurías se establecieron en esta zona de Madrid por el siglo XV, se la bautizó el Rastro por el reguero de sangre que dejaban las reses y porque el término significaba “las afueras”. Cinco siglos después no hay nada más céntrico y más castizo. Lo mejor de este piso de 29 metros en la plaza del General Vara del Rey, donde los domingos se colocan los anticuarios, es el precio: entre 200 y 300 euros al mes (garaje y trastero incluido). Entre la mitad y un tercio de lo que cuesta nada parecido por los alrededores. ¿La razón? El bloque es una de las viviendas protegidas del Ayuntamiento en régimen de alquiler con opción a compra para menores de 35 años.

Se ha hablado mucho de la vanguardia arquitectónica de algunas VPO de las afueras actuales, pero en el centro la experimentación es más complicada. “En los PAU, donde corren los conejos, todo es más sencillo”, opina Juan José de Gracia, coordinador general de Vivienda del Ayuntamiento. “Aun así, también en el casco antiguo intentamos seleccionar proyectos que tengan cierto carácter innovador respetando la idiosincrasia”. Cita como ejemplos las promociones de Margaritas, 12 (con varios premios por su eficiencia energética); Lope de Vega, 10 (con el primer aparcamiento robotizado municipal), o Provisiones, 14 (que reformó una corrala, grafitiincluido).

Arquitectónicamente, la plaza de Vara del Rey parece uno de los puestos que la ocupan los domingos: un batiburrillo de edificios de diferentes siglos y estilos. “Todos los nuevos se han cargado la tipología tradicional de la zona”, explican Luis Díaz-Mauriño, Mónica Alberola y Consuelo Martorell, los arquitectos que ganaron el concurso de la EMV para el número 12 de la plaza, donde había un feo aparcamiento de los setenta. “Nuestro objetivo era recuperar los elementos de la memoria y reinterpretarlos; no es algo científico sino emocional”, dicen. Tras la fachada “que parece contemporánea” hay en realidad una suma de ingredientes castizos: la corrala, los florones, los fraileros (contraventanas que en este caso no son de lamas de madera, sino de abstractas tiras metálicas). Los minipisos tienen incluso fresqueras que dan a los balcones corridos interiores.

Es un casticismo nuevo, de hormigón y acero, de grandes globos de luz y líneas limpias, sin fruslerías (el ajustado presupuesto obliga) y con usos flexibles. El edificio también pretende recuperar el espíritu vecinal del barrio. “Nos interesan los espacios intermedios, entre lo público y lo privado”, explican los arquitectos. “Son casas muy pequeñas, por eso intentamos darles algo más”. En los patios y galerías comunes hay sitio de sobra para que los niños jueguen, para poner macetas, aparcar las bicis, tender la ropa… “¿Una mesa de pimpón, una pantalla de cine?”, sueñan los arquitectos. Queda ver si el Ayuntamiento y los jóvenes que vivirán aquí fomentarán y aprovecharán respectivamente tanto espacio intermedio. “Esto no es Berlín, pero confiamos en que la homogeneidad de los inquilinos ayude a que tengan una vida en común”, dicen los arquitectos. “En Berlín el alquiler es del 57%, en Madrid solo del 19%”, apunta el coordinador de la EMV, “no tenemos esa cultura, pero poco a poco intentamos instaurar modelos de convivencia con muchos espacios comunes aunque a veces sean difíciles de gestionar”. Por ejemplo, colocando lavanderías en los pisos de alquiler rotacional (donde solo se puede estar cinco años).

Mientras el edificio vacío del Rastro promete llenarse de vibrante vida a la berlinesa, en los foros de nuevos vecinos los futuros inquilinos se quejan del tamaño de los pisos (entre 30 y 50 metros cuadrados). En un pósit titulado “¿dónde está el dormitorio?”, una de las personas a las que se ha adjudicado un piso en la plaza se pregunta si encontrará la habitación en el amplio patio. “Los espacios comunes no han restado metros a las casas, al contrario, son una forma de ampliarlas”, argumentan los arquitectos, que se plegaron a los estándares de la vivienda protegida. Aunque hubiesen querido o se hubiesen gastado más no habrían podido hacer casas más grandes. Si el solar hubiese sido privado, el promotor habría hecho, con los mismos metros, menos pisos de más tamaño.

Rafael Moneo cre que o Gaiás só se poderá valorar coas obras acabadas

Escrito por mpierres o 27 octubre 2010

La Voz de Galicia - SANTIAGO/27/10/2010

rafael-moneoRafael Moneo, un dos máis importantes arquitectos do actual panorama mundial, defendeu onte a terminación da Cidade da Cultura «para ver que o potencial, que nos gustaría pensar que ten, puidésese realmente medir coa obra acabada». O arquitecto español pronunciou estas palabras con motivo da súa intervención nas xornadas de reflexión e diálogo Camiño ao andar .

Moneo insistiu en que lle gustaría ver terminada «a casa da cultura» -expresión coa que se referiu varias veces á Cidade da Cultura-, da que dixo é unha obra que «ten moitas arestas mentais que desaparecerían o día que estea terminada». O arquitecto comentou que unha actuación que lle parece «modélica» e «unha auténtica lección» é A Vaquería de Sar, de López Cotelo, por estar feita «con tanto respecto e precisión».

El COAG obtiene el Premio Nacional de Urbanismo por el ” Proxecto Terra”

Escrito por mpierres o 26 octubre 2010

Fonte: abc.es -Santiago de Compostela-  25.10.2010  (EFE).-

El Colexio Oficial de Arquitectos de Galicia (COAG) ha logrado, con el denominado “Proxectoterra”, el Premio Nacional de Urbanismo que concede la Secretaría de Estado de Vivienda y Actuaciones Urbanas del Ministerio de Fomento, informó la entidad en un comunicado.

El “Proxectoterra”, que este año celebro su décimo aniversario, nació en enero del 2000 con el ánimo de contribuir a que la ciudadanía perciba la arquitectura y el territorio como pilares básicos de la cultura gallega.

El decano del COAG, Celestino García Braña, mostró su satisfacción por el reconocimiento institucional de una iniciativa que pretende transmitir el valor del territorio a los alumnos de enseñanza obligatoria.

El proyecto comenzó hace diez años como una acción propia del COAG aunque después se incorporaron varias consellerías y otras entidades como la ONCE, TVE o Nova Escola Galega.

“Se trata de un programa transversal de gran alcance, reconocido por todo el arco parlamentario, que consiguió introducir temas de territorio y arquitectura en todos los niveles de la educación obligatoria”, explicó Braña.

Según el decano de COAG, el premio supone “un gran impulso” para la continuidad del proyecto, donde “el siguiente paso será extenderlo al conjunto de la sociedad”, avanzó.

Hasta el 2007 recibieron formación específica sobre los objetivos del proyecto alrededor de 1.000 profesores de Secundaria y ya se les enviaron los materiales a 324 centros públicos de la ESO, el cien por ciento, y 114 centros concertados y privados (70%) de Galicia.

Hablan los próximos arquitectos

Escrito por mpierres o 25 octubre 2010

8 CASAS INSCRITAS Y TRES PATIOS en Satna Lucía de Tirajana, Gran Canaria. De Pedro Romera y Ángela Ruiz. El Pais - blog - Del tirador a la ciudad - Anatxu Zabalbeascoa - 25 de Octubre 2010

En la ETSAM, 24 arquitectos, de los más de 500 que presentaron sus proyectos al concurso Arquia Próxima convocado por la Fundación Caja de Arquitectos para elegir los mejores trabajos firmados por arquitectos titulados hace menos de diez años, hablaron el jueves pasado de sus obras y de sus preocupaciones. Lo que sigue son algunas de las ideas que se barajaron en el debate que siguió a las presentaciones:

-Carlos Quintans, arquitecto, editor y comisario de esta selección Arquia Próxima, (sobre el escenario): “Otros países ya habían descubierto la docencia de la arquitectura como un negocio. En España hoy hay más escuelas y más alumnos con resultados extremadamente desiguales”. “Los mejores ejemplos de arquitectura hoy se encuentran fuera del espectro legal. Son alegales. Los concursos los gana quien hace el proyecto más acorde con la crítica del momento”. “La bajada de honorarios con el único objetivo de conseguir la captura del cliente ha llegado hasta los límites de la dignidad”.

-Santiago Cirugeda, arquitecto, fundador de Recetas Urbanas, (sobre el escenario): “Las universidades de otros países contraen obligaciones con la sociedad. La nuestra no. ¿Cómo vamos a contagiar responsabilidad civil a los ciudadanos?”. “Estamos mendigando por más concursos, pero las bases no las estamos cambiando. Echo en falta una pelea de más nivel para cambiar las estructuras de las universidades y los concursos”.

-Francisco Cifuentes, arquitecto, (sobre el escenario): “Estamos con la mirada cerrada, sin conexión con la sociedad. No se trata de renunciar a construir, pero si queremos hablar de cambio salgamos a la calle”.

-Alberto Sánchez, arquitecto, (entre el público): “Nos toca aguantar con la basura que nos queda. Si las instituciones revientan, que revienten en la basura de su inmovilismo. Nos iría mucho mejor sin esta panda de burócratas: los colegios y las instituciones tienen que reciclarse o desaparecer”. “Lo que está pasando es que existen unas estructuras que a mí no me dan respuestas. ¿Para qué pagamos el visado? No lo entiendo. ¿El que más paga es el mejor arquitecto? Tenemos que aprovechar para apretar”.

-Ricardo Sánchez Lampreave, arquitecto, (sobre el escenario): “La arquitectura se ha convertido en algo transversal. Una revista, o un programa de radio, pueden hacer arquitectura. Las posibilidades son muchas, y el compromiso uno: el de cada uno con su trabajo”.

-Edgar González, arquitecto y bloguero, (entre el público): “No hay nada que cambiar. La arquitectura ya cambió y perdimos. Hay quien se ha enterado y quien no. No hay más”.

-Félix Arranz, arquitecto y editor, (sobre el escenario): “Hoy es guay el no discurso. Pero tenemos que ser muy cautos. En esa línea, el magisterio de personas como Quetglas, que siempre que explican algo al final dicen que es mentira, es impagable”. “Nunca hubo más arquitectos. Y la arquitectura nunca ha estado tanto en los medios. Cuesta más llegar al trabajo. Es importante este momento de cambio para pensar dónde está hoy la arquitectura”.

-Marina Romero, arquitecta y editora, (entre el público): “Me preocupa que siempre que se habla de la dignidad del arquitecto sea en relación con la economía. Yo he trabajado sin cobrar y me considero afortunada por todo lo que aprendí”.

-Alguien del público citó a Lacatton y Vassal: “Nuestros edificios serán muy baratos, pero nuestros honorarios no lo serán”.

¿Qué es el espacio público?

Escrito por mpierres o 24 octubre 2010

espacio-publico-del-cacem-sintraEl Pais - Anatxu Zabalbeascoa - 22.10.2010

La pasada semana se celebró en Medellín la VII Bienal Iberoamericana de Arquitectura y Urbanismo. El propio lema que regía la selección de proyectos de 15 países, Arquitectura para la integración ciudadana, ya fue motivo de debate entre los distintos participantes. Nadie interpretó de igual manera qué tipo de arquitectura podía resultar en tamaño logro.

Si bien es cierto que muchos de los proyectos seleccionados se decantaron hacia trabajos que ideaban nuevos espacios públicos, ganados a las márgenes de los ríos o al saneamiento del recorrido de un tranvía, al final de cuatro jornadas de debate y recorridos por Medellín uno podía seguir preguntándose no ya sólo qué integra a los ciudadanos en las ciudades sino también qué es el espacio público en las urbes. Y fuera de ellas. Debió de ser entonces un buen congreso: mucha gente salió de allá con más preguntas que respuestas.
Muchos de los que estábamos en la ciudad colombiana seguramente salimos así. Pudimos ver el cambio radical del centro de Medellín cuando llegaba la noche. ¿De qué sirve una plaza si debe vallarse por la noche? Las bulliciosas calles del centro convertidas a última hora en desierto hacían esa pregunta. Lo que sucede en otras calles de barrios como Moravia, ganado a un vertedero donde los niños se habían acostumbrados a convivir pisando escombros, es que esos niños han realizado maquetas de cómo eran sus casas (tiendas de campaña hechas con bolsas de plástico estiradas, chabolas de hojalata que recogían el agua de lluvia en bidones) para no olvidar de dónde vienen. En ese vecindario, el centro cultural del barrio, el último edificio de Rogelio Salmona, exponía estos días esas maquetas. Las maquetas y también las quejas de los vecinos. ¿La pregunta entonces es qué es más espacio público: la plaza ganada al vertedero o ese centro cultural donde pueden quejarse? Mucho de lo que veíamos -niños uniformados jugando a baloncesto, chavales en la calle explicando la historia de su barrio, tres críos montados en una sola bicicleta descendiendo junto a un precipicio no vallado- nos remitía a los niños que viven en las grandes ciudades españolas. ¿Se caerían nuestros hijos por un precipicio no vallado o aprenderían, como ellos, a evitarlo? ¿Por qué los niños de tantas ciudades españolas ya no juegan en las calles y sí lo hacen muchos inmigrantes? ¿De qué tenemos miedo y quién teme a quién o a qué?
¿Cómo puede la arquitectura integrar a los ciudadanos? ¿Y cuál es la naturaleza del espacio público? ¿Puede éste serlo solamente unas horas al día? ¿Es más espacio público una plaza que un centro de salud o una biblioteca de barrio? ¿Cuándo deja el espacio público de serlo? ¿Cómo enseñar a alguien a no romper lo que es de todos, a cuidarlo como si fuera propio si lo siente realmente ajeno? Les invito a utilizar la zona de comentarios de este blog como un espacio público en el que exponer sus ideas. Aunque la educación sea con frecuencia una asignatura tan pendiente como la de los espacios públicos en las ciudades, cualquier blog, por naturaleza, lo es. Aquí pueden venir a dialogar, a observar, a curiosear o, bien lo saben, a ensuciar. Dejar o no sus excrementos es simple cuestión de gusto y educación. Está claro que no nos gustan, pero tal es la naturaleza del espacio público y, al final, podría resultar que cada uno tenga el que ayuda a construir.

Cabemos todos (Xerardo Estévez)

Escrito por mpierres o 24 octubre 2010

El Pais - Galicia - XERARDO ESTÉVEZ 22/10/2010

Cada día la sociedad se vuelve más compleja por su abierta diversidad. La economía es cínica, va dando la razón a quien le interesa: Irlanda era un modelo mundial, el tigre, la pujanza inmobiliaria iba a resolver todos los problemas y la intervención bancaria era la salvación. Y ahora la especulación con la deuda somete a la política bajo un tacón inflexible. En este contexto, nuestro yo secreto se exhibe cada día más en la red; el yo privado, aunque es dúctil, tiende a mantener los vínculos familiares, y el yo público se resuelve en la calle.

Lo he escrito alguna vez. Los habitantes de las ciudades con mar suelen ser acríticos porque miran hacia un horizonte infinito; los de las que están divididas por un río son más suspicaces, se miran por el rabillo del ojo de una a otra orilla; los de las ciudades monumentales, confinados entre horizontes cercanos, suelen ser hipercríticos.

Sevilla es una ciudad espléndida. Desde Triana y la Maestranza hay dos visiones y se palpan dos sentimientos que se unen en un solo arrebato cuando la Macarena atraviesa el puente de Isabel II en la madrugá de viernes santo. Es, lo aseguro, algo irrepetible y hay que vivirlo al menos una vez en la vida. Allí, en un interesante curso sobre ciudad histórica y sostenibilidad dirigido por Román Fernández-Baca, director del Instituto Andaluz de Patrimonio, defendí la superación del concepto de lo histórico como algo cerrado intramuros y circunscrito a un determinado repertorio estilístico. A medida que la ciudad se desparrama en su contexto metropolitano sentimos la necesidad colectiva de mirar hacia los centros y pisarlos con entusiasmo como lugares encontradizos. En todas las ciudades españolas las flamantes alfombras del Plan E, quizá demasiado rígidas porque no hubo tiempo para estudiar la movilidad del futuro, están propiciando la integración y la rehabilitación de la arquitectura de las décadas pasadas.

Los muros de Sevilla, forzando un poco su tradición alfarera, están poblados de placas de cerámica. El Camino de Santiago se rastrea fácilmente a ambos lados del Guadalquivir. En la trianera calle Pureza una placa señala la casa donde vivió el compostelano Antonio Machado y Álvarez, Demófilo. Vaya a donde vaya, siempre hay hitos que me traen de vuelta a esta Compostela mundializada, transitada por gentes de todas partes. ¿Que el turismo banaliza la ciudad? Como se banaliza todo hoy en día. Es verdad, hay que buscar el equilibrio, pero son pocos quienes van a una ciudad con ojo científico o artístico; la mayoría deja pasar las imágenes, si acaso las fotografía y luego las asimila. Pero lo importante es que en las áreas peatonales nos sentimos y cuando nos rozamos pedimos excusas, mientras que al lado, en la calzada, los conductores se alporizan a la mínima.

La calle es pura proximidad y en ella cabemos todos. En el Obradoiro cabe la manifestación de la huelga general del 29 de septiembre, o la del 25 de julio, simultánea con la ofrenda al Apóstol, una tradición, es verdad, de difícil encaje en un estado laico, pero por el momento cada uno la acepta a su manera. El ayuntamiento recibe igual a Helmuth Kohl, a François Mitterrand o a Fidel Castro, a los reyes de España o a los de Noruega, y las calles jugaron siempre un papel de la fiesta aunque, según el color de la visita, suscitase reacciones diversas. En la plaza cupo el papa Wojtyla -recuerdo su mirada penetrante, presidiendo la ceremonia del monte do Gozo con expresiones de hombre de teatro- y cabrá el papa Ratzinger, más discreto, intelectualmente más sólido, al que le han tocado momentos muy complejos para la Iglesia católica. Caben también los excluidos, que en la calle socializan la pobreza y señalan con el dedo nuestro fatuo bienestar.

En mi concepto, la calle es relacional, interclasista, transversal. Multicultural y contracultural. Lugar de encuentro antes que de enfrentamiento. El papel de la política es inclinar la balanza del lado positivo. Por eso la calle debe ser gestionada con inteligencia las 24 horas del día, con muy pensada intervención de lo público tanto en concesiones y permisos como en la dimensión física, para que sea flexible a las distintas demandas.

Cuando recorro las rúas globales de Compostela me vienen a la memoria unos versos del poeta que, para mí, mejor ha escrito y sentido la ciudad, Salvador García-Bodaño:Compostela é unha rúa longa/na memoria/onde vagan os nomes e as horas/que cada quen recorda…