replicas de relojes
replicas de relojes splash
Publicado por admin o 7 junio 2011

Presidente: D. Manuel Abelleira Argibay  presidente.pontevedra@colexiodearquitectos.org
Tesorera: Dña. María Pierres López tesorera.pontevedra@colexiodearquitectos.org
Secretario: D. Wenceslao López Velasco secretario.pontevedra@colexiodearquitectos.org
Podeis contactar directamente con la Junta Directiva a través de la siguiente dirección de correo:
xd.pontevedra@colexiodearquitectos.org

 

Archivado o septiembre, 2010

Peter Eisenman

Escrito por mpierres o 13 septiembre 2010

El arquitecto Peter Eisenman, entrevistado en el Círculo de Bellas Artes de Madrid.- ISAAC F. CALVO

El arquitecto Peter Eisenman, entrevistado en el Círculo de Bellas Artes de Madrid.- ISAAC F. CALVO

El Pais - ANATXU ZABALBEASCOA 11.09.2010

Dos de los seis edificios que comprenderán la Ciudad de la Cultura de Santiago de Compostela se inaugurarán este otoño. Su autor explica el polémico proyecto

El arquitecto estadounidense Peter Eisenman (Newark, 1932) lleva más de diez años haciendo visitas de obra en Santiago de Compostela. El principal apóstol del deconstructivismo ha visto cómo su proyecto transformaba el monte Gaiàs y confía en ver cómo este otoño la apertura de los primeros edificios de la Ciudad de la Cultura -la biblioteca y el archivo- apacigua la oposición de buena parte de los gallegos a un proyecto faraónico encargado por Manuel Fraga. Al otro lado de la Península, el autor del memorial del Holocausto en Berlín diseña también un edificio para la Universidad de Gandía, en Valencia. Pero asegura que el de Santiago es el proyecto de su vida.

PREGUNTA. ¿Cómo juzga hoy el proyecto?RESPUESTA. Es intenso y está muy bien construido. Ha sido increíblemente gestionado por Andrés Perea. Sin él no existiría. Cuando empecé, hace diez años, tomamos decisiones que hoy no puedo recordar ni por qué las tomé. De modo que el trabajo de Perea, como arquitecto del proyecto ejecutivo, ha sido exhaustivo. Lo ha desarrollado hasta un punto que hace que me sorprenda de que estuviéramos ya pensando en estas cosas hace diez años.

 

P. ¿En serio?R. Honestamente. Miro el proyecto y me pregunto: ¿yo hice eso? Es difícil incluso pensar que ideé este proyecto porque me encanta. Normalmente, cuando visito un trabajo, sólo veo problemas y, al final, acabo despegándome de él.

 

P. ¿Cree que habla del futuro o que como lleva tantos años construyéndose habla también del pasado?R. El Getty Center de Richard Meier tardó 15 años en construirse. Cuando estuvo listo era ya un edificio viejo. Me gustaría creer que La Cidade no es vieja ni se hará vieja con tanta rapidez. Está alejada de adjetivos como nuevo o viejo. Habla de cierta historia, del lugar, de los materiales… Es el edificio más matérico que he hecho, el más complejo, en términos de escala y juego. El juego entre edificios es como un cuarteto de jazz, algo que no había tenido la oportunidad de hacer antes. Es complejidad y vitalidad. Cuando escuchas un cuarteto de jazz, la música siempre es del momento. No creo que este edificio sea sobre el futuro de la arquitectura. Creo que es sobre el futuro de Galicia. Ese es su enorme valor. También cambiará la relación de Galicia con el mundo y la relación de España con el mundo contemporáneo.

 

P. En términos arquitectónicos, casi nadie hace ya movimientos de tierra. Y usted se pasó toda la década pasada haciéndolo en sus proyectos.R. Puede que los edificios no muevan ya el terreno, pero sin duda el paisaje se está trasladando a ellos. Llevo moviendo el terreno desde 1978 y convertir el terreno en edificio es una idea mía que en 100 años todavía existirá. Nunca pienso en qué pensarán los demás. Estamos hablando de un trabajo digital. Éste es uno de los primeros proyectos hechos con programas digitales. Nosotros hacíamos formas digitales antes de tener ordenador. Inventábamos. Ahora que tienen programas tan sofisticados, ¿tienen una arquitectura más sofisticada?

 

P. ¿La tienen?R. ¿Más que la Ciudad de la Cultura? Sería pretencioso que lo dijera, pero creo que la Ciudad de la Cultura tiene un nivel de lo que yo considero arquitectura que falta en muchos de mis colegas.

 

P. ¿Por ejemplo?R. Frank Gehry me enseñó treinta de sus nuevos edificios que había hecho en seis meses. Yo le dije: “Dime, Frank, ¿cuál es el bueno?”. Él contestó: “No se trata de eso”. Pero lo que yo querría pensar con este edificio es que los mecanismos de juicio están en el propio edificio, que quien lo visita puede decidir si es bueno o no y no en relación con otros factores. Y eso marca una diferencia entre este trabajo y el de Gehry, por ejemplo, que no necesariamente, en cada edificio, tiene ese mecanismo para juzgarlos al margen de otros factores.

 

P. ¿Qué quiere decir?R. Usted puede opinar en general sobre Jackson Pollock. Pero en rigor hay buenos y malos pollocks, y se pueden distinguir porque el mecanismo de los mejores contiene su propia comprensión. Mientras que los peores no lo tienen y necesitan un juicio comparativo. Así, objetivamente, al margen de lo que cada uno piense, lo que hace un buen edificio es la posibilidad que éste tiene de autoexplicarse. Me puede preguntar qué edificio de los seis de la Ciudad de la Cultura me gusta más. Y yo le responderé que no importa. El asunto es cuál, conceptualmente, es mejor que los otros. Uno de los mejores es la biblioteca, aunque el espacio del museo sea más sorprendente. Tengo la sensación de que la biblioteca podría ser mejor incluso que el auditorio que es, en realidad, el más complejo.

 

P. ¿Qué hace mejor a la biblioteca que ahora se inaugura?R. Afronta más problemas arquitectónicos en sección, en densidad, en la escala de las cosas. Intenta logros más difíciles que el resto de los edificios. El museo es un espacio precioso, como el Guggenheim de Bilbao, que es un espacio maravilloso, pero ¿está intentando lograr algo en arquitectura que sea difícil? Yo creo que la fachada norte de este proyecto, la de mi museo, es la mejor de todo el proyecto porque aspira a más, concentra más intentos por lograr una arquitectura más difícil.

 

P. ¿Basta con intentarlo?R. Si no lo intentas nunca lo consigues. Puedo explicar lo que he intentado, pero difícilmente lo que he conseguido.

 

P. Pero usted ha visto el resultado.R. Y me maravilla. Creo que la sección de la biblioteca forma una secuencia espacial extraordinaria. He logrado lo que quería. Pero a mí me interesa el resultado del trabajo en relación no sólo con su función, no sólo con su lugar en Galicia, sino también con su lugar en la arquitectura. Muy rara vez un arquitecto tiene la oportunidad de hacer algo interesante. Ahora mismo estamos haciendo un edificio de viviendas en Milán. 20.000 metros cuadrados. ¿Cuál es el interés? Escaso, arquitectónicamente hablando.

 

P. ¿Me está diciendo que la Ciudad es su propio Guggenheim?R. Sin duda. Será mi Guggenheim. Mi oportunidad para decir lo que quiero decir.

 

P. ¿Es cierto que no ha realizado el proyecto ejecutivo?R. Completamente cierto. Lo ha hecho Andrés Perea. Jamás hago mis proyectos ejecutivos. Ni César Pelli los hace. Muchos arquitectos no los hacen para evitar las oficinas satélites. Yo quiero un estudio pequeño.

 

P. ¿Es una práctica habitual?R. Sí. Siempre hacemos el definitivo y alguien hace el ejecutivo.

 

P. ¿Cuánto ha cambiado el proyecto? ¿Qué ha sacrificado? El inicial estaba pensado para que se pudiera caminar por las cubiertas…R. En todos los grandes trabajos se sacrifica. Si puedes conseguir un proyecto fiel a tu diseño en un 85% puedes considerarte afortunado. Creo que lo hemos conseguido. La razón por la que no se podrá caminar en las cubiertas es por los seguros. El vallado supondría un coste desproporcionado. Es mejor renunciar.

 

P. Pero usted sabía que el vallado en zonas de acceso público es obligatorio cuando ideó el proyecto.R. Usted puede decir eso, pero yo me alojo en el Hostal de los Reyes Católicos y allí el vallado no es obligatorio en las cubiertas. La normativa cambia. Ahora tenemos que vallar buena parte del jardín. Y al principio no. Pero uno no lucha por estas cosas, las asume, de lo contrario, no se terminaría ningún edificio.

 

P. ¿Qué más ha cambiado?R. Muchas cosas. Nos obligaron a trabajar con piedra de Galicia. La cantera no daba abasto. Tuvimos que ir a buscarla a otro lugar. A Brasil… No se puede ser un arquitecto intransigente. No lucharé por cambios que no merecen esa lucha.

 

P. ¿Cree que el proyecto hoy es más arquitectura que política?R. No creo que empezáramos como proyecto político. Mi opinión es que al principio éste era el proyecto de Manuel Fraga.

 

P. ¿Le parece poco político?R. Nosotros decíamos que sería demasiado caro. Él respondía: ése no es su problema. Decíamos que en la biblioteca cabían 250.000 libros y pedían un millón. Eso hemos hecho.

 

P. Con ese cliente, con ese presupuesto, y un año después de la inauguración del Guggenheim, ¿no creyó estar haciendo un proyecto político?R. No nos involucramos en política. Desde nuestro punto de vista, el proyecto se convirtió en político cuando el Gobierno gallego cambió. Mientras Fraga mandó, estuvimos libres de política. Puede que él no, pero nosotros sí. Cuando llegó el PSOE, tuvimos que demostrar que el proyecto sería bueno para Galicia. Hoy podría ser más político que arquitectónico. Es, evidentemente, fabulosamente arquitectónico, pero la política, la agenda de Feijoo y cómo este proyecto puede servir a su futuro político, es decir, decisiones que no tienen nada que ver con la arquitectura, deciden el proyecto. Por eso mi respuesta, si usted pregunta si finalmente es más arquitectura que política, tiene que ser que rotundamente no.

 

P. ¿Todavía cree que los Gobiernos conservadores son mejores para la arquitectura que los de izquierdas?R. Alto y claro: sí. El consenso no construye nada bueno. Y a los Gobiernos de derechas les preocupa menos el consenso. Todo lo que hemos construido que tiene algún valor lo hemos levantado bajo gobiernos conservadores: Ohio, Arizona, Alemania, Italia, Galicia… Los Gobiernos conservadores son conscientes del valor financiero de la arquitectura y están dispuestos a correr riesgos porque no se sienten obligados a justificarse ante la ciudadanía. Ésa, creo, es la diferencia entre derecha e izquierda: ante quién te sientes responsable de lo que haces.

 

P. ¿Trabajando en este proyecto sintió alguna vez que la complejidad se había vuelto demasiado compleja?R. No creo. Si piensa en el Centro Getty de Meier, del que yo traté de aprender, recordará que tiene seis edificios sin relación. La complejidad aquí es la del cuarteto de jazz, la relación entre las piezas: se juntan, se separan y así el sonido reverbera y hace que sucedan cosas que no sucederían sin esta unión de elementos. Una partita de Bach es más simple que la novena de Beethoven.

 

P. A medida que envejece, ¿tiende hacia una mayor o menor complejidad?R. A medida que envejezco creo que me hago más agradable. No sé si eso es más o menos complejo. Tengo, también, menos complejos, por cierto. No me molestan algunas de las preguntas que me hace mientras que hace veinte años puede que no me hubiera sentido tan feliz con esas mismas preguntas. Creo que cuando sabes más te preocupa menos lo que otras personas piensen. Si coges, por ejemplo, la Misa solemne de Beethoven, un trabajo impenetrable, el último que hizo, ves que nada tiene que ver con todo lo anterior. Creo que es su pieza más importante. Y mucha gente, al escucharla, dice que es un mal Beethoven. La Misa solemne es el resultado de su madurez y de saber mucho y tener poco tiempo para hacer las cosas. Usted puede pensar que he puesto demasiado en este trabajo. La historia lo juzgará porque yo sí creo que me hago más complejo al envejecer.

Ofertas de empleo en la red : Arquitecto para A Coruña

Escrito por mpierres o 10 septiembre 2010

Arquitecto para trabajar en “MRC Opción Reforma” en A Coruña -  publicada el  08.09.2010 - ligazón á oferta

No precisa experiencia

“No comment II” : parada de autobús

Escrito por mpierres o 10 septiembre 2010

Disculpa, pero esta entrada está disponible sólo en Galego.

El Banco de España tiene nueva estructura

Escrito por mpierres o 10 septiembre 2010

El Correo Gallego -J.E.- 10.09.2010

Las obras del museo van a buen ritmo  FOTO: A. Hernández

Las obras del museo van a buen ritmo FOTO: A. Hernández

NO HABRÁ RETRANQUEO. las fotografías de principios de siglo demuestran que las casas de espinosa no estaban en línea con la casa do deán, sino a la misma altura que el banco de españa.

Los trabajos de transformación del antiguo Banco de España en el Museo de la Ciudad marchan a un ritmo endiablado. De hecho, ya es totalmente visible cómo la estructura del edificio llega a la segunda planta. Y mientras los obreros se afanan en colocar los forjados y levantar pilares continúa la polémica entre los que opinan que la pared principal de la nueva construcción tendría que estar alineada con la Casa do Deán (en donde está la Oficina del Peregrino) o si, por el contrario, debe permanecer como hasta ahora.

El debate lo abrió el candidato del PP a la alcaldía, Gerardo Conde Roa. Él mismo organizó el pasado mes de mayo un foro de opinión con arquitectos e historiadores sobre el asunto, pero nada quedó zanjado. Conde Roa tomó esta iniciativa porque el antiguo Banco de España tuvo que ser totalmente derribado: no tenía ningún valor patrimonial y sus materiales no eran de buena calidad. Sólo estaba hecho con hormigón recubierto con placas de granito para no desentonar con el entorno.

Conde Roa quiso entonces aprovechar estas obras para pedir que se retranquease el nuevo edificio hasta alinearlo con los frentes de la Rúa do Vilar.

Los que se unieron a su causa argumentaron que la construcción del Banco de España se hizo en 1939 en la parcela donde antiguamente se encontraban las llamadas Casas de Espinosa. El banco, proyecto del arquitecto Romualdo Madariaga Céspedes, se remató con una altura mayor que las viviendas (se pasó de diez a catorce metros), y “no tenia armonía y composición acorde con los otros edificios de la plaza”. Esto, según algunos expertos, provoca que “se empequeñezca la monumentalidad de la Basílica”.

¿Hay que evitarlo con el nuevo edificio? El que será el museo de las Peregrinaciones y de la Ciudad conservará dos paredes del antiguo Banco de España: las fachadas de Praterías y de la Rúa Xelmírez, mientras que la que da a la rúa da Conga se sustituirá por una galería de cristal. ¿Qué se debe hacer con la de Praterías?

Quienes sostienen que debe quedar como estaba traen a este periódico estas fotografías antiguas que pueden ver en esta página. En la primera, en las que aparece un grupo de mujeres alrededor de la fuente, se puede comprobar cómo las antiguas Casas de Espinosa no estaban alineadas con la Casa do Deán, sino un poco más adelantadas. Retranquear, pues, esta pared ahora sí que modificaría, y mucho, el aspecto de una de los lugares más emblemáticos de Santiago.

Otros arquitectos, e incluso el propio Conde Roa, han propuesto también crear una fachada propia del siglo XXI para el nuevo museo. Argumentan que en Platerías ya conviven construcciones de estilo románico con renacentistas y hasta barrocos, y que por lo tanto, más que tenerle miedo a la innovación, lo que habría es que ser prudente a la hora de seleccionar el edificio que sustituiría al actual”. El Ayuntamiento de Santiago, por su parte, opta por dejarlo todo en manos del arquitecto Manuel Gallejo Jorreto, responsable de la reforma.

IeA (21) : El Cairo

Escrito por mpierres o 9 septiembre 2010

el-cairoAutora: Ana Germade Castelo

El arquitecto Norman Foster inaugurará en Madrid la exposición ‘Bucky’ Fuller

Escrito por mpierres o 9 septiembre 2010

norman-fosterEl Mundo.es - Madrid- 08.09.2010

El arquitecto británico Norman Foster, premio Príncipe de Asturias de las Artes en 2009, inaugurará en Madrid -jueves, 9 de septiembre-, la exposición ‘Bucky Fuller & Spaceship Earth’, que gira en torno a la figura del visionario estadounidense y su influencia en el arte.

La muestra, que ya sido inaugurada de forma oficiosa y que se prolongará hasta el 30 de octubre en la sede de Ivorypress Art + Books, forma parte de su ciclo anual dedicado a la arquitectura y cuenta con la colaboración de la firma británica Norman and Partners.

La exposición, comisariada por Norman Foster y por su colega Luis Fernández-Galiano, revisa la obra del estadounidense Buckminster Fuller a través de un recorrido biográfico completo que va desde la pionera ‘Dymaxion House’ hasta sus conocidas cúpulas geodésicas.

La obras seleccionadas, cortesía de universidades e instituciones como la Stanford University o el Art Institute Chicago y también de coleccionistas privados, reflejan los capítulos clave de la trayectoria del arquitectoa través de sus bocetos originales.

El próximo 9 de septiembre, Norman Foster inaugurará esta exposición de manera oficial mediante un debate abierto con el público en el que también intervendrán la hija de Buckminster Fuller, Allegra; su socio y colega, Thomas Zung, y Luis Fernández-Galiano.

Un arquitecto preocupado por el planeta

Los inicios de ‘Bucky’ Fuller (1895-1983), que han influido de forma notable en el arte contemporáneo, han coincidido con la era aerodinámica, un campo que ha abarcado desde el diseño de dirigibles y aviones hasta coches, trenes e incluso la construcción de viviendas.

De esta forma, el arquitecto fue construyendo su discurso, prestando especial atención por las limitaciones del planeta Tierra y la conservación de la biosferamediante la utilización de nuevos medios de transporte y estructuras de habitabilidad sostenible.

Según Fernández-Galiano, Fuller se ha convertido en un “mito” para el movimiento alternativo en los últimos años de su vida y llegó a convertirse en un “gurú genuino” para los grupos ecológicos debido a su defensa de la economía de recursos y su empatía con la naturaleza.

Magia en las paredes blandas

Escrito por mpierres o 8 septiembre 2010

muro_autoportante_papelEl Pais- Diseño - ANATXU ZABALBEASCOA - Madrid -07/09/2010

¿Qué genera un espacio? Los arquitectos debaten si la luz los determina tanto como la tectónica, pero los canadienses Stephanie Forsythe (Vancouver, 1970) y Todd MacAllen (Vancouver, 1966) sostienen que es lo pequeño y lo invisible (el tacto) lo que conserva todavía un potencial por explotar en la experiencia física de los espacios. Para demostrarlo, llevan cinco años investigando, y comercializando, soluciones arquitectónicas realizadas con papel.

Forsythe estudió arquitectura en la Cooper Union de Nueva York. Tras trabajar con Steven Hall en Manhattan, en 1996 eligió especializarse en diseño medioambiental y al hacerlo coincidió con su socio Todd MacAllen, que había estudiado carpintería antes de convertirse en arquitecto. Con ese pasado, y tras vivir varios años en Finlandia, decidieron que su estudio se dedicaría a investigar soluciones económicas que tuvieran en cuenta las culturas locales. De nuevo el interés por lo pequeño y lo invisible. Son muchos los diseños que han firmado en una década de trabajos conjuntos: un par de casas, varios pabellones, lámparas de agua o copas en las que los líquidos aparecen como una materia flotante, pero fue un amigo empresario, Robert Pasut, el que les animó a rentabilizar su imaginación.

Así nació el estudio Molo -www.molodesign.com-, con Pasut como tercer pie del grupo. Y fue precisamente esa pata empresarial la que los animó a realizar sus muebles en papel prensado. El proceso fue escalonado. Tras un taburete llegaría una escalera; tras los peldaños, una pared de papel, después un muro autoportante y un sinfín de nuevos elementos constructivos.

Su último invento ha sido añadir luz al papel. Las construcciones modulares pueden hoy esconder un dispositivo de leds que permite retroiluminarlas. El efecto es irreal. Si las mejores pantallas de lámpara son de papel, imaginen una habitación en la que son las paredes las que emiten la luz. Hoy Forsythe y MacAllen se ven capaces de diseñar cada uno de los componentes de una vivienda utilizando solo papel. Y a su afición por explotar el tacto le han añadido el nuevo divertimento de las ilusiones ópticas que transforman muebles en lámparas.

En 2002, cuando empezaban a trabajar juntos, un jurado compuesto por el japonés Tadao Ando y el francés Jean Nouvel eligió un proyecto suyo para la futura Casa Nebuta (un festival en el que se escenifican historias) de Aomori, al norte de Japón. Tras una larga espera, el año pasado comenzó a levantarse el edificio y esta temporada la revistaArchitectural Review lo ha elegido como el más prometedor para el año próximo. Ese museo de Nebuta, un prisma envuelto en cintas de acero que, asimétricas y replegadas, recuerdan a jirones de papel en movimiento, estará listo en 2011, pero habla ya el idioma de sus autores, capaces de levantar un muro blando, flexible y autoportante con la única ayuda de un imán. “Lo pequeño y lo no visible, pero susceptible de sorprender al tacto, encierra un potencial por explorar”, dicen. Sin embargo, recuerdan, con insistencia y con una incesante producción, que todo empezó rasgando tiras de papel.

Zaha Hadid construirá su primer proyecto en Irak

Escrito por mpierres o 7 septiembre 2010

zaha-hadidEl Mundo - 06.09.2010

La arquitecto angloiraquí Zaha Hadid pondrá un pica en su país de origen, Iraq, donde construirá la sede del Banco Central de Irak (CBI, en sus siglas en inglés), el primer concurso gana en su país de nacimiento.

El gobierno iraquí se decantó por Hadid y su equipo de arquitectos a finales de julio, momento desde el cual trabajan en un plan de viabilidad y los primeros esbozos. Los primeros pasos del proyecto se discutieron a principios de agosto en Estambul, donde Hadid y sus equipo se reunieron con el Gobernador de la entidad iraquí Sinan al-Shabibi.

Hadid (Bagdag, 1950, residente en Londres), fue la primera mujer en ganar el premio Pritzker en 2004 -en 2003 ganó en Mies van der Rohe- y en España tiene obras terminadas en Zaragoza (el Pabellón Puente de la Exposición Internacional 2008). En Madrid, diseñó uno de los edificios delCampus de la Justicia en Madrid -actualmente en suspenso- y la primera planta del Hotel Puerta América. Suyo es también el ‘master plan’ de reestructuración del barrio bilbaíno de Zorrozaurre.

A prueba de terroristas

Los trabajos preliminares en el CBI se centrarán en los objetivos esenciales del proyecto, los criterios de éxito y las funcionalidades de la futura sede del banco para las próximas décadas, ya que el edificio se convertirá en un símbolo para la soberanía del país.

Uno de ellos será evitar los ataques terroristas, una vez que elanterior edificio, construido por una firma danesa a emdiados de los años 80, fue atacado en junio en un asalto donde muerieron 18 personas otras 50 fueron heridas.

Fundado en 1947, el Banco Central de Iraq fue uno de los primeros del mundo árabe en acuñar moneda propia, el dinar.

Gallego Jorreto, o dignificador cultural

Escrito por mpierres o 6 septiembre 2010

El Correo Gallego - Mario Álvarez - 06.09.2010

O conselleiro de Educación entregoulle o premio Celanova Casa dos Poetas ao arquitecto e urbanista// No acto houbo unha homenaxe a Celso Emilio Ferreiro

O arquitecto e urbanista Manuel Gallego Jorreto recibiu onte, de mans do conselleiro de Educación e Ordenación Universitaria, Xesús Vázquez, o premio Celanova, Casa dos Poetas 2010, en recoñecemento á súa traxectoria profesional. Durante o acto, organizado e realizado pola Fundación Curros Enríquez e que se desenvolveu na Casa do Concello de Celanova, realizouse unha homenaxe a Celso Emilio Ferreiro no XXXI cabodano do seu falecemento.

Na súa intervención o titular autonómico de Educación reafirmou “o compromiso da Consellería de Educación coa Fundación, organizadora” destes galardóns ao tempo que aproveitou para felicitar o arquitecto Manuel Gallego Jorreto, “un galego que ten demostrado ao longo da súa traxectoria o seu amor e coñecemento do patrimonio cultural, a súa visión de futuro na propia obra creativa e, sobre todo, o compromiso con todo o que Galicia representa”, segundo argumentou.

Vázquez destacou o labor de- senvolvido por Manuel Gallego Jorreto nos ámbitos específicos do deseño arquitectónico, no que xa ten abarcado desde os edificios administrativos e oficiais como os da Xunta de Galicia en San Caetano (Santiago de Compostela) ata as vivendas unifamiliares localizadas nos concellos de Oleiros (A Coruña) e de Corrubedo (Ribeira).

Todo isto, lembrou, pasando polos espazos culturais e históricos como as casas de cultura de Valdoviño ou Chantada, ou o Museo de arte sacra da Colexiata de Santa María na Coruña, así como o centro cívico na rúa Colón de Ourense.


Traxectoria.
Co recoñecemento, segundo informou a Xunta nun comunicado, o galardoado viu recoñecido o seu traballo pola contribución á dignificación da cultura galega e de Galicia desde un ámbito tan importante como é o da arquitectura.

Durante o acto, Gallego Jorreto recibiu unha medalla de prata conmemorativa do galardón, que é obra do escultor ourensán Acisclo Manzano, na que se realiza un alegato simbólico da figura dos tres grandes poetas de Celanova -Celso Emilio, de Manuel Curros Enríquez e Castor Elices-. Ademais entregóuselle un diploma acreditativo no que se recolle un fragmento da acta.

Antes da entrega dos presentes ao persoeiro premiado, os asistentes realizaron unha ofrenda floral diante do monumento de Celso Emilio Ferreiro.

Nese momento, o presidente da Fundación Curros Enríquez, Antonio Mouriño Villar, presentou o acto, no que tamén actuou a formación musical Haulodia, e o novo patrón da Fundación Curros Enríquez, Felipe Ferreiro, fixo unha emotiva lembranza do poeta e galeguista Celso Emilio Ferreiro, no XXXI cabodano do seu falecemento.


ASISTENCIAS
. Hai que indicar que na entrega do premio que organizou a Fundación Curros Enríquez, estiveron presentes, entre outras personalidades, o vicepresidente do Parlamento, José Manuel Baltar; o presidente da Deputación provincial de Ourense, José Luis Baltar; o presidente da Real Academia Galega, Xosé Luis Méndez Ferrín; o secretario xeral de Política Lingüística, Anxo Lorenzo; o director xeral de Promoción e Difusión da cultura, Francisco López Gutiérrez e o delegado da Xunta de Galicia en Ourense, Rogelio Martínez.

La modernidad aerodinámica de Fuller

Escrito por mpierres o 4 septiembre 2010

Buckminster Fuller posa junto a su Dymaxion Car y con su cúpula de ojo de mosca en Snow Mass (Colorado) en 1980, que desarrolló en los años treinta.- ROGER WHITE STOLLLER

Buckminster Fuller posa junto a su Dymaxion Car y con su cúpula de ojo de mosca en Snow Mass (Colorado) en 1980, que desarrolló en los años treinta.- ROGER WHITE STOLLLER

El Pais - JAVIER MADERUELO 04/09/2010

Una exposición y un libro auspiciados por Norman Foster muestran la energía utópica del creador

La independencia de Estados Unidos como colonia inglesa trajo como consecuencia la necesidad de inventar un mundo nuevo en un territorio literalmente baldío y desconocido. El último de los episodios de aquella conquista lo protagonizaron dos personajes que coincidieron en diferentes ocasiones a lo largo de su vida y que se estimaron mutuamente. Me refiero a John Cage (1912-1992) y Buckminster Fuller (1895-1983), últimos descendientes de una estirpe de aventureros que tuvo que servirse del ingenio para sobrevivir a las adversidades que surgían en la ocupación de nuevos territorios. Fuller representó lo mejor del espíritu norteamericano: capacidad de innovación, sentido promocional y pragmatismo técnico.

Sin lugar a dudas, Buckminster Fuller fue todo un pionero en un siglo XX prolífico en la creación de personajes que idearon y produjeron los hechos y los inventos más increíbles e insólitos, desde teorías científicas y artilugios mecánicos hasta obras de arte que sorprendieron al mundo por lo inusitado de sus propuestas. Después de que en el siglo XIX el conocimiento se fragmentara en ciencias específicas y estas en especialidades, los sabios como Goethe dejaron de existir para dar paso a la raza de científicos y técnicos expertos en las minucias, hábiles en lo concreto, profundos en los detalles pero, por lo general, tediosamente metódicos y sin ingenio. Por eso sorprenden personajes como Buckminster Fuller que, desde una geometría pragmática, sin apoyo algebraico, ejerció de ingeniero y cartógrafo. La lista de personajes que lucharon contra las convenciones puede ser extensa, pero pocos como Bucky Fuller hicieron tabla rasa de lo que se sabía hasta entonces, sin despreciarlo, y reinventaron el mundo a la medida de sus intuiciones.

Fuller ha pasado a la historia por sus cúpulas geodésicas cuando logró aparecer retratado en la portada de la revista Time, pero, en verdad, su importancia es muy grande en la cultura estadounidense, ya que él representa la modernidad en un país profundamente conservador. Mientras que la asunción de la modernidad en Europa fue un tema de carácter filosófico y cultural, en Estados Unidos se redujo a un asunto técnico que se resolvió cuando la mecanización tomó el mando. Es aquí donde el ingenio de Fuller acierta en la diana inventando un automóvil con pretensiones de llegar a ser el supercoche anfibio del futuro o una especie de avión terrestre sin alas. Fracasado el proyecto, no se rindió y propuso construir casas de aluminio livianas que pudieran ser fácilmente transportables. De ahí pasó a idear cúpulas basadas en la indeformabilidad del tetraedro, consiguiendo sus famosos cascarones geodésicos, como el construido para la Expo 67 de Monreal, con sus 76 metros de diámetro y una altura de 61 metros. Sin contar con sus ideas sobre una “ciencia del diseño” o un nuevo sistema de proyección cartográfica que permitió una representación insólita del planeta Tierra.

La utopía de Fuller, de la que surge un auténtico raudal de propuestas e inventos, consistía en el intento de cambiar el mundo por medio de contribuciones individuales y con ello beneficiar a toda la humanidad. La filosofía intuitiva de Fuller tiene su origen en el trascendentalismo de Ralph Waldo Emerson que impregnaba la Universidad de Harvard, en la que comenzó Fuller unos estudios universitarios que abandonó pronto. Emerson había predicado una vía intuitiva, basada en la capacidad de la conciencia individual, de la que participó Fuller en todas sus empresas.

Como “científico del diseño” acuñó la fórmula “hacer más con menos”, lo que le llevó a idear formas y estructuras que redujeran costes de producción o de energía, como coches aerodinámicos o cúpulas geodésicas livianas, esto le condujo a desarrollar una serie de conceptos que expuso en gran cantidad de libros que editó y para los que ideó neologismos como “efemeralización”, “sinergia” y “tensegridad”. Por poner un ejemplo, esta última palabra surge de la contracción de los términos tensional e integrity y la utilizó para designar las estructuras cuya estabilidad depende del equilibrio que se consigue entre fuerzas de tracción y compresión cuando son puestas en tensión.

Su pensamiento trascendentalista y sus experiencias mecánicas le condujeron a ser consciente de lo limitados que son los recursos que posee la Tierra, siendo uno de los primeros que se preocupó por conseguir diseños de bajo consumo y por el empleo racional de los recursos, denunciando la dependencia del petróleo y abogando por la energía solar y eólica, cuando aún no existían posibilidades para conseguirlas, acuñando en sus escritos la imagen de la “nave espacial Tierra”.

La editorial Ivorypress presenta ahora un libro donde se muestra uno de estos inventos de Bucky Fuller, su Dymaxion Car, un automóvil que desarrolló en los años treinta, que se movía a más de cien kilómetros por hora y que era capaz de evolucionar como una bailarina. Después de haber transcurrido más de setenta años de la producción de los únicos tres prototipos de aquel invento fallido, el célebre arquitecto inglés Norman Foster, que conoció y colaboró con Fuller durante los últimos años de su vida, ha llevado a cabo, a su costa, la realización de un cuarto prototipo de aquel mítico automóvil de tres ruedas que pretendía ser una mezcla de barco, avión y coche, aunque en realidad el vehículo sólo podía rodar por una carretera provisto con el motor V8 de un Ford, pero el talante visionario de su inventor previó que aquel automóvil estaba destinado a revolucionar los medios de transporte. Precisamente fue el carácter visionario, futurista y utópico de su creador lo que ha dotado de cierta profundidad ideológica al invento, siendo hoy admirado como una auténtica obra de arte.

El empeño de Norman Foster, al realizar una réplica lo más exacta posible del tercero de los prototipos del Dymaxion Car, es también encomiable. Para ello, ha tenido que operar como un historiador sobre los documentos, los datos y las imágenes que han sobrevivido al tiempo y como un arqueólogo sobre los pecios del naufragio de aquella empresa de Fuller. El resultado es la construcción pieza a pieza de un coche, trabajando durante tres años hasta conseguir resolver todos los enigmas sobre sus mecanismos y detalles. El automóvil conseguido merece la pena, se trata de un vehículo de aspecto futurista, con forma de gota de agua, para ofrecer la menor resistencia al viento y con tres ruedas, para conseguir la máxima estabilidad. El diseño se inspiró en los zepelines, y para conseguir la eficacia formal que Fuller deseaba invirtió la disposición hasta entonces tradicional de los elementos del automóvil, ubicando el motor atrás, con el radiador hacia el interior y una tronera para tomar aire, la tracción delantera y la dirección en la única rueda trasera, que funciona como el timón en un barco.

A la vez que diseñaba y construía el prototipo no paró de recurrir a las más ingeniosas formas de promoción, empezando por el propio título del automóvil, Dymaxion, palabra que surge de la contracción, inventada por el publicista Waldo Warren, al reunir las palabras más repetidas por Fuller en sus explicaciones: dinamismo, máximo y tensión. Él mismo fundó una revista, Shelter, en la que publicó en 1932 una descripción del coche fantástico con unas fotografías de un modelo en madera realizado por su amigo el escultor Isamu Noguchi. Visto en retrospectiva, la empresa de fabricar un coche como Dymaxion estaba abocada al fracaso, sobre todo teniendo en cuenta los avances que en esa década realizaron ingenieros como Hans Ledwinka, Ferdinand Porsche o Pierre Boulanger, pero la fe voluntariosa y utópica de Fuller y sus socios fue admirable, tanto como la de Norman Foster al reconstruir no sólo el vehículo sino toda la historia de ese momento del diseño técnico.

Bucky Fuller & Spaceship Earth. Ivorypress Art + Books. Comisarios: Norman Foster y Luis Fernández-Galiano. Hasta el 30 de octubre. Comandante Zorita, 48. Madrid. Buckminster Fuller. Dymaxion Car. Foster + Partners. Ivorypress, 2010. 223 páginas. 59,90 euros.

That lineage can be seen in the Rolex Oyster fake watches Perpetual's straightforward and practical design. Legibility is cheap ralph lauren shirts strong and the dial design offers nothing more than is necessary to display the time.