splash
Publicado por admin o 7 June 2011

Presidente: D. Manuel Abelleira Argibay  presidente.pontevedra@colexiodearquitectos.org
Tesoreira: Dña. María Pierres López tesorera.pontevedra@colexiodearquitectos.org
Secretario: D. Wenceslao López Velasco secretario.pontevedra@colexiodearquitectos.org
Podedes contactar directamente coa Xunta Directiva a través da seguinte dirección de correo:
xd.pontevedra@coag.es

 

Archivado o June, 2010

A Trufa pon á Costa da Morte na vangarda

Escrito por mpierres o 30 June 2010

La Voz de Galicia - Cristina Viu - CARBALLO - 30/6/2010

Antón García-Abril construíu unha especie de cova para invitados utilizando palla, formigón e terra
trufa-1

Chámase A Trufa porque xurdiu da terra e puxo a Costa da Morte na vangarda da arquitectura. Trátase dun pequeno experimento de Antón García-Abril, un dos tres españois invitados á Bienal de Venecia, que espertou o interese das máis prestixiosas publicacións do sector e que serviu de maqueta para unha igrexa que o estudo constrúe en Valencia.

O máis curioso da Trufa é o proceso de construción, no que se empregaron palla, formigón e terra. A casiña, que é unha habitación de invitados, naceu dun gran hoyo que serviu de molde. Ese buraco encheuse con balas de palla e formigón. A terra foi crecendo en altura ao mesmo tempo que a masa de cereal e cemento, aínda que na última fase a parte central cubriuse cun plástico para que as pacas quedasen soltas e servisen de encofrado.

Unha vez que o formigón fraguou no molde, a terra retirouse e procedeuse a abrir ocos mediante cortes con maquinaria de canteira.

A través desas aberturas saíron os 50 metros cúbicos de palla que deixaron espazo á habitación, na que hai un baño, con ducha, e unha cheminea, ademais da cama, desde a que se ve o mar a través da ventá.

«Paulina»

A parte poética do proxecto pona Paulina , unha tenreira loura de Cabana que, segundo Antón García-Abril, viviu un ano da palla e grazas a iso engordou trescentos quilos.

Para o arquitecto madrileño, A Trufa foi un xogo que tivo tanta repercusión que lle fixo esixir o anonimato en canto á localización exacta da casiña de invitados. O técnico sinala: «Coñezo como opera o mercado e non quero atoparme unha chea de coreanos facendo fotos».

trufa-2García-Abril recoñece que para a súa obra galega, entre a que están a sede da SGAE e a Escola de Altos Estudos Musicais, baséase no que viu e vivido na Costa da Morte. Destaca especialmente o dolmen de Dombate, en Cabana, e a Pedra dá Serpe, en Ponteceso, como principais elementos inspiradores, ademais do mar e o misterio que envolve a zona.

Enlaces a ofertas de emprego na rede: arquitecto para León

Escrito por mpierres o 30 June 2010

Arquitecto para León (publicada o 28 de Xuño) : enlace á oferta

Enlaces a ofertas de emprego na rede: arquitecto proxectista para ARXELIA

Escrito por mpierres o 30 June 2010

Arquitecto proxectista, xefe de oficina técnica, para Arxelia ( oferta publicada o 30 de Xuño) : enlace á oferta

Enlaces a ofertas de emprego na rede: arquitecto para ASEMAS

Escrito por mpierres o 30 June 2010

Arquitecto para ASEMAS en Bilbao ( oferta publicada o 30 de Xuño) : enlace á oferta

Unha ‘árbore a pedais’ para espertar conciencias sobre o cambio climático

Escrito por mpierres o 29 June 2010

El Correo Gallego -Santiago - 27.06.2010

El peculiar árbol ya estuvo en Alcalá de Henares

El peculiar árbol ya estuvo en Alcalá de Henares

Paneles solares y bicicletas estáticas generarán energía para regar las plantas

Las pedaladas de los compostelanos generarán energía que permitirá acumular agua, regar las plantas y vaporizar el entorno en días de calor, además de cargar móviles u ordenadores portátiles. Todo ello gracias a un llamativo árbol equipado con bicicletas estáticas y paneles solares que estará en Santiago durante quince días, a principios del mes que viene. La concejala de Urbanismo, Mercedes Rosón, presentará la iniciativa junto con Teresa Banet, representante de la Asociación Sostenibilidad y Arquitectura, que es quien la promueve.

El proyecto fue ideado por Uriel Fogué y Carlos Palacios, y obtuvo el primer premio entre 81 propuestas presentadas al concurso para jóvenes arquitectos organizado por la asociación en colaboración con las ciudades de Santiago y Alcalá de Henares.

El objetivo del proyecto es luchar contra el cambio climático y la contaminación a través de la arquitectura y de las denominadas Asaccións, ligadas a arquitecturas efímeras.

El árbol funciona por la combinación de la energía que producen las bicicletas, activadas por los ciudadanos, y los paneles fotovoltaicos. La copa se conecta a un depósito que hace las veces de cimentación provisional, almacenando agua para el riego. En la copa hay plantas que se riegan gracias a esa energía generada por las pedaladas. Los paneles también generan la energía necesaria para recargar baterías de dispositivos electrónicos.

Thom Mayne xa ten listo o deseño da futura estación do AVE de Vigo

Escrito por mpierres o 29 June 2010

La Voz de Galicia - Diego  Pérez- Vigo - 26.06.2010

A empresa Riofisa proxecta a estrutura que integrará as vías soterradas do tren

A cuberta converterase nunha espectacular praza pública axardinada con vistas á ría debaixo de Vía Norte

estacian-thom-mayne

O Ministerio de Fomento xa manexa o deseño da futura estación do AVE de Vigo. A obra do arquitecto norteamericano Thom Mayne, premio Pritzker 2005, esperábase con expectación tras a adxudicación á empresa Riofisa da redacción do proxecto básico. O debuxo de Mayne non defrauda. En absoluto, o que fai é confirmar a espectacularidade da obra e a importancia que terá para a cidade.

O edificio destaca, en primeiro lugar, pola creación dunha gran praza pública na súa cuberta, algo que se logra ao enterrar as vías dos trens. Será un espazo transitable e axardinado, por baixo do nivel de Vía Norte. Tratarase sen dúbida dun espectaular miradoiro sobre a ría e transformará esa zona da cidade.

A firma Riofisa será a encargada de garantir a súa viabilidade. Dito doutra forma, terá que redactar o proxecto básico e executar o centro Vialia na nova estación de Urzaiz, que terá unha superficie de 208.624 metros cadrados (máis da metade deles dedicados a actividades comerciais). A iso hai que engadirlle os estudos topográficos, xeotécnicos e de impacto ambiental previos.

O estudo comprenderá a reordenación do tráfico (está prevista a construción dun aparcadoiro subterráneo de 41.000 metros cadrados) e a integración da obra ferroviaria na edificación.


Accediendo a Fernando Blanco

Escrito por mpierres o 28 June 2010

El arquitecto Fernando Blanco en su estudio de Puerta del Aires FOTO: MARINA MÁRQUEZ

El Correo Gallego - Pablo Costa Fraiz - 27.06.2010

Errante, bon vivant y apasionado, es ante todo ejemplo de inquietud y de falta de conformismo

Podía ser el Keith Richards de Piratas del Caribe,pero prefirió seguir siendo Fernando Blanco. Y es que este arquitecto de O Carballiño pertenece a una especie en desuso. Errante, bon vivant y apasionado, es ante todo ejemplo de inquietud y de falta de conformismo.

Tiene su estudio en su casa o su casa en su estudio, en donde el caos de piezas recicladas transformadas en esculturas, junto con pergaminos varios de arquitectura, conforman una ópera mediadora con un modo de vida que remite constantemente al lenguaje del objeto.

Nos gusta su espacio, y nos gusta porque nos damos cuenta de que estamos en un verdadero atelier ocupado por el siglo pasado de fuerte compromiso contemporáneo.

Una de las dudas de este encuentro, fue saber si me iba a encontrar con un arquitecto, un creador plástico o sencillamente un humanista.

Bueno, yo ante todo me considero arquitecto, lo de humanista o renacentista me parece demasiado. Generalmente pinto por diversión, en mis ratos libres, cuando me apetece, siendo lo que realmente me apasiona el poder construir.

Muchas veces, a través de procesos escultóricos, se puede llegar a la construcción y a la arquitectura. En mi caso, trabajo de esta manera prácticamente desde siempre, ya que desde joven colaboré asiduamente con mi amigo el escultor Luis Borrajo.

Ahora estoy terminando un cruceiro abstracto, por fin uno sin forma de cruz, del cual el Ayuntamiento de mi pueblo quiere colocar a su entrada.

Has vivido en dos ocasiones distintas en Latinoamérica, y parece que allí has aprovechado más para pintar que para desarrollar tu arquitectura…

He parado en varios países como Brasil, Ecuador y Panamá entre mediados de los setenta y los ochenta, aunque donde me dediqué exclusivamente a la pintura fue en Los Ángeles. Allí me movía en un círculo donde se vivía alrededor del arte. No estuve demasiado tiempo en la costa oeste, ya que Estados Unidos es un país aburrido y del cual no comulgo con su método de vida.

Donde tengo ganas de volver es a Panamá. Las cosas van bien por allí. Quizá me decida pronto y no tarde en ir a hacer Arquitectura.

¿Es entonces la arquitectura una disciplina divergente, o convergente en relación al arte?

Sin duda, convergente. Es ante todo un punto de encuentro con otros desarrollos creativos.

Cuéntame, ¿cómo fueron tus inicios en Galicia?, por aquí has residido en todas partes…

En Galicia, las distancias son relativas. Después de vivir en la mayoría de las ciudades, me he dado cuenta de que la ciudad es la propia Galicia.

En Ourense empecé a trabajar como arquitecto. Tuve la buena, o mala suerte, de que nada más terminar, recibí un encargo de un edificio de varias plantas. No tenía ni idea de cómo construirlo, y solía pasarme de noche a ver cómo iba evolucionando la estructura, no fuese a ser que se cayera.

Hace unos años salía en ‘Vogue’ una propuesta tuya para la praza de A Quintana. La llenabas de agua, lo cual es bastante sugerente para una ciudad como Compostela…

Sí, y es que los años que tuve el taller en Santiago, me divertí mucho. Allí planteé una serie de propuestas de cierto carácter utópico para la ciudad, que lamentablemente no tuvieron la aceptación deseada por parte de la alcaldía de aquel momento.

Tuviste más suerte con la escultura para el Parlamento de Galicia…

Esa pieza se realizó para la conmemoración del X aniversario del Parlamento. Recuerdo con bastante gracia que pararon la obra por el medio, ya que la presidenta pensaba que se caía. Tuve que convencerla de que no había problema enseñándole cómo estaba sujeta. La estructura interior, formada por anillos y en espiral, es casi más bonita que la propia pieza. También me gusta la ambigüedad de donde está, entre la vía pública y el Parlamento, el cual considero debería de retirar ese cerramiento tan agresivo y abrirse a la ciudadanía.

Ayer conocía tu propuesta para el concurso de la praza de Galicia de esta misma ciudad. Creo que has sido el único que ha planteado la necesidad de crear una plaza vertical, que funcione al mismo tiempo como terraza al casco histórico.

Todos conocemos la extrañeza en ese tema. Desconozco lo que se va a ejecutar al final, aunque parece que existe cierta manipulación en su desarrollo. Nosotros creímos interesante elevarnos sobre la ciudad vieja para poder tener una visión de las cubiertas, que es un plano desconocido hasta el momento y de gran riqueza para Santiago.

En el centro médico de Castro Ribeiras, en Lugo, también propones levantarte del suelo, esta vez utilizando una superestructura proveniente de la ingeniería de puentes.

La idea de utilizar vigas prefabricadas de la industria de carreteras vino porque a escasa distancia del lugar teníamos una fábrica que las producía.

El espacio que queda libre, en principio estaba destinado para que los niños pudiesen jugar, pero con el tiempo los médicos lo acabaron utilizando como aparcamiento. Además, cuando hay temporadas de mucha lluvia, el terreno se inunda y el edificio adquiere un aspecto de barco flotante muy simpático.

Aquí lo de levantar el edificio da lugar a situaciones interesantes y paradójicas, como sus patios, que en lugar de mirar al cielo, miran al terreno.

O príncipe Carlos denuncia a arquitectura ‘brutalista’ de Qatar en Londres

Escrito por mpierres o 25 June 2010

El Mundo - EFE - Londres - 23.06.2010

El heredero del trono británico se lamentó personalmente al primer ministro qatarí de la “destrucción de tantas partes de Londres” con tanta arquitectura “brutalista”, según una carta que reproduce hoy en su totalidad el vespertino Evening Standard.

El príncipe de Gales expresa en ella su total oposición a un proyecto inmobiliario de la empresa Qatari Real Estate Investment y justifica su intervención directa para paralizar el proyecto por la importancia que tiene ese lugar para uno de los barrios más elegantes de la capital, el de Chelsea.

Carlos pide al jefe del Gobierno del país árabe que reconsidere el proyecto, encomendado entonces al conocido arquitecto Richard Rogers, y le invita a estudiar otro alternativo de su arquitecto favorito, Quinlan Terry.

Defiende la ‘personalidad’ de otros barrios

El primogénito de Isabel II elogia entornos urbanos elegantes como los barrios londinenses de Mayfair o St James, o la ciudad de Bath y la llamada Ciudad Nueva de Edimburgo, que data del siglo XVIII. “Son entornos -escribe Carlos- que mantienen su valor pese al paso del tiempo y en los que mucha gente quiere vivir por su personalidad, su elegancia, habitabilidad y su ambiente”.

El príncipe de Gales agrega que “tales entornos se basan en ‘anticuadas’ -aunque yo las llamaría ‘intemporales’- virtudes consistentes en plazas, manzanas de casas y terrazas, que pueden proporcionar densidad de población comparable a los edificios altos”.

Polémica intervención real

La intervención directa del príncipe de Gales en ese proyecto inmobiliario es lo que llevó supuestamente a la familia real qatarí a retirar su apoyo al proyecto inicial de Rogers, consistente en modernos bloques de cristal y acero.

Las opiniones en materia de arquitectura del príncipe de Gales y sus reiteradas intervenciones en contra de proyectos que no le gustan le han valido fuertes críticas tanto de los profesionales como de la prensa británica, que ha calificado su proceder de antidemocrático.

Contra Nouvel

edificio-vetado-de-nouvelDe hecho, ya en agosto del pasado año se produjo otra intervención polémica, en este caso un veto ni más ni menos que al arquitecto galo Jean Nouvel (premio Pritzker en 2008). El francés había diseñado un edificio, el ‘One New Change’, que hallaría su lugar cerca de la catedral de San Pablo.

El heredero al trono remitió una carta a la promotora inmobiliaria ‘Land Securities’ en la que pedía que rechazara el proyecto de Nouvel en beneficio de uno de sus arquitectos favoritos, más tradicionalista. “Ni siquiera había visto el proyecto (de Nouvel), pero se quejó de que le hubiésemos elegido. No quería a ningún modernista”, explicó al periódico Mike Hussey, ex director de la empresa encargada del proyecto.

Intervención en un concurso

Su preocupación por la arquitectura londinense pudo ir más allá de la mera opinión. ‘The Guardian’ publicaba la pasada semana que existen hasta 19 correos electrónicos que probarían que el miembro de la familia real británica habría intervenido en un concurso urbanístico con las mismas pretensiones que en los casos anteriores.

En este caso se trataba de vetar un proyecto del conocido arquitecto Richard Rogers, que firmaba la construcción de un complejo de apartamento en el barrio londinense de Chelsea, uno de los más ‘protegidos’ por el futuro rey inglés.

Hendrix + Mozart = arquitectura

Escrito por mpierres o 24 June 2010

El Pais- LOURDES MORGADES - 24.06.2010

teatro_opera_munich-1Resultaba todo un desafío. Al menos, para el vanguardista arquitecto Wolf D. Prix. Aceptó en 2008 como un reto el encargo de la Ópera de Múnich de crear un pabellón con la acústica óptima de una sala de conciertos, que a la vez fuera ligero y pudiera funcionar como un edificio móvil. Dado que la petición procedía de un teatro lírico, parecía lógico que la música no sólo fuera fuente de inspiración sino también de creación. Partió de un prisma rectangular generado por ordenador. Selecionó una estrofa de la emblemática canción del guitarrista de rock Jimi Hendrix, Purple haze -Excuse me while I kiss the sky- y un verso de la escena del comendador del segundo acto de Don Giovanni de Mozart -Non ho timor: verrò!-. Tras congelar los fragmentos musicales en un sonograma procedió a combinarlos con el modelo base en tres dimensiones. Resultó una secuencia de formas piramidales que emergían como picos del prisma. El fragmento musical de Hendrix determinó el tamaño de los salientes y Mozart, su inclinación. Al final de ese trabajo entre la matemática, la emoción de músicas tan dispares entre sí y la pasión de las formas aguardaba el futurista Pavillon 21 Mini Opera Space de la Ópera de Múnich. Un espacio que esta noche se inaugura con un espectáculo creado por el director escena y cineasta alemán Christoph Schlingensief.

Prix (Viena, 1942), fundador del vanguardista estudio de arquitectura vienés CoopHimmelblau, se sitúa con este trabajo en la estela de Le Corbusier y Iannis Xenakis. La pareja convirtió la música en espacio con su diseño arquitectónico del celebrado Pabellón Philips de la Exposición Universal de Bruselas de 1958.

Levantado de forma temporal -la construcción es montable y desmontable- en la Marstallplatz de Múnich, una plaza en la parte trasera del coliseo lírico de la capital bávara y a escasos cien metros de la sede del Instituto Cervantes, el Pavillon 21 Mini Opera Space es un teatro móvil para espéctaculos experimentales con capacidad para 300 personas sentadas y 700 de pie.

La mezcla Hendrix-Mozart ha desembocado en una de las formas más singulares e innovadoras de entre todas las construcciones de Wolf D. Prix. Pero el arquitecto no sólo ha transformado la música en espacio. La futurista piel de la estructura arquitectónica tiene la propiedad de reflejar y absorber los sonidos indeseados del exterior. ¿Con qué metodo?: se ha emparedado lana de roca entre las dos láminas de aluminio parcialmente perforado que forman los paneles de la fachada. Y eso convierte cualquier entorno en el que se ubique, en un espacio tranquilo.

El diseño y construcción del Pavillon 21 Mini Opera Space -de 12,5 metros de alto, 38,5 de largo y 25,5 de ancho- ha costado a la Ópera de Múnich 2,1 millones de euros. Su uso será variado, sin límites para cualquier forma artística. A partir de hoy en que se inaugurará y hasta el próximo 25 de julio acogerá una versátil programación incluida en el Festival de Ópera de Múnich, uno de los más importantes del mundo. No sólo se prodrá ver ópera, también se han previsto sesiones de videojockeys, vídeo instalaciones, conciertos y recitales, proyecciones cinematográficas e incluso clases de yoga.

Obituario: William Mitchell, pai do coche bipraza eléctrico

Escrito por mpierres o 23 June 2010

El Pais - David Alandete - 23.06.2010

william_j_mitchellLos avances de las nuevas tecnologías, la ubicuidad de Internet sin cables, hará de las ciudades lugares totalmente diferentes de como son hoy en día, conectados en esferas interdependientes, en una gran red en constante evolución, unida por autopistas físicas e informativas. Esa idea podría ser profética hoy en día, pero lo cierto es que el arquitecto y teórico del urbanismo William J. Mitchell la planteó ya en 1999. Fallecido el 11 de junio en Boston a causa de un cáncer, a los 65 años, Mitchell era lo más parecido que existe a un visionario de la planificación urbanística.

Mitchell creía que la tecnología haría evolucionar a la sociedad de forma orgánica. “Las redes de telecomunicaciones digitales no crearán nuevos modelos urbanos desde cero; comenzarán metamorfoseando a los ya existentes”, escribió en su libro E-topia, de 1999. “De ese modo, como parásitos creciendo sobre sus anfitriones, han transformado el funcionamiento de otros sistemas sobre los que estaban albergados, redistribuyendo las actividades de esos propios sistemas, y eventualmente extendiéndolos en modos no previstos previamente”.

Esa es la teoría. En la práctica, como líder del grupo Ciudades Inteligentes del Media Lab del prestigioso Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), Mitchell diseñó propuestas arriesgadas, innovadoras, ecologistas. Por ejemplo, el CityCar, un coche biplaza, y el RoboScooter, una moto plegable, ambos eléctricos. Los dos estaban pensados para el uso común, para ser aparcados en lugares comunes, y estarían controlados desde una red informática.

Nacido en Australia en 1944, Mitchell se licenció en Arquitectura por la Universidad de Melbourne en 1967. Luego estudió diseño medioambiental en Yale y un máster, de nuevo en arquitectura, en Cambridge. Enseñó en la Universidad de California en Los Ángeles, en Harvard y, finalmente, en el MIT, donde fue decano de la Facultad de Arquitectura y director del programa de ciencias y artes de la comunicación en su laboratorio de medios.

Como tal, asesoró al presidente del MIT en la ampliación del campus de esa institución, acometida entre 2004 y 2010. Así expandió el campus con edificios arriesgados e inteligentes, como el Stata Center de Frank Gehry o el Simmons Hall de Steven Holl. En una entrevista de 2003, publicada en la página web del MIT, Mitchell explicada su idea de edificio perfectamente interconectado: “Construyes un entorno físico que sea muy flexible, muy adaptable a las necesidades humanas más básicas. Cosas muy simples, como la luz natural, paredes de cristal, ventanas que se puedan abrir y cerrar, lugares cómodos para sentarse, espacios de los que te puedas apropiar para reunir a un grupo y en los que puedas inyectar la tecnología para crear lugares muy centrados en el ser humano. Esa es nuestra filosofía”.

Su último libro lo publicó este mismo año. En Reinventando el automóvil, escrito junto con Christopher Borroni-Bird y Lawrence Burns, asegura que la industria del automóvil sigue anclada en el año 1908, cuando se diseñó el Ford modelo T: diseña coches de elevada potencia y gran capacidad para recorrer largas distancias. Ese principio hace que los automóviles sean altamente ineficientes para recorrer espacios urbanos.

En ese ámbito, como en otros, Mitchell era un visionario al que no le asustaba plantear ideas arriesgadas e incitar al debate, fuera de la ortodoxia imperante en el mundo académico.

Incorporamos un video de una conferencia impartida en Noviembre del 2003 en el MIT:

video conferencia william j. Mitchell