replicas de relojes
replicas de relojes splash
Publicado por admin o 7 Xuño 2011

Presidente: D. Manuel Abelleira Argibay  presidente.pontevedra@coag.es
Tesoreira: Dña. María Pierres López tesorera.pontevedra@coag.es
Secretario: D. Anselmo Villanueva Peón secretario.pontevedra@coag.es
Podedes contactar directamente coa Xunta Directiva a través da seguinte dirección de correo:
xd.pontevedra@coag.es

 

Archivado en 24 Maio 2010

A Manzaneda goiesca

Escrito por mpierres o 24 Maio 2010

El Correo Gallego- Pablo Costa Fraiz - 23.05.2010

El envoltorio se adapta al orden de la vegetación circundante

El envoltorio se adapta al orden de la vegetación circundante

De la magia de Francisco de Goya se conservan con especial admiración muchas facetas de su trabajo, en la que su gusto por lo absurdo y lo exagerado, junto la utilización del negro en el énfasis sintético figurativo, antecedieron al propio Picasso en la narración gráfica del siglo XX. Desde la fotografía sórdida y nocturna de Brassai, hasta las viñetas de pulso violento de Robert Crumb, el trazo de plumín ancho se ha ido afianzando como un signo de seguridad concisa y relevancia plástica iniciada por este autor.

Su obra evolucionó radicalmente en los últimos ocho años de vida. En la insistencia por conseguir el claroscuro más extremo, llegó a usar paletas reducidas al blanco y negro. Véase “Dos Viejos curando Sopas”, cuadro triunfal e inexorable de la vejez más feroz, donde la luz no corresponde con precisión a un emisor concreto, y la realidad se modela en virtud de un mayor feedback sensorial entre pintura y espectador.

Pintura y dibujo se funden en una resolución fantástica, cuarenta años antes de que cierta vanguardia alemana reivindicase el germen intuitivo, inicial, de donde habría de surgir todo lo demás. Hasta Le Corbusier, maestro racionalista por excelencia, sucumbiría a estos conceptos compositivos; primero con sus dibujos fluidos, abstractos, que con el tiempo le llevarían a construir la capilla de Ronchamp, enormemente influenciado por los preceptos expresionistas de contornos suprasubrayados de generatrices curvilíneas.

Pero Le Corbusier, al igual que en el proyecto del pabellón deportivo de la estación ourensana, no sacrifica su grafiado mordaz en favor de detalles de orden decorativo. Su producción es fiel a la propia estructura del edificio, y a un control del paisaje que se construye según las leyes innatas al lugar. Más que nunca, Alfonso Penela propone para la estación de esquí una fun architecture con cierto aire de dibujos animados. No sombría como las pinturas negras de Goya, pero sí similar en su paso del boceto a la ejecución, su propuesta anima a mantener el carácter de la primera idea. Arquitectura integradora sin embargo, la construcción tiene la virtud poco contemporánea de entenderse por si sola.

Este arquitecto vigués ha ido generando un lenguaje propio fiel a sus actitudes, sensiblemente común en todas sus obras, pero lo suficientemente abierto para actuar con diferencia según los condicionantes propios de cada sitio. Un estilo que le ha llevado a buscar la justa medida de la sobriedad, la exacta proporción de limpieza, siempre renunciando a cuestiones apriorísticas y no proyectuales, que nada tienen que ver con el talante del buen arquitecto. La textura se convierte en una cuestión importante. Sus edificios son para palpar, para reflejarse, para ser mojados si toca. Comprometido de igual manera con la preexistencia y la contemporaneidad, busca un lugar de encuentro en lo atemporal y en la originalidad de unas obras, referentes ya en la Galicia de nuestros días.

Así pues, el polideportivo existe a partir del territorio en el que está implantado. Manzaneda es sobretodo naturaleza, un pico de la sierra del Trives, que con el tiempo ha sido degradado al ritmo incesante de las instalaciones deportivas de montaña. Sin embargo la intención de este edificio es bien distinta. Existe una voluntad de convivir en el hábitat sin arruinarlo. Por ello se asienta en un claro del bosque, calzándose en la ladera para reducir el impacto del inevitable volumen que todo pabellón deportivo requiere, y así mantener la idiosincrasia del lugar.

La pastilla de la pista deportiva se articula con otra pieza perpendicular y de menor altura que alberga el acceso y los servicios mínimos necesarios. Será este segundo cuerpo el que se alinee con la calle urbanizada del este, que hasta el momento daba servicio a la edificación de cafetería que se encuentra enfrentada al propio pabellón. Una vez más en estas latitudes, el edificio se orienta al sur para captar la mayor luz natural posible. Aquí también encara a un regato que cruza la parcela transversalmente, y que en los meses húmedos puede portar cierto caudal proveniente de las nieves de altura.

El pabellón atrapa el máximo de claridad y paisaje, llegando a unos límites difusos gracias a la luminosidad acentuada que proporciona la superficie lisa de la chapa de aluminio que lo recubre, y a las propiedades refractarias de éste material. Su piel desdibuja el complejo en una áurea mística de nieve y niebla, que en ciertos ambientes climatológicos consigue esconder por completo su presencia.

Las ventanas se libran de todo orden preestablecido para adaptarse a la opacidad intermitente que generan los troncos de los árboles. Los cristales cabalgan por la fachada como hojas de luz, y el edificio parpadea en un ejercicio de movimiento incesante. Se pierde la perpendicularidad, y las referencias ortogonales solo intervienen para imitan el argot de los abetos. La aleatoriedad y el desorden mandan. No importa el “qué”, sino sólo y simplemente el “cómo” construirlo.

Es por tanto el insistido sistema constructivo el protagonista de toda la solución formal. A grandes trazos y en dos órdenes de estructuras sincopadas, la construcción interior se mimetiza con su entorno inmediato, acusando la presencia repetitiva de los elementos erguidos de su esqueleto.

O arquitecto brasileño Óscar Niemeyer recibe o alta tras pasar 12 días hospitalizado

Escrito por mpierres o 24 Maio 2010

oscar-niemeyerEl Mundo - 07-05-2010

El arquitecto brasileño Óscar Niemeyer, uno de los más prestigiosos del mundo y aún activo a sus 102 años, recibió este viernes el alta del hospital de Río de Janeiro en que estuvo ingresado 12 días debido a una infección urinaria.

El arquitecto, cuya alta estaba prevista para la tarde de este viernes, anticipó su salida del hospital después de que los médicos aceptaran su petición para irse más temprano a casa, informó la asesoría de prensa del Hospital Samaritano de Río de Janeiro.

El centenario arquitecto, que fue ingresado a ese centro médico el pasado 26 de abril debido a una infección urinaria, permaneció la mayor parte del tiempo en una unidad de cuidados semi intensivos y llegó a necesitar de respiración artificial, aunque su condición siempre fue diagnosticada como estable.

Niemeyer, que el próximo mes de diciembre cumplirá 103 años, sigue en activo con varios proyectos aunque su salud es delicada desde hace algún tiempo.

El reputado arquitecto, creador de las principales edificaciones de la cincuentenaria Brasilia y cuyas obras se han levantado en varias ciudades del mundo, estuvo ingresado durante tres semanas en el mismo hospital, entre los meses de septiembre y octubre de 2009, para tratarse un tumor en el colon y extirparle la vesícula.

En junio de 2009 el arquitecto fue ingresado en el hospital Cardiotrauma por una lumbalgia y dado de alta tras una serie de exámenes. En 2006 estuvo 11 días hospitalizado por una caída.

Unha exposición recorre os pasos de Le Corbusier na súa primeira visita a España

Escrito por mpierres o 24 Maio 2010

le-corbusier-expoEl Mundo - 21.05.2010

El arquitecto ofreció dos conferencias en 1928 en la Residencia de Estudiantes

“Tuve la impresión de llegar a un país donde están los dioses”. Así Charles-Édouard Jeanneret, conocido como Le Corbusier, definió su primera visita a Españam, en 1928, cuyos detalles se podrán conocer en una exposición en la Residencia de Estudiantes de Madrid, desde el 22 de mayo hasta el 27 de julio de 2010. La muestra forma parte de las conmemoraciones del centenario de la Residencia de Estudiantes, que invitó al célebre arquitecto suizo a pronunciar dos conferencias en Madrid.

‘Una casa-un palacio. Le Corbusier. Madrid, 1928′ se articula en torno a una serie de obras y proyectos de los años veinte, sobre la arquitectura de la casa, de las instituciones públicas y de la ciudad. Dibujos, planos, fotografías, cartas, libros, sus famosos ‘carnets’, piezas de mobiliario y una selección de obra plástica del artista muestran su personalidad creadora en el ámbito de la arquitectura, el urbanismo, el diseño y las artes plásticas en los años 20.

La Ministra de Vivienda, Beatriz Corredor, ha presentado la exposición junto al comisario, Salvador Guerrero, y la directora de la Residencia de Estudiantes, Alicia Gómez-Navarro. La ministra, quien ha calificado la arquitectura como “una devoción” y “uno de los artes más fascinantes” ha recordado que Le Corbusier siempre buscó que la arquitectura fuera algo “funcional”, algo “presente en la política actual del Ministerio”.

Arquitectura, toros y flamenco

La invitación para visitar España partió de Fernando García Mercadal (quien había conocido a Le Corbusier en París) y de los arquitectos críticos más conectados con la Residencia, como Martín Domínguez, Rafael Bergamín o José Moreno Villa. Una de las conferencias se titulaba ‘Une maison-un palais’, que ha inspirado el título de la muestra. La otra se llamaba ‘Arquitectura, mobiliario y obras de arte’.

La exposición se desarrolla en torno a los dos temas que Le Corbusier abordó en Madrid: la arquitectura de la casa y del palacio público (a partir de su proyecto del palacio de la Sociedad de las Naciones), propuestas poco ortodoxas según los postulados de la arquitectura académica, en un momento singular que sirvió para impulsar la arquitectura moderna en el panorama mundial.

La muestra exhibe planos originales y fotografías de diversos proyectos como la Casa Cook; la villa Stein y las dos casas de la colonia de Weissenhof de Stuttgart (obras paradigmáticas de la arquitectura de la vivienda del siglo XX); sus ideas para una ‘Ciudad Contemporánea de Tres Millones de Habitantes’, de 1922 (su primer proyecto urbanístico), y el ‘Plan Voisin’ para París en 1925, proyectos que responden cómo deben ser la casa y la ciudad moderna.

Además de las conferencias en Madrid, Le Corbusier se pronunció en otras dos en Barcelona, visitó El Escorial, Segovia, Toledo, el Museo del Prado, se fascinó con la arquitectura hispano-árabe y disfrutó de actividades tan españolas como son la corrida de toros y un tablao de flamenco.

Le Corbusier (centro) en la Residencia.

Le Corbusier (centro) en la Residencia.

‘Aventura cervantina’

Le Corbusier (centro) en la Residencia.

Hasta 1932, el arquitecto suizo visitaría el país en otras tres ocasiones. En sus ‘carnets’ de notas y dibujos, Le Corbusier plasmaba lasimpresiones que le producía España. Sobre la Residencia, escribió que era “una acrópolis sembrada de chopos”, un “centro para estudiantes, escuela de solidaridad, de espíritu de iniciativa y de sólida virtud”.

El comisario Salvador Guerrero ha definido la visita de Le Corbusier como “una aventura española que tuvo mucho de cervantina“, en la que el arquitecto, “como una especie de Quijote Sancho”, quiso dejar su testimonio en el paso por la Residencia. “Además, ‘El Quijote’ siempre ocupó un papel especial entre sus intereses literarios”, ha detallado.

Tanto Guerrero como la ministra han destacado el carácter “polifacético” del arquitecto, quien también fue artista plástico y diseñador y quien “entendía la arquitectura desde el arte” y consideraba la casa “tenía no sólo una función privada, sino también pública”. “Fue una figura heroica de la arquitectura moderna”, ha concluído el comisario.

That lineage can be seen in the Rolex Oyster fake watches Perpetual's straightforward and practical design. Legibility is cheap ralph lauren shirts strong and the dial design offers nothing more than is necessary to display the time.