splash
Publicado por admin o 7 junio 2011

Presidente: D. Manuel Abelleira Argibay  presidente.pontevedra@colexiodearquitectos.org
Tesorera: Dña. María Pierres López tesorera.pontevedra@colexiodearquitectos.org
Secretario: D. Wenceslao López Velasco secretario.pontevedra@colexiodearquitectos.org
Podeis contactar directamente con la Junta Directiva a través de la siguiente dirección de correo:
xd.pontevedra@colexiodearquitectos.org

 

Archivado o abril, 2010

El Pritzker Paulo Mendes diseña el campus del futuro

Escrito por mpierres o 29 abril 2010

 

Una imagen de la futura guardería del campus, obra de Xosé Rodríguez.

Una imagen de la futura guardería del campus, obra de Xosé Rodríguez.

 

Atlantico Diario - VIGO - 29-04-2010

José Cidrás explica los nuevos edificios y viales proyectados por el arquitecto en lo que se considera como un Plan de Urbanismo

El arquitecto brasileño Paulo Mendes da Rocha diseñó el crecimiento del campus de Vigo para los próximos 30 años, incluyendo la ubicación de los futuros edificios de I+D o de servicios centrales de la institución, los viales que mejoran las comunicaciones internas y los nuevos aparcamientos. Es como el Plan Xeral de Urbanismo del campus, en palabras del rector, Alberto Gago, y es el encargo que se hizo a Mendes después de que se descartase un primer proyecto de pasarelas elevadas para resolver las comunicaciones en la ‘montaña’ por ser demasiado costoso. Ayer la Escuela de Ingenieros Industriales acogió la presentación del ‘anteproyecto de urbanización e infraestructuras’, obra de este premio Pritzker de arquitectura, en un acto protagonizado por el vicerrector de Planificación, José Cidrás, recién llegado de Brasil, y el arquitecto de la Universidad, Xosé Rodríguez, mientras que entre el público estaba el rector, Alberto Gago, y los dos candidatos a sucederle, entre otras personas. Si actualmente en el campus hay 175.000 metros cuadrados de superficie construida, en el plan Mendes se duplica pero las construcciones respetan el entorno natural y se sitúan donde ya se está construyendo. Siguiendo esta filosofía de ocupar el menos suelo posible, se proyectaron dos torres en la zona de las ingenierías, Cintec norte (9.000 metros cuadrados) y Cintec sur (5.000 metros cuadrados), que albergarán laboratorios tecnológicos. Una de ellas, la sur, está ya en marcha puesto que se pidieron 7,5 millones de euros a los Fondos Feder 2009 para su construcción. Hay además una segunda obra que está ya en fase de concurso y se acometerá con presupuesto propio: la escuela infantil, diseñada por Xosé Rodríguez, que estará en la zona de Filología y tendrá 82 plazas. En la zona de ingenierías también está previsto reformar la plaza, el derribo del edificio Fundición ya obsoleto para dar paso a una de las torres, el derribo de la trasera de Industriales o el agrupamiento de Ingeniería Química, hoy dispersa (una parte está en Filología) o la pasarela que unirá el Módulo Tecnológico Industrial (laboratorios mecánicos y energéticos), a punto de concluirse, con la actual escuela. En cuanto a servicios centrales, Paulo Mendes propone crear una sede social (para actos institucionales o de relieve para los grupos de la Universidad) en la cubierta del área comercial, que en su día se pensó como restaurante y escuela de hostelería pero no fraguó. Otra novedad sería un edificio de 45 viviendas de 45 metros cuadrados, cerca de la actual residencia, para profesores o alumnos captados en el extranjero. Mendes propuso el parque móvil detrás de la zona deportiva, puesto que ahora se usa un garaje en el centro de Vigo. Por el interior de esta nave discurriría un vial hoy fuera de uso y en cubierta habría una plaza. Otro edificio, entre las ingenierías y ciencias, es el Archivo Central, hoy repartido entre la Biblioteca Central y Fundición, y un centro de servicios informáticos. Al margen de esto, se traza un vial interno para transporte universitario con un nuevo acceso a Miralles y se amplían las plazas de aparcamiento en varias zonas.

“La arquitectura debe ser una alternativa al mundo virtual”

Escrito por mpierres o 29 abril 2010

Enrique Browne, ayer en Madrid.- LUIS SEVILLANO

Enrique Browne, ayer en Madrid.- LUIS SEVILLANO

El Pais - Anatxu Zabalbeascoa - Madrid - 29/04/2010

Enrique Browne (Santiago, 1942) está en España como jurado de la Bienal Iberoamericana que se celebrará en Medellín (Colombia) el próximo octubre. Se formó haciendo casas hasta que le llegó, hace apenas una década, la posibilidad de levantar sedes empresariales o el reciente puente Zapallar, que indaga en la escasez de medios para lograr soluciones inesperadas.

Cuenta que le han pedido ideas para la reconstrucción de su país tras el terremoto. “La arquitectura especulativa no aguantó. Pero a veces los ciudadanos son culpables. Quienes habían sustituido las cubiertas de tejas por planchas de cinc, por la molestia de mantener las tejas, han visto cómo su casa se venía abajo porque el adobe se aguanta por el peso que soporta”, explica.

Browne es autor de escritos que contraponen la arquitectura borgiana -producto de la inteligencia del escritor- a la de Pablo Neruda -reflejo de su vida-, por citar sólo dos registros de su admirable amplitud de miras.

 

Es precisamente eso, amplitud de miras, la mayor ventaja que ha detectado en la nueva arquitectura iberoamericana. “Hay jóvenes capaces de captar el espíritu del mundo de hoy: los problemas de la sociedad más allá de la arquitectura. Son gente que para diseñar utiliza más información de periódicos que de revistas de arquitectura. Producen una arquitectura posible. Son un germen pero, de difundirse, cambiarán la arquitectura”, apunta el arquitecto. “También haya gente como Siza, capaz de reinventarse a los 70 años en un edifico como el Museo Iberé Camargo”, puntualiza.

La escuela Nueva Esperanza, en Ecuador, es uno de los proyectos escogidos para la Bienal de Medellín.- LUIS SEVILLANO

La escuela Nueva Esperanza, en Ecuador, es uno de los proyectos escogidos para la Bienal de Medellín.- LUIS SEVILLANO

El arquitecto asegura que el gran desafío de la arquitectura actual es “ofrecer a los ciudadanos una alternativa real al mundo virtual”. “El virtual es un mundo autista. Hay mucha arquitectura que se ha dejado seducir y ha tratado de reproducirlo con bucles y curvas, pero ¿debe ser ese el papel de la arquitectura?”, pregunta. Él mismo responde: “La ciudad ofrece alternativas reales para competir con ese mundo autista. No puede ser lo mismo”.

Browne recuerda que “no hay país que se haya desarrollado con energía cara”. Está preocupado por que se entienda en el mundo que las alternativas de energía limpia son demasiado caras.

Ese le parece otro de los retos de la arquitectura de hoy: cómo compatibilizar el desarrollo de algunos países con la sostenibilidad que urge, pero que los países ricos no aplicaron en su desarrollo. “Sabemos construir con poco, tal vez sea éste nuestro momento, pero América Latina no puede renunciar al desarrollo”, sentencia.

“Estamos en una época de arquitectura muy femenina”

Escrito por mpierres o 28 abril 2010

 

"El cesto español", como llaman al pabellon de España en la Expo de Shangái, es la última obra de Benedetta Tagliabue (Milán, 1963), que vuela sola en la arquitectura española desde la muerte de su marido, Enric Miralles, en 2000. Ambos proyectaron el Parlamento de Escocia o el campus de Vigo.

"El cesto español", como llaman al pabellon de España en la Expo de Shangái, es la última obra de Benedetta Tagliabue (Milán, 1963), que vuela sola en la arquitectura española desde la muerte de su marido, Enric Miralles, en 2000. Ambos proyectaron el Parlamento de Escocia o el campus de Vigo.

Faro de Vigo -ISABEL BUGALLAL- 28/04/2010

 

 

 

 

 

 

 

“La mujer tiene una sensibilidad diferente cuando proyecta; tiende a amalgamar y a tejer”

 

Es la artífice del pabellón de España en la Expo de Shanghái, que se inaugura el sábado, 1 de mayo. Tagliabue responde al teléfono desde Barcelona tras volver a casa del espectáculo escolar de su hijo, de 13 años (tiene una chica de 15). “Es muy importante, pero me doy cuenta de que ya no son tan niños”.

–¿Los últimos momentos son siempre de ataque de nervios?

–Sí, pero ya está superado, es algo a lo que los arquitectos tenemos que acostumbrarnos.

–Y esta obra tiene una compleja estructura de acero, cubierta con 8.500 paneles de mimbre.

–Es verdad. Nosotros nunca hacemos cosas sencillas. Nos gusta mucho experimentar e ir siempre un pasito por delante. Esta es una estructura que casi danza, y el edificio acabado mantiene ese movimiento. Estos desafíos hacen trabajar a la gente con mucho más entusiasmo y precisión.

–Se ha interpretado de diversas maneras, ¿qué es para usted?

–Eso me gusta. Nosotros tratamos de mezclar todos los tópicos: el baile flamenco, los vestidos, los claveles, los patios, el buen clima y todo eso se ha metido en un edificio que está como en movimiento.

–¿Tuvieron problemas?

– Hubo muchas dificultades. Los programas de ordenador son los mismos en España y en el taller de China pero cuando les pasábamos los dibujos, de una complejidad geométrica increíble, no se sabe cómo, se perdían cosas de esa geometría y hubo que corregir dibujo por dibujo.

–¿Se salió de presupuesto?

–En absoluto: 18 millones
.
–¿El proyecto tiene algo de Miralles?

–A Enric lo tengo siempre presente, está en el nombre del estudio –Enric Miralles–Benedetta Tagliabue EMBT– y hay gente que trabajaba ya con él. Le tenemos mucho cariño y nos influyó mucho pero continuamos evolucionando y tenemos nuestro propio estilo.

–¿Acabará siendo el Estudio Benedetta Tagliabue?

–No creo, yo también soy Miralles, y mis hijos son Miralles.

–Se quedó viuda de Miralles con 36 años, dos niños muy pequeños y con unas obras ingentes en marcha.

–Es verdad, pero después te vas acostumbrando y haces todo como si fueras un prestidigitador porque no sabes renunciar y, al final, te diviertes. A veces pienso que sigo teniendo una vida muy complicada porque, en el fondo, me acostumbré.

–¿Cuándo vio que debía acabar el Parlamento de Escocia…?

–Fue complicadísimo porque es un mundo totalmente diferente al nuestro e intentar ser entendida y que las cosas se desarrollaran de la manera correcta… Todavía hoy tenemos las mismas luchas. Acaban de convocar un concurso para ampliarlo y no nos avisaron. Tienen una mentalidad muy burocrática y no llegan a entender las obras de arquitectura como obras de arte. 

–¿Todo lo contrario al mercado barcelonés de Santa Caterina?

–El mercado ha sido mucho más relajado. En Edimburgo, cuando iba a la visita de obra, pasaba por seguridad, me tenía que poner chaleco, gafas, casco, botas, guantes, hacían la foto y cada vez te pedían algo más. Pero si entraba en Santa Caterina con chancletas, los obreros me saludaban desde la estructura de la cubierta… Muy diferente.

–¿El campus de Vigo?

–Fue una obra algo complicada, pero con gente muy capaz, muy buena y con mucha comprensión. Fue relativamente fácil pese a la complejidad formal. Fue más fácil de lo que pensé.

–¿Las mujeres tienen otra manera de hacer arquitectura?

–Sí, hay una sensibilidad diferente. Cuando soy jurado en un concurso trato de adivinar si el proyecto es de una mujer, y suelo acertar. 

–¿Hacen menos rascacielos?

–Nos gusta más amalgamar las cosas. Estamos en una época de arquitectura muy femenina. La mujer se ocupaba tradicionalmente de tejer y ahora hay un tipo de arquitectura así. El pabellón de Shanghái es un gran tejido. Nosotros desdibujamos los límites y la arquitectura de ahora deshace los límites cada vez más. Es una capacidad muy femenina.

IeA (17) : Opuestos I

Escrito por mpierres o 28 abril 2010

opuestos-i De la serie “opuestos”…

Imagen enviada por el colegiado Diego Germade

Cinco lugares para inspirarse y celebrar el Día del Diseño

Escrito por mpierres o 27 abril 2010

 

La escultura Minerva, en la terraza del Círculo de Bellas Artes.- S. SÁNCHEZ

La escultura Minerva, en la terraza del Círculo de Bellas Artes.- S. SÁNCHEZ

 

El Pais - 27.04.2010

Un lugar para conservar el tiempo en Madrid, como la Estufa fría del Jardín Botánico. O para adorar a la diosa guerrera y protectora de las artes, Minerva, en la terraza del Círculo de Bellas Artes. O inspirarse contemplando (y tocando) la escultura Sirena varada, de Chillida, en el Museo al aire libre en la Castellana. O si no, simplemente, empapándose de diseño teórico y práctico en Matadero y después contemplar sosegadamente Madrid desde la terraza de la Casa Encendida. Cinco arquitectos y diseñadores -Luis Úrculo, Pedro Feduchi, Helena Rohner, Óscar Mariné y Belinda Tato- han elegido cinco lugares para celebrar, hoy, el Día Mundial del Diseño.

 

Los cinco arquitectos y diseñadores explican por qué han elegido esos espacios ocultos y mágicos de Madrid.

- Pedro Feduchi, arquitecto: la estatua Minerva. “La diosa guerrera y malhumorada, la protectora de la sabiduría y de las artes, no lleva muchos años en el cielo de Madrid. A pesar de que parece que hubiera estado ahí desde mucho antes, se colocó a mediados de los sesenta. Algo que concuerda bien con esta ciudad de cielos altos y con vocación puntiaguda, donde el diseño no se encuentra aún entre sus tópicos actuales. Ecléctica y desprejuiciada, quizás las mejores cualidades de Madrid, es también olvidadiza y desmemoriada. Por eso, la diosa debe recordar que en los años treinta Madrid era ciudad moderna y a diario se encendían nuevos luminosos y se colocaban grandes letreros en sus escaparates. Desaparecieron como casi todo lo que olía a modernidad. Adiós a la palmera de Casablanca, al camello del Carrión, a las modernas tipografías de palo del café Negresco, de la tienda de Discos Rekord o del Teatro Cine Fígaro. Hoy tenemos que pedirle a Minerva que en su Día Internacional vele por que el diseño recupere lo que antaño fue para Madrid”.

- Luis Úrculo, arquitecto: estufa fría del Jardín Botánico. “Es un lugar poco conocido, escondido, y de los pocos que conserva el tiempo. Madrid se está deshaciendo poco a poco y este lugar es como si la mantuviera. Remite a Perec, que en su libroEspecies de espacios habla sobre cómo en las ciudades va desapareciendo el tiempo. Es un material invisible con el que trabajar que valoro mucho. Los diseñadores siempre quieren construir más que conservar. El mío es un planteamiento nostálgico del diseño, me siento más cómodo en lugares que tienen detrás una historia, una herencia de alguien anónimo. Y este lugar ofrece además la oportunidad de estar solo, como en un jardín privado, y eso es muy difícil en Madrid”.

- Helena Rohner, diseñadora: escultura ‘Sirena varada‘. “Mis obras pesan apenas unos gramos. Pero mi lugar de inspiración es frente a esa masa de más de 6.000 kilos. Me encanta la rotundidad de su peso rugoso de hormigón, con las marcas del encofrado. Pero casi me gusta más lo que no hay, el vacío que Chillida ha dejado dentro, su juego de aire, su delicadeza casi de porcelana. Ahora le llaman la Sirena varada (creo que el vasco genial la llamó Lugar de Encuentros III). Para mí es mágica la sensación de esa mole flotando. Y también es mágico el lugar donde está, ese Museo al aire libre bajo el puente de Juan Bravo, una isla de silencio detenido dentro del ruido y las prisas de la Castellana. La sirena vive junto a joyas de Miró, de Julio González, de Martín Chirino, de Miralles. Vecinos maravillosos. Un secreto: si ponéis la mano sobre ella, como hago cada vez que paso cerca, veréis que el hormigón vibra, no sé si por el tráfico sobre el puente o porque la belleza siempre tiene dentro, latiendo, un corazón”.

- Óscar Mariné, diseñador: Matadero. “Aunque la gran apuesta del Ayuntamiento ha sido el teatro, y con gran éxito por cierto, Matadero podría ser la gran sede del diseño español. Madrid, que ya ha brillado en el mundo como capital creativa, podría convertirse en capital del diseño europeo como hizo en su momento Milán. Es un sueño, pero el diseño podría convertirse en motor de la recuperación económica, siempre que las grandes empresas españolas y la industria se lo crean y consuman diseño. Con su central del diseño, Matadero ya ha puesto la primera piedra, una apuesta por el Made in Spain”.

.

- Belinda Tato,arquitecta: terraza de la Casa Encendida. “Es un espacio público que ofrece una mirada sosegada de Madrid, lejos del estrés y el ruido de la ronda de Valencia. Es interesante que los edificios ofrezcan sorpresas así: por ejemplo, la terraza-restaurante de la Universidad UNED en Lavapiés, a la que se accede a través del propio edificio docente o la Casa de Granada, centro social y restaurante en la última planta del número 17 de la calle del Doctor Cortezo. Edificios mixtos que albergan viviendas, oficinas, sala de exposiciones o un club de jazz hacen más estimulantes las ciudades y favorecen los contactos y redes creativas entre los ciudadanos. Cuantas más sorpresas ocurren en una ciudad, más estimulante resulta vivir y trabajar en ella”

Hospitalizan a Oscar Niemeyer, padre de la arquitectura moderna

Escrito por mpierres o 27 abril 2010

La Voz de Galicia -EFE - 27.04.2010

El renombrado arquitecto brasileño, de 102 años, será sometido a numerosas pruebas debido a una infección urinaria.

 

El renombrado arquitecto brasileño Oscar Niemeyer, de 102 años, fue internado este lunes en un hospital de Río de Janeiro por una infección urinaria, informaron fuentes médicas.

Aunque su estado de salud es estable y los médicos no consideran la enfermedad grave, el arquitecto permanecerá ingresado sin previsión de alta para someterse a numerosas pruebas, dijo un portavoz del Hospital Samaritano a Efe.

El año pasado, el arquitecto fue internado 24 días en ese mismo hospital con un tumor en el intestino grueso que le fue extraído en una operación quirúrgica.

Niemeyer es conocido internacionalmente por ser autor de los principales edificios de Brasilia y de decenas de obras en otras ciudades del mundo.

El arquitecto brasileño está considerado uno de los padres de la arquitectura moderna y, a sus 102 años de edad, continúa en activo y trabaja en varios proyectos.

Nueva oferta de empleo: arquitecto para Pontevedra ( BAUKOST S.L.)

Escrito por mpierres o 26 abril 2010

Lunes 26.04.2010

La empresa de Ingeniería/Consultoría BAUKOST S.L. de ámbito nacional , vuelve a ofertar para su delegación en Pontevedra,  un puesto de trabajo como arquitecto.

Se trata de una colaboración con dedicación total, e con una remuneración bruta anual de 9.000-12.000 € y  participación de un 30% ao 50% de los honorarios facturados por la empresa por los trabajos realizados, garantizándose una cantidad a convenir durante los dos primeros meses.

Necesario vehículo propio y disponibilidad para viajar dentro del territorio nacional.

Se valorará conocimientos de inglés.

Imprescindible manejo de MS OFFICE, conveniente el uso de Autocad, Presto y Cype , y valorable conocimientos de MS PROJECT.

No existen requisitos de edad.

Los curriculums deberán ser enviados  a la siguiente dirección de correo crruiz@baukost.com

Apenas unos metros de utopía

Escrito por mpierres o 26 abril 2010

viviendas-modernistas-madridEl Pais - PATRICIA GOSÁLVEZ  - 26.04.2010

Al final de la calle Roma, que va a morir a Las Ventas, hay unas casas muy monas, sacadas de otro planeta. Construidas entre finales del siglo XIX y principios del XX formaban parte del que iba a ser, según el proyecto, “el más europeo de los barrios madrileños”, el Madrid Moderno, una utopía que miraba al extranjero y soñaba con un extrarradio habitable y tranquilo “para recreo y solaz de sus habitantes”. Llegó a haber casi un centenar de estos “hotelitos” en la zona, colocados en hileras. Hoy sólo queda una docena, en las calles Roma y Castelar, atrapados entre anodinos edificios de pisos setenteros. Algunos están apunto de caerse, otros, irreconocibles tras una mata de hiedra, pero un puñado sobreviven, coloristas, excéntricos, delicadamente restaurados.

De su aire centroeuropeo destacan unos miradores de madera apoyados sobre finas columnas de hierro fundido. Al final de cada hilera había un fantasioso torreón con esferas de colores; sólo queda uno, lo reconocerán porque es la versión mini de la Casa de Las Bolas de la calle Goya, obra del mismo arquitecto, Julián Marín. Las fachadas neomudéjares hacen dibujos con el ladrillo y los azulejos de colores. Algunos tienen nombre -Villa Gloria, Villa Conchita, Villa Sara- y de sus miradores cuelga un farolillo que avisa de que el vecino está en casa.

Teresa Requena tiene la luz de la casa en la que nació encendida. Se asoma a la cancela de su minúsculo pero precioso jardín de entrada para recordar que “en tiempos”, cuando era niña, la calle era privada y salía a jugar sin coches. “Enfrente había una ristra de chalés preciosos…”, dice desde su isla, “los tiraron todos, fue un crimen”. En lo que esta profesora de piano llama “el torreón”, tiene el equipo de música y el caballete.

En el mirador vecino, Jesús Sánchez, de 34 años, tiene el ordenador y un archivo del que saca las escrituras de 1902 de la que fue la casa de su tía bisabuela. “Hotel sito en la zona de extrarradio”, lee el documento, “valorado en 13.600 pesetas”. Ahora está divido en tres “pisos normales”, que no conservan “los suelos entarimados, fogones vestidos de azulejos y paredes de papel pintado” que constan en el proyecto. Los vecinos comparten historias: siempre hay alguien en la puerta sacando fotos y les preguntan incesantemente si venden o alquilan… También cuentan lo difícil que resulta mantener un inmueble así: “Hay que conservar los elementos originales de la fachada, pero no existen ayudas públicas”, se quejan. Por dentro, han tenido que cambiar tuberías y calefacciones obsoletas, que en su momento, sin embargo, fueron un hito de progreso.

“El Madrid Moderno representaba la preocupación de la época por la vivienda higiénica y las clases medias”, explica la doctora en Historia del Arte Paloma Barreiro. “Fue una de las soluciones utópicas al hacinamiento y la insalubridad del extrarradio”. En 1888, el promotor Santos Pinela decidió hacer realidad en unos terrenos de su propiedad las ideas urbanísticas de políticos liberales como Segismundo Moret, Alberto Aguilera o Castelar.

El proyecto de Julián Marín se empezó a construir sin licencia, auspiciado por el Partido Liberal en el poder. Con 32 hotelitos construidos y 45 en obras, los conservadores llegaron al gobierno y pararon la obra. Tras años de litigios, el contratista Francisco Navacerrada se hizo con los terrenos, los legalizó y se cambió de arquitecto. Aparte del escándalo político, la estética del barrio también despertó alguna crítica. El cronista Pedro Repide escribió en 1925 que los chalés fueron “muy útiles para mejorar la cuestión de la vivienda”, pero describió el estilo de Marín como “un tanto chocarrero”. Azorín fue más lejos: “Todo chillón, pequeño, presuntuoso, de una vanidad cacareante, propia de un pueblo de tenderos y burócratas”, dijo del barrio.

Quizás no al gusto de todos, pero este puñado de casas desubicadas junto a la Plaza de Toros, es uno de los pocos ejemplos de vivienda modernista de Madrid. “Como tantas cosas de esta ciudad, el Madrid Moderno desapareció por culpa de la especulación”, explica Barreiro. “Puede que sobrevivan algunos hotelitos, pero el concepto urbanístico ya se ha perdido; lo importante era el conjunto, lo que queda es una reliquia”.

Atardece en la calle Roma y pasa Manolo Amago, el sereno del barrio, recogiendo las basuras. Lleva ejerciendo su puesto desde 1956. Unas calles más allá le han puesto una placa que le honra como “el último sereno de Madrid”. Él también es una reliquia.

Debate abierto para rediseñar Platerías y el Banco de España

Escrito por mpierres o 26 abril 2010

obras-remodelacion-banco-espanaEl Correo Gallego - 22.04.2010

El portavoz del PP, Conde Roa, pide que se diseñe “una fachada del siglo XXI” // Opina que con el nuevo edificio se ampliaría la plaza

El antiguo edificio del Banco de España es “un adefesio arquitectónico”, y el Consorcio, en lugar de conservar la fachada, debería derribarla y retranquear la nueva construcción.

El portavoz del PP en Raxoi, Gerardo Conde Roa, abrió ayer el debate sobre las obras de construcción del futuro Museo das Peregrinacións e da Cidade, en la plaza de Platerías.

El proyecto prevé conservar la fachada que da a esta plaza, y los trabajos de momento se centran en las excavaciones para colocar el sistema de sustentación.

Conde Roa señaló además que la demolición de la fachada no sólo permitiría ganar espacio en la plaza, sino que también se podría mejorarla dotando al edificio de una “fachada del siglo XXI”, en lugar de la de imitación barroca que tiene en la actualidad.

Una labor que opinó que se podría encargar al arquitecto Manuel Gallego: “Es un profesional de primer nivel y de prestigio internacional”, argumentó, tras esgrimir que este inmueble no forma parte del patrimonio de la capital gallega, sino que fue construido en torno al año 1940.

Según recordó, en el solar que ocupó el banco estaban unas casas construidas por Andrade, “que cerraban la plaza en un equilibrio perfecto”, y que fueron derribadas en 1936 por los militares que tomaron el mando en la ciudad”. Este “atentado contra el patrimonio” provocó, en su momento, “verdaderas protestas populares”.

Ahora, señaló Conde Roa, “tenemos una oportunidad histórica para solventar la deuda con unos compostelanos que, en un momento tan difícil, tuvieron el valor de decir lo que pensaban”.

Por último, señaló que el retranqueo permitiría una perspectiva mucho mejor de la Catedral, de forma que se vería la torre del reloj desde la Rúa Nova.

Las únicas limitaciones que consideró que se deberían establecer son las relacionadas con la altura del inmueble y los materiales.

Muere Bet Figueras, pionera del paisajismo en arquitectura

Escrito por mpierres o 23 abril 2010

figueras_beth

El periódico.com- Xavier Barrena - 16.04.2010

Sojuzgar, domesticar los grandes espacios abiertos, no acotados y casi sin referencias. Ese fue el reto vital de Bet Figueras, arquitecta paisajista fallecida ayer a los 53 años, víctima de un cáncer. En un momento en que el paisajismo en Catalunya tenía unos referentes remotos, como Nicolau Maria Rubió i Tudurí y Josep Fontseré, más ligados a la jardinería que, propiamente al espacio –ámbito de trabajo de la arquitectura–, Bet Figueres fue, junto con la también malograda Rosa Barba, la introductora de una nueva forma de intervenir en espacios, naturales o no, de difícil control. Su funeral se celebrará hoy a las 16.30 horas, en el tanatorio de la Ronda de Dalt
La llegada de los ayuntamientos democráticos y, por tanto, de un afán regenerador en lo urbanístico alcanzó no solo a plazas y calles, sino a parques, playas, jardines y espacios fluviales. Ese fue el habitat en el que Figueras desarrolló su obra. A diferencia de otras paisajistas, más que desarrollar una obra propia prefirió colaborar con grandes arquitectos, a los que fue contagiando poco a poco del valor de lo vegetal en sus proyectos. De los arquitectos, la creadora absorbió su versatilidad.

GRAN COLABORACIÓN / De entre todos los arquitectos con quien trabajó, cabe destacar, quizá, la labor realizada con Carlos Ferrater. De su mano intervino en las manzanas de la Vila Olímpica, en 1992, y en el jardín Botánico (1999), proyecto por el que obtuvieron el premio FAD.
Colaboró, también, en la configuración de la última gran transformación urbana vivida en Barcelona, la zona Fòrum, un área difusa, sin limites, donde Figueras, además de su conocida capacidad de trabajo, dio siempre muestras de jovialidad y dulzura, tanto con sus colaboradores directos como con cualquiera que trabajara en las oficinas de Infraestructuras del Llevant, la empresa municipal que realizó las obras.
Entre el legado de Figueras se hallan perlas como la rosaleda del parque de Cervantes en Barcelona, el jardín privado del arquitecto Óscar Tusquets, el de Bodegas Bilbaínas en Haro (La Rioja); el restaurante El Bulli, en Roses, y los hoteles La Florida y Omm, en la capital catalana.
Dado el desierto existente en España en cuanto al paisajismo, Bet Figueras se formó en Berkeley (EEUU), y Edimburgo. Miembro del Landscape Institute, trabajó también para que esta disciplina tuviera su acomodo, aunque fuera como un oasis, en la facultad de arquitectura de Barcelona, a través de los másters. Un oasis mediterráneo, por supuesto, como a ella le gustaba.

Os dejamos la siguiente galería de imágenes de uno de sus proyectos más reconocidos, el Jardín Botánico de Montjuic, en colaboración con Carlos Ferrater.