splash
Publicado por admin o 7 June 2011

Presidente: D. Manuel Abelleira Argibay  presidente.pontevedra@colexiodearquitectos.org
Tesoreira: Dña. María Pierres López tesorera.pontevedra@colexiodearquitectos.org
Secretario: D. Wenceslao López Velasco secretario.pontevedra@colexiodearquitectos.org
Podedes contactar directamente coa Xunta Directiva a través da seguinte dirección de correo:
xd.pontevedra@coag.es

 

Archivado o March, 2010

A axencia de control urbanístico incrementou un 4.200% os derribos

Escrito por mpierres o 30 March 2010

El Pais - Galicia -JOSÉ PRECEDO- 30.03.2010

Desde el 31 de julio de 1980, día en que el Gobierno de Adolfo Suárez transfirió las competencias sobre urbanismo a Galicia, hasta 2007, una única construcción ilegal fue demolida en la comunidad. Durante casi tres décadas, ese expediente de derribo fue toda la contundencia que demostraron siete gobiernos distintos frente a la anarquía inmobiliaria que reinó en el interior y la costa cuando estalló el boom urbanístico.

En sólo dos años, la Axencia de Protección da Legalidade Urbanística (APLU) que acaba de descabezar, previa modificación de sus estatutos, la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestruturas presidida por Agustín Hernández, había revertido esa situación. Durante 2008 y 2009, el organismo independiente que impulsó el bipartito ejecutó 42 órdenes de demolición, cinco en su primer año de funcionamiento y 37 el ejercicio pasado y firmó expedientes por los que incrementó sus sanciones hasta 8.335.859 euros.

Con una labor ingente por delante, la estrategia diseñada por el organismo cuando sus inspectores empezaron a pisar las obras pasaba por poner fin a la sensación de impunidad que amparaba a los infractores, ya fueran constructores o alcaldes. Proliferaron los expedientes de restauración de la legalidad (169 entre 2008 y 2009) y las excavadoras irrumpieron por fin en los solares para tumbar edificaciones ilegales. Las actas de inspección aumentaron al mismo ritmo que los medios de la APLU: en 2008 fueron 265, un año más tarde, 517. En este tiempo, los expedientes informativos se multiplicaron por cuatro hasta los 887 durante 2009 y se presentaron 208 recursos en los tribunales, incluidos los que pretenden anular las licencias y poner fin al desaforado crecimiento en Barreiros, y que el juez ya ha empezado a anular. Igual que los expedientes sancionadores, que pasaron de 12 a 44.

El grado de efectividad de sus acciones judiciales no deja lugar a dudas: los pleitos planteados por la agencia se resolvieron con 114 sentencias favorables y 18 desfavorables. En el caso de los juicios que afectaron a demoliciones y sanciones, el 99% cayeron del lado del ente adscrito al Gobierno gallego.

Además, en virtud de un convenio con la fiscalía, la documentación de los casos más graves se remitían al ministerio público que obtuvo de ese modo jugosa información con la que sustanciar sus denuncias, la última por prevaricación urbanística contra el alcalde de Barreiros, Alfonso Fuente Parga, del PP, tres de sus concejales y la arquitecta municipal, Marta Geada.

Esa fue la silenciosa labor que desde 2007 ha efectuado el ente al que ahora pretende restar competencias y personal la Xunta de Feijóo. Según fuentes próximas a este organismo, la relación de puestos de trabajo que diseña su nueva directora, María Fernández Allegue, prescindirá de 16 técnicos (dos inspectores, ocho subinspectores, tres jefes de sección y tres auxiliares administrativos) que previsiblemente pasarán a depender directamente de la consellería. Ésta también se ha reservado la capacidad para destituir y nombrar al director de la APLU, hasta ahora a salvo de presiones políticas.

Desde que la consellería de Política Territorial de María José Caride la puso en marcha, los técnicos de la agencia resolvieron 539 solicitudes de autorización sobre usos en zonas de servidumbre (los primeros 100 metros de la costa). Una tarea que ya no ocupará más a sus funcionarios puesto que el cambio de los estatutos además de servir en bandeja el cese de su anterior director, Hipólito Pérez, otorga esa atribución, la de permitir infraestructuras junto al mar (aparcamientos, chiringuitos, piscifactorías y paseos marítimos municipales) a la Dirección Xeral de Urbanismo.

Durante los dos últimos años, sus funcionarios atendieron 1.000 consultas efectuadas por técnicos y personal municipal, y 12.000 efectuadas por los ciudadanos.

Pese a la falta de colaboración de algunos alcaldes, los inspectores de la Xunta habían empezado a detectar una disminución de las obras que comienzaban sin licencia autonómica. Esa es la constatación que arrojan las inspecciones en todas las provincias salvo en la de Pontevedra en la que se siguen detectando contrucciones irregulares.

“É mellor cortarse as mans que destruir unha herencia”

Escrito por mpierres o 30 March 2010

Rafael Manzano Martos, arquitecto español galardonado con el prestigioso Premio Driehaus

Rafael Manzano Martos, arquitecto español galardonado con el prestigioso Premio Driehaus

El Correo Gallego - 28.03.2010

Rafael Manzano Martos recibió ayer en Chigaco el premio Richard H. Driehaus, el más prestigioso de arquitectura clásica en el mundo ·· “La gente se ha lanzado de cabeza a la modernidad, sin el menor sentido crítico”

 

 

Rafael Manzano Martos es un arquitecto español “clásico”, muy respetuoso con el pasado, para quien “es mejor cortarse las manos que destruir una herencia arquitectónica”. Ayer mismo recibió en Chicago el premio Richard H.Driehaus, el más prestigioso de arquitectura clásica del mundo.

Su carrera al frente de labores de recuperación y conservación de monumentos como los Reales Alcázares de Sevilla, la Mezquita de Córdoba, la ciudad de Medina Azahara o la Alhambra de Granada, y sus propios proyectos le han valido el reconocimiento del jurado a “su habilidad para aplicar los ideales clásicos a la arquitectura vernácula” y “para combinar numerosas influencias culturales”, a “su respeto al pasado y su legado al futuro”.

“En España está más de moda la modernidad, y el premio me lo han dado porque ya soy el único que hace estas cosas en España”, comenta este catedrático emérito de Arquitectura.

A sus 73 años, lleva más de medio siglo impartiendo clase, aunque dice encontrarse “un poco en solitario” en España, como “el último (alumno) del plan antiguo”, y en el olvido de sus contemporáneos desde la muerte de maestros suyos como Gómez Moreno, Torres Balbás, Iñíguez Almech o Chueca Goitia, que fueron, dice, “los hombres más grandes que ha tenido este país”.El Premio Driehaus, que está dotado con 200.000 dólares (unos 147.000 euros), el doble que el Pritzker, y que otorga la Universidad de Notre Dame (Indiana, EEUU), le llega a Manzano Martos en una época, afirma, en la que “todo es válido” y “la gente se ha lanzado de cabeza a la modernidad, sin el menor sentido crítico”.

De ahí que este defensor de “la perfección de equilibrio entre el todo y las partes”, es decir de la armonía en las “ciudades herederas” o ciudades monumentales clásicas, se lamente de la ausencia de belleza en esos espacios urbanos cuando ciertas edificaciones de estilo moderno son mal integradas.

Esa desarmonía, explica, genera un coste, que es “la destrucción del pasado, la destrucción de la gran herencia arquitectónica y urbanística de Occidente”, y, dice, “es mejor cortarse las manos que destruir una herencia”.

Para Rafael Manzano Martos (Cádiz, 1936) “el clasicismo de hoy en día tiene que ser minimalista”, pues “el lenguaje clásico hay que interpretarlo en cada momento y en cada siglo de una manera distinta”.

“El clasicismo es una herencia lingüístico-arquitectónica que viene del templo griego, y ese lenguaje ha perdurado a lo largo de veinte siglos en Occidente por lo menos; es el lenguaje -apostilla- que se percibe en una iglesia gótica, un templo romano o griego o una mezquita”.

La arquitectura clásica “implica un lenguaje ya definido, que tenía una virtud: su capacidad de trasmisión didáctica”, considera Manzano, para quien, en cambio, “la modernidad, por su sentido abstracto y casi puramente intuitivo, no es prácticamente trasmisible” en las aulas.

A este historiador de la arquitectura occidental e islámica, las obras de restauración en monumentos islámicos le han dado una satisfacción “impagable” cuando ha logrado “el conocimiento profundo del lenguaje arquitectónico” y hallado “las raíces estilísticas del lenguaje de un edificio”. Y ahora que recibe el más prestigioso premio de arquitectura clásica en Chicago (EEUU), “cuna del lenguaje moderno” en la arquitectura, dice, recomienda a las generaciones futuras “mirar con ojo crítico”, una cualidad que “en gran parte -afirma- está perdida”.

Reddot Design Award : apartado materiais de construción

Escrito por mpierres o 29 March 2010

litraconDurante os vindeiros días iremos facendo referencia aos premios Reddot de Deseño, amosando as creacións máis innovadoras dentro do ámbito da arquitectura, mobiliario ou construcción.

Moitas son as empresas que aspiran a acadar o premio reddot para os seus deseños, como marca de calidade indiscutible.

LiTraCon_ Hormigón Translucido

categoría: “lo mejor de lo mejor” ano 2005

 LiTraCon_ - (Light-Transmitting Concrete) é un material de construción innovador con características translúcidas -unha mistura de fibra de vidrio e áridos finos de formigón.

 

Máis información

Os xaponeses Sejima e Nishizawa, Premio Pritzker

Escrito por mpierres o 29 March 2010

sanaaEuropapress - 29.03.2010

Los japoneses Kazuyo Sejima y Ryue Nishizawa ganaron el principal honor de su profesión, el Premio Pritzker de Arquitectura, siendo elogiados por su uso de la luz y las transparencias en edificios construidos en distintos países del mundo.

   Sejima y Nishizawa son socios en la firma de arquitectura SANAA. Esta es la cuarta ocasión en la cuál el codiciado galardón -descrito ocasionalmente como el equivalente del Premio Nobel en el mundo de la arquitectura- va a arquitectos japoneses.

   El jurado del Premio Pritzker describió el trabajo de ambos profesionales en Japón, Alemania, Inglaterra, España, Francia, Holanda y Estados Unidos como delicado, poderoso, preciso, fluido e ingenioso, aunque no demasiado o abiertamente recurrente.

   Ambos fueron alabados en una declaración del jurado “por la creación de edificios que interactúan exitosamente con sus contextos y las actividades que contienen, creando una sensación de plenitud y riqueza experiencial”.

   “La arquitectura de Sejima y Nishizawa explora las ideas de luminosidad y transparencias y lleva los límites de esos conceptos a nuevos extremos”, dijo en un comunicado Martha Thorne, directora ejecutiva del premio.

   El primer proyecto de SANAA en Estados Unidos comenzó a ser construido en el 2004 en Ohio y fue completado en el 2006 -el Pabellón de Vidrio para el Museo de Arte de Toledo- y también diseñaron el Nuevo Museo de la Ciudad de Nueva York, que fue terminado en el 2007.

   El jurado también mencionó dos proyectos en Japón: el Museo O en Nagano y el Museo de Arte Contemporáneo del Siglo XXI en Kanazawa.

   Entre otros edificios que han diseñado están el teatro De Kunstline en Holanda, la escuela Zollverein de Administración y Diseño en Essen (Alemania), y una estructura que estuvo ubicado durante tres meses en el césped del Pabellón Serpentine en Londres.

   Sejima expresó su alegría y apuntó que se sentía muy honrada por recibir el premio. “He estado explorando cómo puedo hacer una arquitectura que se sienta abierta, algo que siento es importante para una nueva generación de arquitectos”, dijo ella en un comunicado.

   Los japoneses que anteriormente ganaron el premio son el fallecido Kenzo Tange (1987), Fumihiko Maki (1993) y Tandao Ando (1995). El premio -un medallón de bronce y 100.000 dólares- es entregado en un lugar distinto cada año. La ceremonia para Sejima y Nishizawa se realizará el 17 de mayo en la isla Ellis, en Nueva York.

A Xunta quita competencias e persoal á axencia de legalidade urbanística

Escrito por mpierres o 28 March 2010

El Pais- J. PRECEDO / X. M. PEREIRO- 28.03.2010

El órgano pierde a 16 técnicos y la tutela sobre los 100 primeros metros de costa

Nació en 2007 como una agencia independiente para poner coto al urbanismo desaforado y al enjambre de grúas que acechaba la costa gallega en pleno boom immobiliario. Un freno al “ti vai facendo” que presidió durante décadas las relaciones entre algunos alcaldes y promotores, certificación última del todo vale que ha imperado en la construcción.

Con ese objetivo, el Gobierno de Emilio Pérez Touriño creó en 2007 la Axencia de Protección da Legalide Urbanística (APLU). El bipartito se valió entonces de los mismos técnicos que ya trabajaban para Alberto Núñez Feijóo en su etapa como vicepresidente de la Xunta y conselleiro de Política Territorial. Pero decidió blindar las competencias de este organismo y poner el trabajo de los inspectores a salvo de las presiones del poder político y de los alcaldes.

Los estatutos establecían que los sucesivos directores de la APLU tendrían mandatos asegurados de cuatro años. Como la agencia arrancó en 2007 no coincidirían con las legislaturas del Gobierno de turno. Era la excusa perfecta para que ningún conselleiro tuviera la tentación de influir sobre el trabajo de los inspectores urbanísticos. Ese estatus especial y sobre todo la rigurosa defensa del territorio que llevó a la agencia a multiplicar los expedientes por infracciones nunca contó con el respaldo de los alcaldes. Sólo 45 de los 315 municipios se adhirieron durante estos tres años voluntariamente a la agencia, pensada también para tutelar las competencias urbanísticas en los ayuntamientos más pequeños que apenas cuentan con medios para hacerlo.

La desconfianza de los alcaldes (de todos los partidos) fue a más cuando la APLU empezó a instruir expedientes y a revisar licencias urbanísticas con sus inspectores sobre el terreno. El caso más paradigmático fue el de Barreiros, en la Mariña lucense, que desembocó en 44 recursos por la vía de lo contencioso-administrativo que el bipartito presentó contra cada una de las licencias otorgadas por el alcalde Alfonso Fuente Parga, para edificar 3.174 viviendas en suelo sin urbanizar.

En virtud de un convenio que Manuel Fraga firmó aún como presidente en 2004 con el Fiscal General del Estado, Cándido Conde Pumpido, Xunta y ministerio público se comprometían a intercambiar información sobre hechos presuntamente delictivos. Esa declaración de intenciones derivó en un acuerdo de colaboración entre la APLU y el ministerio público suscrito el pasado septiembre para colaborar en la persecución de delitos relacionados con la construcción. La nueva fórmula irritó al conselleiro de Medio Ambiente y Territorio, Agustín Hernández, que ya entonces mostró en público su contrariedad por el acuerdo. Hernández supo entonces que la Justicia pondría el punto de mira sobre la forma de entender el urbanismo de varios alcaldes, algún histórico del PP, pero también socialistas y nacionalistas.

El conselleiro temía -porque había visto la espectacular foto aérea de Barreiros que ocupaba toda una pared en la sede de la Axencia de Protección da Legalidade Urbanística con las edificaciones irregulares marcadas en rojo- que este alcalde de la Mariña lucense podría ser el primero en entrar en los juzgados. No se equivocaba. La denuncia contra el alcalde de Barreiros, Alfonso Fuente Parga, la firmó el fiscal jefe de Lugo a mediados de diciembre pasado y toma como base los informes de la APLU.

El ministerio público acusa al regidor y a tres de sus concejales, así como a la arquitecta municipal, de prevaricación urbanística, por conceder a lo largo de todo el año 2006 los permisos pese a los informes contrarios de la secretaria del Ayuntamiento y el requerimiento de la anterior Consellería de Política Territorial para que no lo hiciese.

Son varios los funcionarios consultados que afirman que entonces se fraguó la destitución de Hipólito Pérez como director de la axencia. No era ningún secreto, porque por aquel entonces, finales de diciembre, principios de enero, un importante alto cargo de la consellería de Territorio se permitía admitir en público que tal vez Pérez fuese “demasiado estricto” para ese puesto.

La destitución del que había sido subdirector de Disciplina Urbanística con Feijóo hasta 2005 se fraguó el jueves 11 de marzo en el Consello de la Xunta, sin que el presidente comunicase la decisión a la prensa. Hernández explicó después que la incorporación de María Martínez Allegue, ex secretaria de los ayuntamientos de Mos y Tui, al puesto en sustitución de Hipólito Pérez buscaba fomentar “la cooperación con los ayuntamientos”. Pese a esa declaración, tanto Henández como el presidente de la Federación de Municipios e Provincias, el socialista Carlos Fernández, se apresuraron a desmentir que los alcaldes hubieran presionado para relajar el control de la agencia, a la que el propio Fernández, regidor de Ames, siempre se negó a adherirse.

Una semana más tarde, fue el propio Feijóo quien reconoció que su Gobierno decidió modificar los estatutos para que el director de la agencia no tuviese “especifidades” respecto a otros directores generales. Dicho en lenguaje llano: la inspección, el control urbanístico y la potestad de sancionar vuelven a depender directamente del poder político.

La purga en la Axencia de Protección da Legalidade Urbanística había comenzado meses antes. Con el director, desde la llegada del PP a la Xunta, han caído su segunda, Isabel García, y tres de los cuatro jefes de servicio provinciales, a excepción del de Ourense. Además de descabezar el equipo que había puesto en marcha este organismo, la nueva relación de puestos de trabajo que está elaborando la dirección del ente prescinde de 16 técnicos (dos inspectores, ocho subinspectores, tres jefes de sección y tres auxiliares administrativos) que previsiblemente pasarán a depender directamente de la consellería.

El cambio de los estatutos de la APLU operado por el departamento de Hernández le sirvió además para hacerse con competencias hasta ahora en manos de la agencia: desde ahora el poder para autorizar obras y usos en los primeros 100 metros de la costa recaerá también sobre la consellería. El conselleiro de Territorio recupera la potestad para autorizar paseos marítimos municipales, chiringuitos, aparcamientos e incluso infraestructuras para piscifactorías en la zona de servidumbre.

Expedientes sin color político

El balance de su actividad en 2009 explica bien el funcionamiento de la Axencia de Protección da Legalidade Urbanística. El año pasado acometió 517 inspecciones en 55 ayuntamientos, abrió 237 expedientes de reposición de la legalidad urbanística e impulsó sanciones por 6,8 millones de euros.

La APLU interpuso 282 recursos administrativos, entre ellos los 44 de Barreiros, de los que 261 ya están resueltos. Los tribunales han fallado a su favor en el 99% de los pleitos que ha planteado y ha dictado 92 órdenes de paralización para frenar obras que no contaban con la autorización autonómica.

Su grado de independencia, permitió que en pleno mandato del bipartito, la Axencia instruyese un expediente contra el entonces conselleiro de Medio Ambiente, Pachi Vázquez, por unas obras en su casa que denunció el alcalde de San Amaro (PP). Los inspectores de la Axencia tramitaron todo el expediente que derivó en una propuesta de sanción a Vázquez, cuando éste ya ejercía como secretario general del PSdeG. El PP, incluidos Feijóo y su secretario general, Alfonso Rueda, airearon el expediente de la APLU en vísperas de las elecciones europeas y Vázquez llegó a denunciar por la vía penal a la agencia. La misma que la Xunta se propone ahora desmantelar.

A Xunta introduce cambios no contido do Plan do Litoral para permitir a sede xudicial de A Parda

Escrito por mpierres o 26 March 2010

Faro de Vigo - 26.03.2010- N. DAVILA - PONTEVEDRA

Medio Ambiente suprime a Protección de Bosque á parcela elexida para o futuro edificio de xulgados e que imposibilitaba a súa execución

Las advertencias que desde hace varias semanas lanza el gobierno local sobre las limitaciones urbanísticas y edificatorias que provocará el Plan do Litoral (POL) en el municipio de Pontevedra no parecen tan “incendiarias” como denuncia el PP. Al menos así se desprende de un informe que acaba de emitir la Dirección Xeral de Sostibilidade e Paisaxe de la Consellería de Medio Ambiente referida a una de las parcelas sobre las que el Concello había alertado: el solar reservado en A Parda para albergar el futuro edificio judicial. La Xunta ha eliminado las protecciones aplicadas en el POL a esos terrenos, con el fin de permitir la construcción de la citada sede judicial.
Esta medida, que pasa de otorgar una severa Protección de Bosque a la zona a suprimir directamente cualquier tipo de cautela, sin términos medios, da la razón, al menos en apariencia, al gobierno local cuando alertó de que con las limitaciones del POL resultaría imposible levantar un edificio en esa parcela. De hecho, el informe conocido ayer, y hecho público por la concejala de Urbanismo, Teresa Casal, fue expresamente solicitado por el concello a la Consellería de Xustiza, con el fin de aclarar las posibilidades urbanísticas de la parcela. El departamento que dirige Alfonso Rueda solicitó esas aclaraciones a Medio Ambiente y la respuesta ha sido bastante rotunda: un solar que inicialmente se consideraba un “bosque”, queda ahora “fuera del ámbito de aplicación del POL” ya que la vegetación que alberga es de “carácter mixto, con una funcionalidad y valores muy limitados”, según se comprobó en una “visita” a la zona.
Se trata, por tanto, de la primera modificación concreta del Plan do Litoral que realiza la Xunta en el municipio de Pontevedra. Teresa Casal subrayó ayer que “este medida, además de permitir la construcción del edificio judicial, viene a suponer una clara desautorización del Gobierno gallego a su delegado territorial, José Manuel Cores Tourís”, que en su día dijo que el POL no suponía obstáculo alguno para edificar en esa parcela de A Parda. Otras fuentes del gobierno local han apuntado que “si la Xunta se equivocó en este caso, también lo ha hecho en otros muchos puntos del municipio”, por lo que solicitan que se realicen las mismas revisiones de A Parda en todo el concello.

Informe

En concreto, el informe conocido ayer y firmado el pasado día 22 por Manuel Borobio, director xeral de Sostibilidade e Paisaxe, dice que “la parcela se encuentra en el ámbito que el POL reconoce como de ordenación, ámbito en el que serán autorizables los usos y edificaciones permitidos por el planeamiento urbanístico conforme a las características y naturaleza de los suelos. La existencia en la parcela de vegetación de interés (digitalizado como zona boscosa un área interior de la trama urbana) forma parte de la revisión cartográfica que se realiza durante esta fase de informe de los concellos.
En este caso concreto, se visitó la parcela y se constató que se trata de una vegetación de carácter mixto, con una funcionalidad y valores muy limitados, y que no tiene dimensión o entidad suficiente a escala territorial del documento elaborado y por lo tanto, se considera que no cumple las condiciones para considerarla Protección de Bosque. Por ello, será revisada esta cartografía y eliminada la protección de bosque en la versión para la aprobación inicial del POL”.

O edificio Clesa sálvase

Escrito por mpierres o 25 March 2010

El Pais - M. JOSÉ DÍAZ DE TUESTA - 24.03.2010

clesa_elpaisEl mal recuerdo que dejó la demolición del edificio La Pagoda, de Miguel Fisac, en 1999, sobrevuela de vez en cuando sobre algunas obras emblemáticas de la etapa moderna firmadas por los mejores arquitectos españoles. Alejandro de la Sota (Pontevedra, 1913-Madrid, 1996) fue uno de ellos, el autor del gimnasio del colegio Maravillas, una joya de 1962 que sigue asombrando al mundo. La central lechera Clesa (1961), en la calle del Cardenal Herrera Oria, es otro de sus edificios importantes porque fue uno de los primeros en los que se utilizó para su estructura hormigón pretensado (evita pilares y permite espacios más diáfanos), adelantándose a su tiempo.

La obra ha pasado por varios propietarios. Entre otros, Parmalat, y después la familia Ruiz Mateos, que es ahora la dueña. Se especuló con que acabaría derruido para construir viviendas. Entonces, la Fundación Alejandro de la Sota (alejandrodelasota.org, un modelo de archivo digitalizado con más de 3.000 documentos para consulta) pidió ayuda al Colegio de Arquitectos y envió una carta al alcalde de Madrid. Ahora, la Concejalía de Urbanismo ha confirmado que el inmueble está en trámite para ser incluido en el listado de edificios modernos y ser catalogado como protegido, para otorgarle una protección alta o muy alta. “La protección es importante, pero también lo es llegar a tener conciencia de que debemos de cuidar el patrimonio arquitectónico; sólo la protección no garantiza un adecuado mantenimiento”, explica Teresa Couceiro, directora de la fundación. “Deberíamos tomar ejemplo de Berlín, donde toda la arquitectura moderna está impoluta porque existe conciencia política y ciudadana”. El colegio mayor César Carlos, en Madrid, del Ministerio de Educación, es un buen ejemplo de edificio en uso y que a pesar de tener la máxima protección sufre deterioro. El rector, David Lafuente, asegura: “Hay losetas que se están cayendo. Sorprende que un edificio con estos niveles de protección y con su historia esté así. Estamos en conversaciones con el ministerio”.

clesaLa Fundación Caja de Arquitectos ha publicado ahora una exhaustiva monografía, Alejandro de la Sota, de Iñaki Ábalos, Josep Llinás y Moisés Puente, que incluye, además de manuscritos y descripciones de los proyectos que él mismo redactaba (tenía también buena pluma), una clasificación de todos sus edificios, los que siguen en pie y los que sucumbieron a la voracidad urbanística. Como ocurrió con el poblado de Fuencarral (1956), que pese a ser construcciones muy baratas contenían una preocupación estética, y su magnífica casa Arvesú (1955) en Madrid, demolida en 1987.

Puente, uno de los autores, recorre las tres etapas de De la Sota. “La del inicio, en la posguerra, cuando ensaya distintos lenguajes en la arquitectura popular de los poblados, con toques expresionistas, pero sin dejar de ser tradicional. Otra etapa clásica, la más conocida, cuando firma sus mejores obras, como el Gobierno Civil de Tarragona, Maravillas o Clesa. Y, en los setenta, cuando pierde la cátedra en la Escuela de Madrid y se recluye. Entonces se dedica a estudiar sistemas prefabricados ligeros que utiliza en el edificio de Correos de León, en 1984. Es su etapa menos conocida y valorada, pero demuestra la virtud de poder reinventarse”.

Uno de los siete hijos que tuvo el arquitecto, y que lleva su nombre, destaca del padre su honestidad. “Era optimista, con sentido del humor y muy apasionado”, recuerda. “Y muy exigente en su trabajo. Rechazó muchísimas obras porque no estaba de acuerdo con el cliente. Cerró el estudio dos veces y tuvo que recurrir a su puesto de funcionario de Correos. Mi madre tuvo mucho mérito, nunca le influyó en sentido contrario y esa actitud, con siete hijos, es muy loable”.

Bruce Graham, arquitecto namorado de Barcelona

Escrito por mpierres o 25 March 2010

arquitecto_bruce_graham1El Pais - David Alandete - 25.03.2010

Bruce Graham, el arquitecto que con sus edificios diseñó la silueta de Chicago, autor del hotel Arts de Barcelona, amigo de los artistas catalanes Joan Miró y Josep Llorens Artigas y enamorado de Cataluña, falleció en su casa de Florida, en Estados Unidos, el pasado 6 de marzo, a los 84 años de edad, a causa de un deterioro de su salud por la enfermedad de alzhéimer, según confirmó su familia.

A Graham se le conoce por dos de los edificios que revolucionaron el paisaje urbano de Chicago, y regeneraron aquella ciudad y su centro histórico, conocido como The Loop. El primero fue edificado entre 1965 y 1970, el Hancock Center, de 344 metros de altura. El segundo, que históricamente se ha llamado Sears Tower (renombrado recientemente como Willis Tower), fue construido entre 1970 y 1973 y, con 442 metros, fue hasta 1998 la torre más alta del mundo.

En sus creaciones, Graham perfeccionó el diseño de los edificios tubo. Explicó ese concepto en un testimonio de 1998 para la confección de una historia oral del Instituto de Arte de Chicago: “Un tubo interior aguanta poco peso porque es muy pequeño. Desde ese tubo interno se extiende el tubo externo, sobre el que se pone la mayor parte del peso, en las paredes exteriores. Eso es lo que lo hace estable”. De ahí que muchas de sus estructuras muestren, en su exterior, vigas cruzadas en forma de equis que afianzan la estructura.

El arquitecto, admirador de uno de los padres de la arquitectura moderna, Ludwig Mies van der Rohe, definió en una ocasión su estilo como “claro, libre de modas, un enunciado simple de la verdad”. “No me interesan los edificios aislados, sino cómo una ciudad se expande”, añadió en aquella entrevista de 1998. Citó como su credo una máxima de Mies van der Rohe: “La arquitectura no es algo que pertenezca sólo a nuestros días. Pertenece a toda una época”.

“Cuando voy a España soy totalmente catalán”, dijo. Graham era un enamorado de Barcelona y se proclamaba gran amigo y admirador de Pasqual Maragall. Su romance con la ciudad condal comenzó cuando trabó amistad con Joan Miró y con el ceramista Josep Llorens Artigas. Pasó alguna temporada con ellos en Mallorca y Barcelona.

Graham diseñó en 1989 una serie de estudios para artistas de la Fundació Llorens Artigas. “Fue un honor diseñarlo”, dijo el arquitecto una década después. Entonces conoció a Maragall, alcalde de Barcelona. Y con motivo de los Juegos Olímpicos de 1992, el alcalde reclutó al arquitecto para el plan de renovación integral a la que iba a someter a la ciudad.

El arquitecto tenía sus ideas sobre los problemas urbanísticos de la capital catalana. “Franco había maldecido a Barcelona. En el sur, hacia al aeropuerto, puso todas las fábricas en la playa. Al norte había una vieja estación de trenes con vías que avanzaba hacia Francia. El alcalde quería deshacer todo aquello”. A Graham le encargó lo que había demostrado que sabía hacer muy bien: un rascacielos. Así diseñó el hotel Arts, gestionado por la compañía Ritz Carlton.

“La mejor experiencia de ese diseño es, que para mí, como una estructura alta, representa perfectamente lo que he intentado hacer por un largo tiempo”, dijo el arquitecto. “La estructura de acero está ahí afuera, todo pintado en blanco sin cubiertas de aluminio, y cuando estás en un apartamento ves a través de sus diagonales hacia el mar, eso es lo que siempre soñé hacer en un edificio alto. No hay más lecciones que quiera dar en arquitectura”.

Nacido en 1925 en Colombia, criado en Puerto Rico, no se mudó a EE UU hasta que cumplió 15 años y obtuvo una beca para estudiar ingeniería en la Universidad de Dayton, en Ohio. Se alistó en la Marina y estuvo de servicio en Filipinas durante la II Guerra Mundial. Era viudo desde 2004 y a su muerte deja un hijo, de nombre George.

O novo icono de Bilbao

Escrito por mpierres o 23 March 2010

El Pais - INÉS P. CHÁVARRI- Bilbao - 22.03.2010

bibliotecadeusto1La Biblioteca de Deusto se convierte en parada obligatoria de turistas y arquitectos - Su directora muestra los entresijos del edificio

Armados con cámaras de foto lo observan y tocan todo. Como el miope, a tan sólo cinco centimetros, para escrutar las vetas de la madera o como un niño pequeño que no tiene reparos en tirarse por el suelo. Un grupo de seis alumnos, tres chicos y tres chicas, de la escuela de arquitectura de la Universidad de Harvard están de visita en la biblioteca de Deusto, en Bilbao. Les acompaña uno de sus profesores Spiro Pollais y la directora del archivo, Nieves Taranco.

Recorren las cinco plantas del edificio diseñado por Rafael Moneo y abierto al público hace poco más de un año. Desde entonces se ha convertido en un icono arquitéctonico de Bilbao y parada imprescindible de turistas, artistas y estudiantes de arquitectura de visita en la ciudad. La biblioteca cuenta con cerca de un millón de vólumenes, 1.000 puestos de lectura y unas 350.000 entradas al año.

Taranco desengrana los secretos de su biblioteca y todo aquello que el usuario nunca podrá ver. Como el espacio angosto, de apenas medio metro, que separa las dos fachadas del edificio y que alberga la iluminación. Dirige a los visitantes hasta el último piso y tras una puerta de emergencia les invita a salir al pasillo, con suelo de rejilla, no apto para quien sufra vértigo. Un “oh” infinito acompaña la sonrisa de los alumnos.

La directora les explica el lenguaje de la construcción y cómo se comunica con su entorno. O “los dos diálogos del edificio” con el Guggenheim, a su derecha, y con la Universidad a la que pertenece, del otro lado de la Ría. Hace un alto en una de las salas vacías para no interrumpir el trabajo de los que estudian. Sólo dos de las esquinas del edificio cuentan con amplios ventanales desde donde se puede contemplar el exterior. Son las dos aristas que dan a sus ya referidos vecinos. Las dos únicas vistas que se otean desde el archivo.

Pero lo que colma la curiosidad inquisidora de los visitantes es el depósito de libros antigüos. Una habitación cuadrada de dos alturas que esconde 70.000 ejemplares. Incunables, obras impresas del siglo XVI al XVIII bajo una temática multidisciplinar: filosofía, teología, derecho o estudios vascos. La sala, revestida de madera sin tratar, cuenta con un sistema de conservación para controlar la temperatura y la húmedad.

“Los libros son elementos que están vivos y tienen que vivir en su medio. Su piel responde a las variaciones de temperatura, al igual que el papel. Hay que cuidar que no salgan hongos y las plagas de insectos”, detalla la directora.

Aquí también deja a los visitanes hacer a su antojo. Palpan los libros, curiosean entre biblias y atlas del siglo XVI. “¿Podemos tocarlos?”, preguntan los alumnos de Harvard. “Los libros están hechos para tocarlos. Eso sí, con cuidado”, autoriza Taranco. “Y, ¿América?”, inquieren.

A idea arquitectónica de Archigram devolve os soños dos sesenta

Escrito por mpierres o 21 March 2010

archigram-sala-pasianEl Mundo - Valladolid - 20.03.2010

A principios de los años 60, Peter Cook, Warren Chalk, Ron Herron, Dennis Crompton, Michael Webb y David Greene unieron sus fuerzas para crear Archigram, un vanguardista estudio de arquitectura que surgió a partir de la Architectural Association en Londres. La sala de exposiciones del Museo de Pasión, en Valladolid, se ha transformado para acoger hasta el próximo 2 de mayo la muestra ‘Archigram. Experimental Architecture 1961-74′, que reúne los sueños frustrados de seis inventores de espacios, que imaginaron coloristas mundos imposibles.

El acceso al recinto despierta ya irremediablemente la atención del visitante, con la sala central presidida por el ‘cushicle’, acrónimo de air CUSHion vehICLE, un diseño firmado por Michael Webb para el estudio en 1966 que le permite a una persona llevar un completo ambiente doméstico en su espalda. A modo de gran burbuja, este artefacto incluye comida, agua, radio, una televisión miniatura y un aparato de calefacción, todo ello dentro de un espacio delimitado por plástico que aporta total autonomía a su ‘habitante’.

Quimeras imposibles, en suma, que desvelaron una nueva forma de entender la vida, de reinterpretar los espacios y de reinventar el entorno urbano, atentando contra la funcionalidad que preside tradicionalmente en los diseños arquitectónicos. Ninguna de ellas se convirtió en realidad, pero su impronta se dejó sentir en generaciones posteriores, influyendo en objetos cotidianos y en espacios que rompieron años después con la geometría de las ciudades como el Centre Pompidou, en París.

Inauguración

Precisamente ese espacio parisino, como el MOMA de Nueva York, han albergado previamente esta muestra, que recala por primera vez en España y que ha despertado “un interés mediático previo sin precedentes en Valladolid”, según explicó el alcalde de la ciudad, Francisco Javier León de la Riva.

El primer edil acompañó en la inauguración de la exposición a Dennis Crompton, uno de los integrantes del grupo, que durante los últimos seis días ha coordinado personalmente el montaje de la compleja y superpoblada muestra.

Collages, dibujos, maquetas, música psicodélica, proyecciones, lonas, bocetos, pancartas colgantes, artilugios y estética pop asaltan al espectador de una muestra que alberga también en la antigua capilla una cuidada reproducción del estudio donde trabajaban los integrantes del movimiento donde no faltan las mesas, tocadiscos o reglas con que diseñaban sus trabajos.

En la planta superior, donde se ha reservado un espacio para proyecciones evocadoras, se ha recreado además una plácida escena de pic-nic familiar, donde no falta el césped, un perro reproducido a escala real y todo tipo de aderezos tecnológicos presidiendo el espacio. “Vivimos en un mundo tecnológico”, no podemos olvidar eso, recalcó Crompton en su intervención.

Según explicó, mientras Archigram siguió funcionando, “los arquitectos que conformábamos el grupo no estábamos imaginando el futuro, sino trabajando sobre el presente, creando el mundo que queríamos tener, y basándonos en los que veíamos en los 60″.

Futuristas, a su pesar, y deudores de la imaginería del consumo masivo, se inspiraron en la tecnología con el fin de crear una nueva realidad que fuese expresada solamente a través de proyectos hipotéticos, que no se llegaban a ejecutar. En el panfleto ‘Archigram I’, publicado en 1961, recopilaron sus planteamientos de base, que se apoyaban en infraestructuras ligeras y tecnología punta, medios desechables y cápsulas espaciales.

En La Pasión pueden verse ejemplos de sus falsos cielos suspendidos con globos aerostáticos, bosquejos de una Ciudad de la Anarquía imaginaria, o entornos en pleno proceso de mutación y transformación irreversible.

La crisis económica global que se vivió en 1974, con el alza de los precios del petróleo y los problemas políticos globales acabaron con el estudio, y sus integrantes volvieron a centrarse en la educación y en la parte más teórica de la arquitectura. “Nuestra intención no era construir, sino experimentar, sin comprometer a la sociedad a nuestros diseños”, sentenció Crompton hoy en Valladolid.