replicas de relojes
replicas de relojes splash
Publicado por admin o 7 junio 2011

Presidente: D. Manuel Abelleira Argibay  presidente.pontevedra@colexiodearquitectos.org
Tesorera: Dña. María Pierres López tesorera.pontevedra@colexiodearquitectos.org
Secretario: D. Wenceslao López Velasco secretario.pontevedra@colexiodearquitectos.org
Podeis contactar directamente con la Junta Directiva a través de la siguiente dirección de correo:
xd.pontevedra@colexiodearquitectos.org

 

Archivado en 4 enero 2010

La otra gran transformación urbana (..que foi da pontevedra da Restauración)

Escrito por mpierres o 4 enero 2010

Imaxe de ambiente do recinto da Alameda pontevedresa a finais do século XIX

Imaxe de ambiente do recinto da Alameda pontevedresa a finais do século XIX

La Voz de Galicia - 3.01.2010

Los cambios urbanísticos de la última década se reencuentran en el entorno de la Alameda con la importante reforma de finales del siglo XIX

La construcción del aparcamiento subterráneo y la reforma de la plaza de España, donde confluyen el centro histórico y el ensanche de la Alameda, supone un punto de encuentro entre la transformación urbana que está experimentando la ciudad en esta primera década del siglo XXI y la que se produjo a finales del siglo XIX.

Desde hace varios meses, la valla que oculta la obra del párking permite repasar en imágenes y textos la Pontevedra del período conocido como la Restauración (1875-1900), cuando se fraguaron numerosos proyectos que aún hoy definen el paisaje urbano.

El historiador y archivero municipal, Enrique Sotelo, comisario de esta original exposición al aire libre, nos remite a un momento en el que el casco pontevedrés tenía aproximadamente 8.000 habitantes y la mayoría de la población se dedicaba a tareas relacionadas con el sector primario (agricultura, ganadería y pesca), aunque ya se advertía -se dice- un desarrollo del comercio y de los servicios.

Durante esas últimas décadas del siglo XIX, Pontevedra asiste a un proceso de readaptación urbanística, que comienza a partir del derribo de la muralla, y a una mejora de las comunicaciones. Las corporaciones municipales emprenden una nueva y ambiciosa política urbanística y de modernización de los servicios y para hacerla efectiva nombran arquitecto municipal a Alejandro Sesmeros, «que será el encargado de realizar técnicamente los proyectos y deseos de la burguesía local».

Primeras actuaciones

Explica Sotelo que, en un principio, el campo de actuación, fue el interior del recinto amurallado. Se ensanchan y enlosan gran cantidad de calles, lo que ocasionaría el derribo de un elevado número de soportales. Y también se producen una serie de ordenaciones en varias zonas, como la comprendida entre Alhóndiga y la plaza de O Teucro.

Se construye una nueva Casa Consistorial, una vez derribado el viejo consistorio, según un proyecto elaborado por Sesmeros de marcado carácter francés para sustituir al primitivo realizado por el arquitecto Justino Flórez Llamas. El nuevo edificio fue recibido en 1880. También se construyó el Liceo Casino y el Teatro Principal sobre el solar que ocupara la iglesia de San Bartolomé O Vello, después de un período de obras muy largo.

Igualmente, se actúa en la zona comprendida entre Santa María y el nuevo Concello. Una vez derribadas las Torres Arzobispales, se construye el Palacete de las Mendoza y, posteriormente, se abre la actual calle Mestre Mateo y se hace una nueva distribución de la praza do Peirao.

Fuera de las murallas se planifica el ensanche de la ciudad,. Se realiza tomando como ejes los caminos o carreteras a Marín, Santiago y Vigo, añadiendo después la de Ourense cuando se decide la construcción del nuevo Hospital en ese lugar.

Nuevas calles

Esto va a ocasionar la apertura de nuevas calles y un novedoso trazado urbano: García Camba, Fernández Villaverde, Andrés Muruáis, Cobián Roffignac, Andrés Mellado, Cobián Areal y otras. «Proceso que no rematará hasta la segunda década del siguiente siglo», resume la documentación histórica compilada por Sotelo.

La formación del ensanche incidiría sobre las vías de comunicación y en la reforma del puente de O Burgo, «realizándose por la Dirección General de Obras Públicas la ampliación de la calzada y la colocación de una barandilla metálica».

Asimismo, la construcción de la carretera a O Grove, implicaría la construcción del nuevo puente de A Barca en sustitución del antiguo de madera, lo que unido al puente de ferrocarril hacia Vilagarcía provocará una remodelación del barrio de A Moureira y, al mismo tiempo, significará el nacimiento de nuevas calles como Alfonso XIII, Reina Victoria o Echegaray. En la otra orilla del río se construye un dique entre el puente de A Barca y A Caeira -actual avenida de Domingo Fontán- y se inician las obras de desecación de As Xunqueiras.

En este recorrido por la transformación urbana de hace un siglo, Enrique Sotelo destaca el hecho de la llegada del ferrocarril a la ciudad y sitúa en 1884 la primera locomotora procedente de Redondela. «A partir de ese momento empieza una nueva etapa, ya que la pretensión es que la línea férrea continúe hacia Carril o Santiago, lo que se logra con la aprobación del proyecto a Carril y su puesta en funcionamiento en 1899; y la realización de ésta y otras obras supondrá la división y el comienzo pérdida de identidad de A Moureira».

Empieza el cambio

Escrito por mpierres o 4 enero 2010

maqueta_vitrahaus_herzog__meuronEl Pais - ANATXU ZABALBEASCOA - Madrid - 03/01/2010

Con Kazuyo Sejima como comisaria de la próxima bienal de Venecia y el Centro Pompidou de Metz, de otro japonés, Shigeru Ban, a punto de inaugurarse al norte de París, parece que los iconos y las estrellas arquitectónicas hablarán otro idioma en 2010. La sostenibilidad, o el intento por lograr una arquitectura menos dañina a base de edificios con menos medios pero con más ideas, está presente en varios inmuebles a punto de estrenarse. Pero también lo está un cambio de escala. La arquitectura está cambiando. Más comprometidas con su trabajo que con las cifras de su empresa, parece que las nuevas estrellas quieren serlo menos. No sucederá en un año. Pero es de esperar que el camino sea sin retorno. Se podría augurar que los arquitectos se divertirán más vigilando las obras que los libros de cuentas. Por eso, de seguir la economía su curso de castigo, se va a acabar el aburrimiento. Sólo los ingeniosos triunfarán. Algunos hasta reinventándose.

No es el caso de Niemeyer, que inaugurará en Avilés otra obra magna, sin duda también emblemática, en la que nunca ha estado. Pero podría serlo el del estudio de arquitectura suizo Herzog & de Meuron que, en un pequeño pueblo alemán, Weil am Rhein, ultima un edificio que combina la gran y la pequeña escala. El encargo tenía truco. Lo hizo un experto en arquitectura, Rolf Fehlbaum, propietario de la futura VitraHaus -un espacio que servirá para exhibir la colección de la firma de mobiliario Vitra- que ya tuvo el olfato de invitar a Frank Gehry -autor del Vitra Museum- y a Tadao Ando para construir en Europa hace más de 20 años. También fue el primer cliente de Zaha Hadid. Fehlbaum llevaba años detrás de Herzog & de Meuron y ahora, en la primavera de 2010, los devolverá a la pequeña escala sin renunciar a la grande.

En cuanto a las novedades que prepara el año en el ámbito del diseño, la noticia es que Ikea se multiplica. No en el mundo, sino en su propio seno. Año tras año, la empresa sueca va perdiendo su legendaria identidad nórdica a favor de un carácter más global. Así, su empeño genérico para 2010, ser más sostenible que en 2009, ha hecho que todos sus grifos ahorren un 30% de agua, que sus sábanas combinen el algodón con el Lyocell, una fibra renovable a base de celulosa -realizada con fibras de madera, con la mitad del agua que precisa el algodón para crecer-, y que sus instalaciones produzcan energía solar y eólica para el autoconsumo. Pero, ¿cómo traduce formalmente su catálogo ese deseo? La apuesta múltiple la ganan lo retro, lo minimalista y, atención, lo gustaviano, un estilo de muebles de madera decapados, pintados de gris o de blanco, que llevó luz a las viviendas suecas en tiempos del rey Gustavo III, a finales del siglo XVIII.

Es lógico que en el escenario impredecible en el que vivimos las grandes empresas del diseño se muestren indecisas. Y la indecisión, ya se sabe, genera cautela. O locura. Hay un grupo, con Capellini o la propia Ikea a la cabeza, que opta por el clásico poner una vela a Dios y otra al diablo. Con otra para los Reyes Magos, por si acaso. Después de aplaudir el design art, y abrir tienda en Miami, Giulio Cappellini cerró 2009 dejando el diseño de sus sillas en manos de modistos. Patrick Norguet fue el elegido. El resultado, la butaca Scratch, no era rompedor. No inventaba nada y ni siquiera invitaba a sentarse. Pero abría una puerta. Y eso, precisamente, es lo que ha hecho célebre a este empresario-arquitecto italiano.

La otra cara de la moneda estará en el lado de los integristas: los puristas del diseño. Los guardianes de las esencias son las firmas que no se desdoblan en estilos y se mantienen fieles a cuanto saben hacer. Las cocinas arquitectónicas de Bulthaup hace ya tiempo que comenzaron a hacer de la casa una gran cocina. Ahora, la firma alemana prepara una revolución minimalista de la mano del rey del género: el británico John Pawson lleva dos años trabajando en su nueva colección. Con Bulthaup, otro clásico del diseño, la finlandesa Artek, ha dado por concluido el plan renove que puso sus diseños en manos de Tom Dixon y ha decidido que, para 2010, volverá a ser ella misma: Aalto y compañía, que es, a fin de cuentas, lo que siempre quiso ser.

That lineage can be seen in the Rolex Oyster fake watches Perpetual's straightforward and practical design. Legibility is cheap ralph lauren shirts strong and the dial design offers nothing more than is necessary to display the time.