replicas de relojes
replicas de relojes splash
Publicado por admin o 7 junio 2011

Presidente: D. Manuel Abelleira Argibay  presidente.pontevedra@colexiodearquitectos.org
Tesorera: Dña. María Pierres López tesorera.pontevedra@colexiodearquitectos.org
Secretario: D. Wenceslao López Velasco secretario.pontevedra@colexiodearquitectos.org
Podeis contactar directamente con la Junta Directiva a través de la siguiente dirección de correo:
xd.pontevedra@colexiodearquitectos.org

 

Archivado en 27 agosto 2009

Enlaces a empleos en la red

Escrito por mpierres o 27 agosto 2009

Santiago ( publicada el 26 de Agosto) http://www.infojobs.net/ver_oferta.cfm?of_codigo=453499310010426511662274797294&push=1&cat=90&pr=28&ns_campaign=mc.push.VO&ns_mchannel=mail.c.auto&ns_source=push&ns_linkname=VO&ns_fee=0&clickin=1

Los inmuebles de nueva construcción no bajan los precios a pesar de la crisis

Escrito por mpierres o 27 agosto 2009

a-pardaFaro de Vigo, 27-08-2009

El precio de la vivienda en construcción no sufrirá bajadas importantes hasta mediados de 2010, fecha para la que se calcula que la mayoría de las promotoras deberán comenzar a amortizar sus hipotecas con el banco.
Las promotoras no bajan sus precios de modo significativo, la razón es según Daniel Casais, agente de la propiedad inmobiliaria, que “normalmente el promotor pide una hipoteca para hacer al obra y no quiere bajar los precios porque durante dos años no paga amortización, sólo intereses y cuando se va a encontrar con más dificultades cuando tenga que amortizar, calculo que a mediados del año que viene posiblemente bajará”.
Pero ahora la vivienda en Pontevedra mantienen los elevados precios de antaño y las promotoras no bajan el precio de los pisos en construcción. En la zona centro se mantienen los precios; los de los pisos de las zonas periféricas descienden en torno a un 10%. Donde si se nota la crisis es en la venta de la segunda vivienda en ciudades como Sanxenxo, Vilagarcía o Bueu, con bajadas de hasta el 20%.
El alquiler sin embargo, se mantiene “ya que está aumentando ante la dificultad de vender, se esta viendo masificado pero no sube porque al haber más ofertas el mercado se estabiliza”. Arrendar un piso de dos habitaciones en la ciudad, con garaje y en buenas condiciones su importe “no baja de los 450 euros”, afirma Amparo de la agencia inmobiliaria Bolboreta, la buena noticia es que no se prevé que suban.
Lo mismo sucede con la venta de pisos, que pese a la escasez de hipotecas constituidas la cual sufre una caída de un 10,8%, según estadísticas publicadas ayer por el INE registrando la segunda caída consecutiva en dos años, mantienen casi los mismos precios que en 2008.
Comprar un piso de dos habitaciones en la zona centro, por ejemplo, en la calle Michelena ronda los 400.000 euros y 220.000 euros en la Avenida de Vigo.
Los precios de las zonas periféricas, los situados cercanos a la carretera de Ourense y la de Vigo han descendido en torno al 10 por ciento.

Concesión de hipotecas

Pese a la crisis las inmobiliarias tienen movimiento, la gente no ha dejado de interesarse por la compra de un piso pero el mayor condicionante es el banco, “no es la primera vez que me dejan plantada porque no les conceden la hipoteca”, dice la responsable de una inmobiliaria.
“Ya no es eso de vengo a comprar”, explica Daniel Casais, “la gente entra y pregunta si hay alguna oferta especial o alguna ganga, no quieren dejar su viejo piso porque saben que si lo dejan no lo van a vender y no les va a dar dinero”, concluye.

Repunta la solicitud de licencias de construcción en Pontevedra

Escrito por mpierres o 27 agosto 2009

La Voz de Galicia, 27-08-2009

La vicepresidenta del Gobierno, Elena Salgado, vio hace algunos meses «brotes verdes» que parecían anticipar una recuperación de la economía. La alcaldesa en funciones y concejala de Urbanismo, Teresa Casal, no fue ayer tan lejos pero sí apuntó a una cierta reactivación de la actividad inmobiliaria en la ciudad de Pontevedra. Lo hizo tras aprobar en la comisión de Urbanismo la concesión de licencias para construir un total de 285 viviendas en tres edificios.

Casal apuntó que salvo una licencia que se concedió el pasado mes de julio -y permisos para viviendas unifamiliares, que sí se tramitan regularmente-, el Concello no recibía solicitudes para edificar desde enero o febrero de este año. «E teño constancia -apuntó- de que hai outras solicitudes de licenzas agardando por completar a tramitación administrativa, polo que sairán moi pronto».

Dos de los edificios cuya licencia se aprobó ayer se encuentran situados en la llamada unidad de actuación número 14, en el entorno de Juan Carlos I. Concretamente, uno de los inmuebles albergará 154 viviendas en un solar con fachadas a las calles Diego Sarmiento de Acuña y Abundancia. El segundo contará con 88 viviendas y se ubica en la calle Maruxa Mallo, esquina con la calle Abundancia.

El tercero de los edificios cuya licencia recibió luz verde ayer se situará entre los números 131 y 135 de la calle Juan Bautista Andrade y acogerá 43 viviendas.

Por otro lado, la comisión de urbanismo también aprobó, entre otras, la licencia de primera ocupación para un edificio de 27 viviendas en la Rúa da Estrada, lo cual también constituye, a juicio de Teresa Casal, un síntoma de reactivación de la actividad en el sector.

Sin llegar a hablar de los famosos «brotes verdes», Casal se mostró satisfecha de que vuelvan a abordarse en la comisión de urbanismo solicitudes de licencias de edificación.

Vivir camuflado en el paisaje: Mimetic House,Dominic Stevens. Irlanda

Escrito por mpierres o 27 agosto 2009

exterior4El arquitecto irlandés Dominic Stevens no es un arquitecto al uso. Sólo construye uno o dos proyectos al año en su despacho sin colaboradores, ubicado en un antiguo camión refrigerado. Divide su tiempo entre el desarrollo de esos escasos trabajos arquitectónicos y el cuidado de su granja en el pueblo irlandés de Cloone, con 327 habitantes.

La denominada “casa mimética”, Mimetic House, es uno de los trabajos más reconocidos de este arquitecto, hasta el punto de que se ha convertido en poco tiempo en uno de los iconos de la nueva arquitectura europea.

La casa forma parte del entorno, reflejándolo y cambiando con él según las estaciones. La vivienda está ubicada en la localidad de Dromahair, en el condado irlandés de Leitrim. Acaba de ganar el premio de la Architectural Association of Ireland por su exquisita propuesta de vida en el campo, respetuosa con el medio ambiente hasta el punto de confundirse con él. No en vano, domina un pequeño valle, exuberante de vegetación, pero hay que fijarse bastante para dar con ella.

Sin embargo, la construcción no sólo es ejemplar por eso. Dominic Stevens ha buscado una casa de bajo coste que fuese accesible a cualquier fortuna media, a cualquier habitante de esa zona rural de Irlanda. Y así, barata y ecológica, ha creado una joya, prototipo de un nuevo estilo de vida integrado con la naturaleza, sencillo y refinado. Es una vivienda más bien pequeña, sin espacios superfluos bajo techo. Los materiales son todos reciclados: así, por ejemplo, los muros de contención están realizados de neumáticos de coches recuperados.

Sus líneas geométricas y limpias están conformadas por vanos de cristal que se alternan con paneles reflectantes tipo espejo. El tejado es una superficie plana donde crece el césped y plantas de la zona. Con este ligero equipo para hacerse invisible, durante el día apenas es un gran arbusto más. De noche sólo es visible cuando las luces del interior descubren su presencia. La entrada está a un lado, oculta. Las habitaciones y baños están excavadas en la tierra. Así, al traspasar el umbral nos introducimos en un espacio inmaculado, lleno de luz y naturaleza, donde una escalera en espiral nos lleva hasta el salón. El techo está inclinado, al igual que los muros. Junto al espacio geométrico de cristales hay uno de madera, también con impresionantes ventanas introducidas en plena loma.

That lineage can be seen in the Rolex Oyster fake watches Perpetual's straightforward and practical design. Legibility is cheap ralph lauren shirts strong and the dial design offers nothing more than is necessary to display the time.