replicas de relojes
replicas de relojes splash
Publicado por admin o 7 junio 2011

Presidente: D. Manuel Abelleira Argibay  presidente.pontevedra@colexiodearquitectos.org
Tesorera: Dña. María Pierres López tesorera.pontevedra@colexiodearquitectos.org
Secretario: D. Wenceslao López Velasco secretario.pontevedra@colexiodearquitectos.org
Podeis contactar directamente con la Junta Directiva a través de la siguiente dirección de correo:
xd.pontevedra@colexiodearquitectos.org

 

Esta vendo entrevistas

Los arquitectos de la Cros llevan 9 años esperando a que se rehabilite

Escrito por mpierres o 10 mayo 2010

diaz-y-diazLa Voz de Galicia - Juan Torreiro- 09.05.2010

De momento solo hay 2,5 millones para la descontaminación, y el resto del proyecto está pendiente de asignación

El proyecto de rehabilitación de la Cros lleva la firma de un estudio de arquitectura ubicado en A Coruña. Díaz y Díaz Arquitectos SLP está dirigido por los arquitectos Gustavo Díaz García y Lucas Díaz Sierra, y cuentan con oficinas en A Coruña y Madrid, además de una una amplia nómina de colaboradores salpicados por España, Europa y Latinoamérica. Entre sus obras y proyectos más recientes destacan actuaciones como la escuela infantil de Los Rosales, las oficinas del Grupo Cupa en Ponferrada o la rehabilitación de la sede del Colegio Oficial de Aparejadores de Madrid.

Mañana, esta firma de arquitectos se hará cargo de la dirección de obra de la rehabilitación y descontaminación de las antiguas naves de la Cros en O Burgo, un trabajo que desarrollará en esta primera fase Dragados con la supervisión de Díaz y Díaz, y que supondrá el pistoletazo de salida de «este gran proyecto arquitectónico para toda el área de influencia de A Coruña», según manifestó Lucas Díaz, uno de responsables del proyecto. La rehabilitación de la Cros arranca solo con los 2,5 millones de euros aprobados para la financiación para esta primera fase, que tiene un plazo de ejecución de ocho meses, y el resto del proyecto, en torno a los 14 millones de euros, tendrá que esperar a futuras adjudicaciones presupuestarias.

Lucas Díaz no puede ocultar la inquietud con el inicio de la primera fase. «Llevamos desde el 2001 esperando este momento», confiesa. Para Díaz, el gran atractivo de esta obra es «la monumentalidad de los edificios y después la localización, que está en un entorno increíble, al pie del paseo y la ría de O Burgo». Sobre si las estructuras de estos edificios están tan deterioradas como aparentan, este joven arquitecto coruñés (1974) argumenta que «cuando hicimos los primera cálculos, uno de los factores de riesgo que se analizaron fue el viento, ya que los edificios poseen unas fachadas enormes y no tienen un vidrio de protección, sino que presentan una serie de celosías metálicas por las que se cuela el viento, pero en el momento que estos elementos se cierren los edificios comenzarán a comportarse de otra forma», explica. En este momento, Lucas Díaz revela una de las premisas de la rehabilitación de estas naves industriales, al explicar que «lo que pretendemos es que las nuevas edificaciones no toquen a las estructuras existentes».

Lucas Díaz habla de la fabricación de una estructura independiente que irá colocada dentro de la ya existente «creando dos volúmenes, uno para la biblioteca y otro para el auditorio, además de proporcionar un gran espacio a modo de plaza que podrá ser utilizada de forma polivalente», señala.

vestibulo-cros1A pesar de la apariencia limpia del diseño, Díaz afirma que «el nuevo edificio reproducirá una estética muy industrial actual, el aspecto retro lo tiene que aportar la recuperación de las fachadas originales de la Cros. Nuestro objetivo es transformar una fábrica de productos químicos en una fábrica de cultura».

Lucas Díaz confía en que la puesta en marcha de la rehabilitación represente la confirmación de que el proyecto se va a realizar. Para el arquitecto coruñés, «lo que esta claro es que la primera fase se va a hacer seguro y creo que una vez que se active esta primera fase y las estructuras queden limpias e impecables, al igual que el entorno, los edificios van a pedir una actuación, y como la segunda fase ya es una realidad a nivel de proyecto, creo que al final se llegará a realizar, aunque no sé el tiempo que tardará», dice.

ALFONSO PENELA:«Hay que aprender a derribar»

Escrito por mpierres o 10 mayo 2010

penela1La Voz de Galicia - Javier Armesto -10.05.2010

Cree que sería rentable tirar y volver a construir en algunas ciudades, imagina el Gaiás como «una ruina maravillosa» y critica el despilfarro en centros culturales

Penela anda enfrascado no parador de Muxía, un proxecto que «está nun sitio excepcional, destes que che dan ganas de saír correndo».

-¿Como será?

-é unha arquitectura silenciosa, ausente, non se vai a percibir na paisaxe e só unha ou dúas pezas pousaranse alí intentando engadir valor ao lugar, igual que unha boa ponte nun río ou un faro ben situado engaden valor á paisaxe.

-¿Que lle parece a iniciativa para converter os faros en establecementos turísticos?

-Se se fai ben e con elegancia, está ben. Hai que perder certos prexuízos, non podemos estar permanentemente facendo museos e salas de interpretación. Sempre é bo que un lugar estea vivo e úsese, pero é importante a sensibilidade, discreción, austeridade…

-Cada vez que en Galicia hai un gran proxecto apóstase por arquitectos de fóra. ¿Fáltanos calarnos a boina?

-En Galicia hai mellores arquitectos que arquitectura. Non se lle está dando a oportunidade a todos os que lla merecen. Pero non quero ser chauvinista, a min se é un bo arquitecto dáme igual que veña do lugar máis remoto do mundo, sempre que veña a facer un bo proxecto e non a vender unha marca.

-ás veces é máis fácil falar cun premio Pritzker que cun arquitecto galego. ¿é unha profesión con moitos egos?

-Isto de construír é unha cuestión na que intervén moita xente e eu doulle valor a todos. Cada día valoro máis o traballo dos obreiros que me axudan a facer as obras, os respecto e admíroos, e penso que teñen tanto valor como eu.

-¿Como se constrúe en Galicia? ¿Ben, mal, regular?

-Seguimos construíndo como na Idade Media, con cemento, ladrillo e area, e deberiamos poder construír máis con desaparafusador.

-O Pritzker concédeo unha cadea de hoteis. é coma se o Nobel de Medicina déseo un laboratorio farmacéutico…

-O Pritzker ten dúas caras. En xeral recibírono grandes arquitectos e outras veces foron cuestións de mercadotecnia, máis que de arquitectura.

-Precisamente vostede trouxo aquí, antes de que lle desen o premio, a Paulo Mendes dá Rocha, que vai reordenar o campus de Vigo.

-Para min o tema máis interesante é o novo modo de estruturar o campus a partir de vías elevadas. é un proxecto un poquillo ambicioso que puido asustar un pouco.

-Esa costume dos nosos políticos de impulsar proxectos cando non hai diñeiro e que quedan no caixón, ¿dáse noutros lugares?

-O problema non é só os proxectos que acaban no caixón, senón algúns que se chegan a construír. ás veces ser novo rico non é bo, porque non se gasta o diñeiro ben. Todo este diñeiro da Unión Europea fixo que todo o mundo quixese construír edificios, e eu imaxínome ao que supervisa iso e di: «Ah, outro centro cultural, outro auditorio, biblioteca…». Que ademais nacen mortos antes de inaugurarse e tamén como arquitecturas menores. Houbo pouca rendibilidade social e arquitectónica dese tipo de investimentos, improvisouse demasiado e en moitos casos máis que solucións creáronse problemas.

-Vostede non se prodiga moito fose de Galicia. ¿Non lle gusta viaxar?

-Nunca tiven tentacións de crecer. O mellor traballo que podes ter é o que tes encima da mesa e o que está preto da túa casa.

-¿Sobra obra nova e falta máis rehabilitación?

-ás veces empeñámonos/empeñámosnos en rehabilitar algo e non ten sentido, ás veces rehabilitamos e por non entendelo esnaquizámolo. Unha das materias pendentes é aprender a derrubar, sería conveniente facer unha análise crítico das cidades, localizar áreas estratéxicas, e ata sería economicamente rendible derrubar e volver construír, rexenerando a cidade.

-¿Cando foi a última vez que lle veu un cliente co bosquexo dunha casa nunha folla de papel cuadriculado?

-Hai uns anos chegou un paisano que quería facer unha casa no rural e díxome: «Quero unha casa moderna». ¿E como é iso? «Pois os que viven á beira meu sempre fan a casa de 9 por 9, ou de 12 por 12, e eu quéroa de 10 por 12». Agora pásame o contrario, teño ás veces a sensación de que o cliente é máis moderno que eu, teño que frealo. Un fogar é un fogar, unha vivenda ten que ter esa calidade, non podes facer unha casa para que che fagan unha foto nunha revista.

-Que ben, terminamos a entrevista e non saíu a Cidade da Cultura…

-A min paréceme máis grave o que sucedeu en toda Galicia co malgasto de equipamentos culturais. ás veces, cando soño coa Cidade da Cultura imaxínoa como unha ruína marabillosa, pareceríame un destino fenomenal.

“Estamos en una época de arquitectura muy femenina”

Escrito por mpierres o 28 abril 2010

 

"El cesto español", como llaman al pabellon de España en la Expo de Shangái, es la última obra de Benedetta Tagliabue (Milán, 1963), que vuela sola en la arquitectura española desde la muerte de su marido, Enric Miralles, en 2000. Ambos proyectaron el Parlamento de Escocia o el campus de Vigo.

"El cesto español", como llaman al pabellon de España en la Expo de Shangái, es la última obra de Benedetta Tagliabue (Milán, 1963), que vuela sola en la arquitectura española desde la muerte de su marido, Enric Miralles, en 2000. Ambos proyectaron el Parlamento de Escocia o el campus de Vigo.

Faro de Vigo -ISABEL BUGALLAL- 28/04/2010

 

 

 

 

 

 

 

“La mujer tiene una sensibilidad diferente cuando proyecta; tiende a amalgamar y a tejer”

 

Es la artífice del pabellón de España en la Expo de Shanghái, que se inaugura el sábado, 1 de mayo. Tagliabue responde al teléfono desde Barcelona tras volver a casa del espectáculo escolar de su hijo, de 13 años (tiene una chica de 15). “Es muy importante, pero me doy cuenta de que ya no son tan niños”.

–¿Los últimos momentos son siempre de ataque de nervios?

–Sí, pero ya está superado, es algo a lo que los arquitectos tenemos que acostumbrarnos.

–Y esta obra tiene una compleja estructura de acero, cubierta con 8.500 paneles de mimbre.

–Es verdad. Nosotros nunca hacemos cosas sencillas. Nos gusta mucho experimentar e ir siempre un pasito por delante. Esta es una estructura que casi danza, y el edificio acabado mantiene ese movimiento. Estos desafíos hacen trabajar a la gente con mucho más entusiasmo y precisión.

–Se ha interpretado de diversas maneras, ¿qué es para usted?

–Eso me gusta. Nosotros tratamos de mezclar todos los tópicos: el baile flamenco, los vestidos, los claveles, los patios, el buen clima y todo eso se ha metido en un edificio que está como en movimiento.

–¿Tuvieron problemas?

– Hubo muchas dificultades. Los programas de ordenador son los mismos en España y en el taller de China pero cuando les pasábamos los dibujos, de una complejidad geométrica increíble, no se sabe cómo, se perdían cosas de esa geometría y hubo que corregir dibujo por dibujo.

–¿Se salió de presupuesto?

–En absoluto: 18 millones
.
–¿El proyecto tiene algo de Miralles?

–A Enric lo tengo siempre presente, está en el nombre del estudio –Enric Miralles–Benedetta Tagliabue EMBT– y hay gente que trabajaba ya con él. Le tenemos mucho cariño y nos influyó mucho pero continuamos evolucionando y tenemos nuestro propio estilo.

–¿Acabará siendo el Estudio Benedetta Tagliabue?

–No creo, yo también soy Miralles, y mis hijos son Miralles.

–Se quedó viuda de Miralles con 36 años, dos niños muy pequeños y con unas obras ingentes en marcha.

–Es verdad, pero después te vas acostumbrando y haces todo como si fueras un prestidigitador porque no sabes renunciar y, al final, te diviertes. A veces pienso que sigo teniendo una vida muy complicada porque, en el fondo, me acostumbré.

–¿Cuándo vio que debía acabar el Parlamento de Escocia…?

–Fue complicadísimo porque es un mundo totalmente diferente al nuestro e intentar ser entendida y que las cosas se desarrollaran de la manera correcta… Todavía hoy tenemos las mismas luchas. Acaban de convocar un concurso para ampliarlo y no nos avisaron. Tienen una mentalidad muy burocrática y no llegan a entender las obras de arquitectura como obras de arte. 

–¿Todo lo contrario al mercado barcelonés de Santa Caterina?

–El mercado ha sido mucho más relajado. En Edimburgo, cuando iba a la visita de obra, pasaba por seguridad, me tenía que poner chaleco, gafas, casco, botas, guantes, hacían la foto y cada vez te pedían algo más. Pero si entraba en Santa Caterina con chancletas, los obreros me saludaban desde la estructura de la cubierta… Muy diferente.

–¿El campus de Vigo?

–Fue una obra algo complicada, pero con gente muy capaz, muy buena y con mucha comprensión. Fue relativamente fácil pese a la complejidad formal. Fue más fácil de lo que pensé.

–¿Las mujeres tienen otra manera de hacer arquitectura?

–Sí, hay una sensibilidad diferente. Cuando soy jurado en un concurso trato de adivinar si el proyecto es de una mujer, y suelo acertar. 

–¿Hacen menos rascacielos?

–Nos gusta más amalgamar las cosas. Estamos en una época de arquitectura muy femenina. La mujer se ocupaba tradicionalmente de tejer y ahora hay un tipo de arquitectura así. El pabellón de Shanghái es un gran tejido. Nosotros desdibujamos los límites y la arquitectura de ahora deshace los límites cada vez más. Es una capacidad muy femenina.

“Es mejor cortarse las manos que destruir una herencia”

Escrito por mpierres o 30 marzo 2010

 

Rafael Manzano Martos, arquitecto español galardonado con el prestigioso Premio Driehaus

Rafael Manzano Martos, arquitecto español galardonado con el prestigioso Premio Driehaus

El Correo Gallego - 28.03.2010

Rafael Manzano Martos recibió ayer en Chigaco el premio Richard H. Driehaus, el más prestigioso de arquitectura clásica en el mundo ·· “La gente se ha lanzado de cabeza a la modernidad, sin el menor sentido crítico”

 

 

Rafael Manzano Martos es un arquitecto español “clásico”, muy respetuoso con el pasado, para quien “es mejor cortarse las manos que destruir una herencia arquitectónica”. Ayer mismo recibió en Chicago el premio Richard H.Driehaus, el más prestigioso de arquitectura clásica del mundo.

Su carrera al frente de labores de recuperación y conservación de monumentos como los Reales Alcázares de Sevilla, la Mezquita de Córdoba, la ciudad de Medina Azahara o la Alhambra de Granada, y sus propios proyectos le han valido el reconocimiento del jurado a “su habilidad para aplicar los ideales clásicos a la arquitectura vernácula” y “para combinar numerosas influencias culturales”, a “su respeto al pasado y su legado al futuro”.

“En España está más de moda la modernidad, y el premio me lo han dado porque ya soy el único que hace estas cosas en España”, comenta este catedrático emérito de Arquitectura.

A sus 73 años, lleva más de medio siglo impartiendo clase, aunque dice encontrarse “un poco en solitario” en España, como “el último (alumno) del plan antiguo”, y en el olvido de sus contemporáneos desde la muerte de maestros suyos como Gómez Moreno, Torres Balbás, Iñíguez Almech o Chueca Goitia, que fueron, dice, “los hombres más grandes que ha tenido este país”.El Premio Driehaus, que está dotado con 200.000 dólares (unos 147.000 euros), el doble que el Pritzker, y que otorga la Universidad de Notre Dame (Indiana, EEUU), le llega a Manzano Martos en una época, afirma, en la que “todo es válido” y “la gente se ha lanzado de cabeza a la modernidad, sin el menor sentido crítico”.

De ahí que este defensor de “la perfección de equilibrio entre el todo y las partes”, es decir de la armonía en las “ciudades herederas” o ciudades monumentales clásicas, se lamente de la ausencia de belleza en esos espacios urbanos cuando ciertas edificaciones de estilo moderno son mal integradas.

Esa desarmonía, explica, genera un coste, que es “la destrucción del pasado, la destrucción de la gran herencia arquitectónica y urbanística de Occidente”, y, dice, “es mejor cortarse las manos que destruir una herencia”.

Para Rafael Manzano Martos (Cádiz, 1936) “el clasicismo de hoy en día tiene que ser minimalista”, pues “el lenguaje clásico hay que interpretarlo en cada momento y en cada siglo de una manera distinta”.

“El clasicismo es una herencia lingüístico-arquitectónica que viene del templo griego, y ese lenguaje ha perdurado a lo largo de veinte siglos en Occidente por lo menos; es el lenguaje -apostilla- que se percibe en una iglesia gótica, un templo romano o griego o una mezquita”.

La arquitectura clásica “implica un lenguaje ya definido, que tenía una virtud: su capacidad de trasmisión didáctica”, considera Manzano, para quien, en cambio, “la modernidad, por su sentido abstracto y casi puramente intuitivo, no es prácticamente trasmisible” en las aulas.

A este historiador de la arquitectura occidental e islámica, las obras de restauración en monumentos islámicos le han dado una satisfacción “impagable” cuando ha logrado “el conocimiento profundo del lenguaje arquitectónico” y hallado “las raíces estilísticas del lenguaje de un edificio”. Y ahora que recibe el más prestigioso premio de arquitectura clásica en Chicago (EEUU), “cuna del lenguaje moderno” en la arquitectura, dice, recomienda a las generaciones futuras “mirar con ojo crítico”, una cualidad que “en gran parte -afirma- está perdida”.

“Una ciudad que no conserve es una ciudad amnésica”

Escrito por mpierres o 16 marzo 2010

El arquitecto durante la exposición ‘Diez años de rehabilitación de locales comerciales en Santiago’
El arquitecto durante la exposición ‘Diez años de rehabilitación de locales comerciales en Santiago’

El Correo Gallego - Pablo Costa Fraiz - 14.03.2010

 

 

“La gente que vive en la ciudad es la propia ciudad, y es ella la que debe de marcar la dirección que ésta tome. Debemos posicionarnos ante un comercio de calidad”

Bajando una mañana soleada por la cuesta de la Conga, me topo con un reciente vacío urbano que me contradice enormemente. El Banco de España, un edificio altamente singular del Santiago viejo se ha esfumado por completo, de un plumazo, sin que los ciudadanos podamos hacer nada al respecto. Miro el nombre del arquitecto y no me sorprende, como así lo hace un gran vinilo publicitario anunciando el programa –Ter e Manter– del Consorcio de Santiago.

Aprovecho para hablar con Pablo Tomé, primigenio arquitecto de dicho organismo y responsable en buena parte de sus logros. Un experto en arreglar vidas, almas y espacios, que nos cuenta, con pasión y cercanía, historias de arquitectura, esto y de aquello.

– Desde el Consorcio centralizas tu actividad en los locales comerciales del casco histórico ¿Cómo se ha ido desarrollando el comercio aquí?

– Antes el comercio propiamente dicho era absorbido casi en su mayoría por las ferias que se celebraban semanalmente. El producto de consumo más cotidiano venía directamente de la huerta. Esto todavía pasa en poblaciones pequeñas de Galicia, donde el mercadillo itinerante posee una fuerte presencia.

A partir de mediados del siglo XIX y principios del s.XX, la mayoría de los edificios de la ciudad antigua cuya planta baja estaba destinada exclusivamente a viviendas, talleres o negocios muy específicos, han ido modificándose hasta transformarse hoy en más de un 90% de locales comerciales. Todavía conservamos algunos de los primeros años del siglo pasado, como la Sombrerería Iglesias de la Rúa del Vilar o la Casa de los Quesos, que tiene sus antecedentes en un puesto del mercado que se organizaba en la Alameda.

– Cuando una ciudad pierde relación entre su comercio interno y la vivienda, acaba siendo más débil ¿Qué riesgo corre la zona vieja de convertirse en una “atracción” del Xacobeo?

– Lo que no nos gusta de las ciudades turísticas es la falta de tensión. Las ciudades no pueden estar creadas para un determinado fin. Hace 15 años ya existía algún puesto para turistas, aunque su registro era mínimo. Actualmente su aparición se ha hecho masiva. La gente que vive en la ciudad es la propia ciudad, y es ella la que debe de marcar la dirección que ésta tome. Por eso debe posicionarse frente a un comercio de calidad, y no siempre optar por el más barato y bajo en prestaciones.

Lo característico del pequeño comercio es sobretodo el trato personal, frente al anonimato que predomina en las grandes áreas comerciales. Esto tiene un valor antiguo difícilmente de encontrar en nuestros tiempos.
Justamente el impulsar un comercio de calidad es la acción determinante en la que trabajaremos con el nuevo programa de rehabilitación de locales comerciales, que espero desde el Consorcio se lo podamos ofrecer a la ciudadanía en poco tiempo.

– A veces la rehabilitación se manifiesta de manera inversa al urbanismo. Si éste piensa en el desarrollo de la ciudad y se centra en el borde, otros se ocupan del -crecimiento interior.

– Bueno, el Plan Especial de Santiago de Conservación es un referente a seguir en toda Europa. Xerardo Estévez fue el alcalde-arquitecto que supo intervenir lo justo para que la ciudad no se convirtiese en una Compostela para visitantes, ni se perdiera por abandono como ha pasado en tantas lugares, como por ejemplo, Betanzos. Nosotros en rehabilitación seguimos este planeamiento del cual pensamos que es muy correcto.

Por otro lado, pienso que se debería dejar de hacer obra nueva de manera drástica hasta que no ocupemos totalmente la ya existente. Por revolucionario que parezca, no tengo ninguna duda de que debería estar prohibido construir mientras sigamos bajo los alarmantes parámetros actuales.

– Es preferible una ciudad compacta a una dispersa…

– Sí desde luego. Este modelo es fundamental no solo para que en un ambiente metropolitano se mantenga la competencia necesaria, sino también para luchar contra la crisis energética. Está hiperdemostrado que las ciudades con gran desarrollo horizontal contaminan más y son más incómodas para vivir, y esto lo sufren los territorios más naturales.

En Galicia estamos viviendo la época de extinción del rural. Antes era fácil ver raposos y una gran variedad de aves. Hoy eso se hace impensable, se aparece algún cuervo y poco más. Ésta es la verdadera tragedia.

– En un ejercicio de generosidad no pactada, has demostrado en tu obra un insistente interés en mantener la preexistencia constructiva por encima de todo ¿A qué atiende tal idiosincrasia?

– Hablando de locales comerciales, mucho antes de llegar yo, el bajo de los inmuebles dentro de la almendra estaba destinado al comercio. Los edificios de viviendas de nueva planta dejan el espacio destinado a locales comerciales en ladrillo y sin acabar, cuando vemos que tradicionalmente el bajo fue una planta muy importante del edificio. Por eso cuando intervienes en uno de estos espacios es fundamental mantener la esencia. La piedra y la madera son los materiales que me encuentro. Si a mayores aparece hormigón, lo respeto de igual manera. Lo feo puede llegar a se bonito, es cuestión de descontextualizarlo.

El local de la actual Galería Metro había ido cambiando de uso continuamente. Y siempre el nuevo uso se ha ido adaptando al espacio que ya estaba. Da igual vender un cuadro que unos zapatos. La rehabilitación debe ser interior, fijarse en lo profundo. La imagen puede ir cambiando pero lo de dentro es lo que hay que alimentar.

Por eso creo como persona y arquitecto que debo respetar la memoria. Una ciudad que no conserve es una ciudad amnésica, y no me refiero solo a grandes monumentos sino también a cuestiones cotidianas y domésticas.

– Eres un arquitecto silencioso…

– Eso es, yo apuesto por una arquitectura anónima, muda, no me interesa dejar mi rastro. Como los médicos cirujanos, intervengo intentando que se note lo menos posible mi labor.

– El Pazo de Bendaña, uno de los pocos urbanos de la ciudad, está a pocas semanas de ser inaugurado. Me consta que eres el coordinador de la obra…

– Pues mira, este pazo que es de 1759 y obra del arquitecto Fernández Sarela, transformó en el siglo XIX su planta baja destinada anteriormente a carruajes. Su nuevo uso derivó en locales comerciales. Los huecos de fachada de la cota de calle que en principio eran de reducidas dimensiones derivaron así en grandes escaparates de cara al público.

El Consorcio ha contribuido mucho en mantener la ciudad y en impulsarla. Para su inauguración, estoy organizando una exposición fotográfica del antes y después de la reforma de la Fundación Granell. Esto, y que se apruebe el Plan de Rehabilitación para locales comerciales, son mis retos para este año.

“Hoy la gente de la calle sabe más de arquitectura”, entrevista a David Chipperfield

Escrito por mpierres o 27 febrero 2010

R. Ése fue un proyecto muy difícil. Debes hacer los dibujos en tres meses porque hay elecciones. Luego debes parar. A continuación, redibujar porque el nuevo partido quiere hacer suyo el diseño. No hay un cliente real en esas situaciones. Sólo presión. La Ciudad de la Justicia de Barcelona fue un niño sin padres. Y esos niños son difíciles de criar.

‘La arquitectura es una forma de vida’

Escrito por mpierres o 16 febrero 2010

El Mundo - Luis Martínez | Berlín - 14.02.2010

 Video Norman Foster

“¿Cuánto pesa su edificio?, señor Foster”. En una ocasión, el visionario Buckminster Fuller sorprendió al entonces joven arquitecto con esta pregunta. No supo qué decir. Al día siguiente, tenía la respuesta. Pesaba demasiado. Y la mayor parte de los kilos se encontraban en los cimientos. En ese momento, lo tuvo claro, algo tenía que cambiar. Lo que cambió fue su vida. Toda ella.

Empezaba la carrera del arquitecto planetario. No hay continente que no cuente con una obra suya. El viaducto de Millau en Francia, el aeropuerto de Pekín, la ciudad de Masdar en Abu Dhabi… Una vida esparcida por el mundo. De contarlo se encargan los documentalistas españoles Norberto López Amado y Carlos Carcas en una cinta que toma como título la pregunta-probación de Fuller. La película, que se presentó en la sección Panorama de la Berlinale, es un recorrido por la obra, vida y viajes de un hombre obsesionado con su trabajo, los aviones y el esquí. Norman Foster (Manchester, 1935) recibe a EL MUNDO.es en el hotel Adlon, a pocos metros de su cúpula del Reichstag.

Pregunta.-¿Qué significa ser arquitecto hoy?

Respuesta.-Para mí, la arquitectura no es un oficio, es una forma de vida. Permea todo lo que hago. Hace un par de días fui a hacer una travesía de esquí en la frontera entre Francia y Suiza y ahí sentí una experiencia tan arquitectónica como un edificio. Estaba relacionada con la luz, la nieve, la belleza de la naturaleza… Eso es arquitectura.

P.-¿Cómo se imagina la ciudad del futuro?

R.- No creo que haya un solo tipo de ciudad. En la ciudad moderna todo está centrado en la movilidad. Y seguirá estándolo, pero ya no con el coche como protagonista. Y eso se reflejará en la estructura de las ciudades. La vieja ciudad pensada para los peatones se impondrá.

P.-¿A qué modelo de ciudad se refiere?

R.-No estoy pensando en las ciudades de los países desarrollados, sino en las que se están construyendo en las economías emergentes.

P.-¿Acabará la crisis con la arquitectura?

R.-Para nada. La crisis te obliga a hacer más con menos. Algunos de los mejores proyectos surgen de las mayores dificultades. Uno de nuestros proyectos más interesantes es un escuela en Sierra Leona, el país más peligroso del mundo.

P.-La película se detiene en partes duras de su vida como la superación de un cáncer…

R.-En mi vida ha habido muchos puntos de inflexión como, seguramente, en las vidas de casi todo el mundo. Muchas veces, lo que es vivido como algo muy negativo, con el paso del tiempo te das cuenta de que no es así. Las peores experiencias te hacen más fuerte.

P.-Está alojado en frente del Reichtag ¿qué le parece?

R.-Lo veo y pienso: “No está mal”.

“Me gusta mucho hacer tonterías”

Escrito por mpierres o 8 febrero 2010

El Pais - 07.02.2010

Pregunta. Premio Ciudad de Barcelona 2009 por el pabellón español de la Expo de Shanghai. Sale de casa ya premiada.

Benedetta Tagliabue

Respuesta. Peor todavía, porque tienes la sensación de más responsabilidad.

P. El pabellón es de mimbre y tiene forma de cesto. ¿Se siente un poco Caperucita?

R. No me disgusta la idea. Es divertida. Soy muy curiosa. El pabellón no sé cómo quedará, pero confío en él, porque es de un material maravilloso.

P. ¿Quién es el lobo?

R. No lo sé, pero me gustaría que no fuera tan feroz. Quizá estando en China el lobo sea la propia China, aunque yo allí me siento muy a gusto.

P. ¿Teme al oso panda?

R. No. Me encantaría que trepara por el muro de mimbre.

P. Pedro Larumbe dice que la estrella del pabellón español será el jamón. ¿Lo copiarán los chinos y pondrán un todo a cien de pata negra?

R. No, no serán capaces. Y con el vino, tampoco. Yo siempre como muy bien en China. Pero cuando te dan una copa de vino, no puedes disimular que es horrible.

P. ¿Usted chupó mucha rueda de Enric Miralles?

R. Claro. Yo tenía a Miralles como un ídolo, le respetaba muchísimo, aunque fuera casi coetáneo. Ha sido amigo, maestro y mi compañero de vida.

P. ¿Ha empezado alguna casa por el tejado?

R. Es bonita esta idea del cielo que va bajando sobre la tierra. En Shanghai he dado una conferencia con el arquitecto del pabellón chino, y decía que en Europa empezamos las casas desde la tierra, pero que ellos las hacen desde el cielo.

P. Asegura que los italianos tienen tendencia a ser más piratas que los catalanes. ¿Lo de Berlusconi es una tendencia?

R. Sí, es una tendencia pirata. Tiene una cara dura tan exagerada que ya no sabes ni qué decirle.

P. Se confiesa enamorada de España. ¿Ha mirado bien?

R. Yo soy un poco miope [ríe]. Pero el mundo, cuando lo miras así, con los ojos un poco difuminados, es muy divertido.

P. Rajoy, Carod, Camps, Blanco… ¿tienen un sex appeal irresistible?

R. Ningún político tiene un gran sex appeal. Quizá un poco Obama. Pero sin exagerar. Creo que es una profesión que obliga a la persona a esconder sus propias pasiones. Lo contrario del sex appeal.

P. Presume de tener la nevera siempre llena. ¿Dónde echa tanto contenido alimentario?

R. Bueno. Es que esta semana estoy de depuración.

P. ¿A sus hijos les dará por la arquitectura o quieren hacer algo serio?

R. Efectivamente, quieren hacer algo serio. Mi hijo me dice que no sabe qué hacer en la vida, pero que arquitectura, no.

P. ¿Por qué la atracción fatal de los italianos por Barcelona?

R. Es verdad que hay una atracción fatal. Quizá porque es una ciudad cómoda. Y como los italianos tenemos un país realmente difícil, nos damos cuenta de que Barcelona es una joya.

P. Creí que era por Montilla.

R. A Montilla ni lo miramos [ríe]. Miramos lo que pasa en la calle, cómo se encuentra uno, que siempre te acogen bien.

P. ¿Qué edificio haría para el Papa?

R. El Papa hoy no sé si es tan buen cliente como Julio II, como los papas de verdad. En la reforma de los Museos Vaticanos han hecho un desastre. No tienen un concepto de belleza, algo con lo que la Iglesia tradicionalmente capturaba.

P. Se dice que los arquitectos tienen un ego que se lo pisan.

R. Pues sí. Seguro. Si eres un poco inteligente y no tienes ego, cambias de profesión. Se gana poco, se trabaja mucho y tienes este sentido de la responsabilidad de ir siempre de bombero. Pero tiene también la belleza de hacer las cosas un poco artesanalmente.

P. Se gana poco… ¿No le han dicho que hay que venir ya llorada de casa?

R. Pues no, no me lo han dicho [ríe]. No es una profesión en la que nadie llegue a hacerse rico a la altura de los top de cualquier otra profesión.

P. En su edificio de Gas Natural de Barcelona enfermaron 150 empleados. ¿Qué les hizo?

R. Parece que dependía del aire acondicionado. Fue muy raro, algo electromagnético que pasaba entre las mesas y el aire seco. El metal de las mesas se comía la grasa de puntos particulares del cuerpo.

P. Planazo: entrar allí y salir sin michelines.

R. Pues realmente estudiando este proceso y aplicándolo podría ser una solución.

P. ¿La arquitectura es lo único que le divierte?

R. Y estar con la gente que quiero. Ahora soy una persona muy tranquila, llego muy cansada del trabajo y los viajes y me gusta estar con mis amigos y hacer tonterías con los niños. Me gusta mucho hacer tonterías.

P. ¿Como pabellones para la Expo?

R. Quizá [carcajada]. Jugar, contar chistes tontos… No había pensado que el pabellón de Shanghai entrara entre las tonterías.

«La Lei do Solo nació con demasiadas buenas ideas, pero faltó una mente más pegada a la realidad»

Escrito por mpierres o 11 enero 2010

La Voz de Galicia -10/1/2010

El conselleiro de Medio Ambiente, que formó parte del equipo que impulsó la Lei do Solo en el último mandato de Fraga, asume las deficiencias que bloquean su aplicación y defiende la cesión de competencias a los alcaldes.

-La oposición cuestiona que reformen la Lei do Solo cuando ya han anunciado que la reemplazarán por una nueva norma en el tramo final del mandato.

-La reforma de la Lei do Solo nace de una reflexión de la Fegamp para habilitar medidas que agilicen la tramitación urbanística. Ante esa demanda, hacemos una modificación para la que nos hemos sentado con los concellos, que creen que la ley ve el territorio como un museo y no tiene en cuenta la realidad de Galicia. Y después nos sentaremos a hacer una Lei do Solo con la que el urbanismo no sea motivo de enfrentamiento entre Administraciones. Con las objeciones políticas se quiere evitar que el Gobierno se apunte el tanto de agilizar el urbanismo y resolver la parálisis actual.

-¿Dice que la ley que ustedes diseñaron en el anterior Gobierno del PP ve el territorio como un museo? ¿Y no tienen problema en asumir el error y rectificar?

-No me cuesta reconocerlo. En la vida hay que reflexionar cada día.

-Esa reforma dará más competencias a los alcaldes. La oposición teme que la Xunta baje así la guardia en su labor de inspección.

-A los concellos hay que tratarlos como Administraciones que son, desde la perspectiva de colaboración a todos los niveles. Hasta ahora primaba un trato paternalista de la Xunta hacia los concellos, y eso lleva a desconfianzas y a que no se avance.

-La Lei do Solo del 2002 es la más ambiciosa que ha tenido el país en materia de territorio. ¿Por qué fracasó?

-Creo que fue una ley que nació con demasiadas buenas ideas de demasiada gente. Faltó una mente más pegada a la realidad del terreno.

-La modificación de esa norma estará lista en abril, pero las directrices de ordenación del territorio deberán esperar hasta el 2011.

-Parece como si este Gobierno tuviera interés en no tramitarlas o en posponerlas. En absoluto. Nos encontramos con un problema de tramitación y tuvimos que proceder como indicaban los servicios jurídicos.

Vivimos un urbanismo loco

Escrito por mpierres o 19 diciembre 2009

 

rem-koolhaas

O arquitecto holandés Rem Koolhaas (Rotterdam, 1944).

El Pais - 19.12.2009

Rem Koolhaas aparece en la dramática y poco iluminada nave central de L’Entrepôt Lainé (Burdeos), en medio de una instalación de arte, con un auditorio provisional montado para la ocasión. Lo hace dentro del marco Ville d’aujourd’hui, vies de demain, les grandes conférences d’architecture, organizadas por Arc en Rêve Centre d’Architecture. Koolhaas (Rotterdam, 1944), periodista y arquitecto, expone sus preocupaciones actuales sobre la ciudad y el espacio público. Habla de naturalidad y de artificialidad, de que la arquitectura se debate en una duda permanente sobre esa dualidad.

“Uno de los resultados de esta duda es nuestra incapacidad para reconocer la vida en otro lugar que no sea el centro de las ciudades. Esta duda ha condenado a los barrios a pertenecer a una condición obligatoriamente secundaria, sin otorgarles ninguna capacidad para vivir y ser felices. Al mismo tiempo nos sentimos incapaces de reconocer que los proyectos de los años sesenta, setenta y ochenta son portadores de valores. Es una incapacidad para valorar nuestro pasado reciente, que ha sido condenado a una amnesia inmediata. Esta duda es algo que nos cuesta muy caro. Nos cuesta el placer de las ciudades. Nos cuesta también el placer de lo desconocido y de la aventura, que puede que sea lo esencial de la ciudad”.

Refuerza su posición con una afirmación de orden moral. “Nuestra incapacidad para modernizar nuestro propio concepto de lo urbano nos ha conducido a un terrible urbanismo loco, que aparece por todos lados, que nos rodea, con su mediocridad, con un simbolismo sostenible de la peor calaña, con un cinismo verde, una nulidad del espacio público que se ha convertido en un espacio de exclusión cada vez más radical. Nuestra agencia ha intentado escapar de todo esto. Por eso es por lo que hemos lanzado hace algún tiempo la idea de una arquitectura genérica, inspirada en Erasmo, Lutero y Calvino, asumiendo así nuestro calvinismo”.

El Centro de Congresos de Córdoba, único proyecto de OMA en España, recientemente retomado, resume muchas de sus preocupaciones actuales. Al día siguiente, en la terraza del hotel Saint James en Bouliac, con Burdeos entre la bruma, Rem Koolhaas responde relajado.

PREGUNTA. Justamente en este momento de crisis que atraviesa España, el proyecto de Córdoba tiene previsto empezar en 2010 -después de siete años desde que usted ganó el concurso-, gracias a una serie de cambios en las instituciones y a la coincidencia de la candidatura de Córdoba como Ciudad Europea de la Cultura para 2016. ¿Esto parece un hecho espontáneo o se trata más bien de una conjunción astrológica? Nos gustaría saber cuál es su sentimiento sobre la forma en que el proyecto va a seguir adelante.RESPUESTA. Es un poco paradójico. Usted habla de astrología y estoy de acuerdo. He tenido siempre un sentimiento muy fuerte de que esto iba a pasar, sobre todo porque es como un hecho que sólo ocurre en un momento dado. Es algo que Rosa [Aguilar, antes alcaldesa de Córdoba, ahora Consejera de Obras Públicas y Transportes en la Junta de Andalucía] ha querido hacer. Es una persona poco frecuente en el mundo político, con verdadera consistencia. Al mismo tiempo, yo he tenido desde siempre serias dudas sobre la implicación del sector privado en todos los edificios públicos. Creo que en Europa, desde hace diez años, hay una enorme contradicción entre las ambiciones y el dinero, y siempre podremos encontrar formas exóticas para que las ambiciones políticas se satisfagan. A veces, se da uno cuenta de que la implicación del sector privado no es siempre la solución, porque los intereses son muy diferentes.

 

En un momento dado fui yo quien sugirió cortar el edificio en dos, creyendo que eso podría aclarar cuál era el dominio, el interés y la responsabilidad del sector público. Reduciéndolo, hemos contribuido a establecer una escala y un programa que puede ser más puro, más clásico y más representativo de qué es lo público. Creo que lo que ha sido una verdadera coincidencia es que la crisis permita este tipo de clarificaciones más atractivas, en las que se evidencia que el sector privado ha influido con su problema en todos los aspectos del edificio.

P. Ha debido de ser duro para usted proponer el corte del edificio, ¿no?R.Mmm, no, porque he ido allí varias veces y en un momento dado me di cuenta de que en términos arquitectónicos era totalmente posible. Nunca he tenido la menor dificultad para imaginar las cosas de otra manera.

 

P. ¿Usted no cree que, en Europa, la incorporación de lo privado al ámbito de lo público es la solución?R. Desde hace veinte años se utiliza este término public-private partnership, pero cada vez más se observa que se ha convertido en una oportunidad para que lo privado anteponga sus objetivos al bolsillo vacío de lo público. No es que se haya convertido en una lucha, pero en estos veinte años las relaciones han sido bastante tensas, y únicamente en los últimos diez años, lo público ha comenzado a saber cómo imponer sus propios intereses. Evidentemente es el camino lógico, el problema es que se acumulan las indeterminaciones de los dos sectores. Y eso es lo que lo hace verdaderamente complejo, porque lo político ya es inestable de por sí, y si a eso se le añade la inestabilidad de lo privado… Hay que tener una concepción muy fuerte y una firme voluntad por las dos partes, para que la relación se llegue a convertir en una verdadera colaboración y yo no he tenido esa sensación en Córdoba.

 

P. Usted critica la artificialidad de Europa y la contrapone a la realidad de los países emergentes, en donde la espontaneidad genera una convivencia más natural entre lo moderno y lo existente. Usted tiene también la experiencia de Oporto, donde ha construido la Casa da Musica. ¿No cree que los países del sur de Europa no han perdido aún esa espontaneidad y pueden convivir mejor con la modernidad?R. No me gusta generalizar. No veo necesariamente cosas en común entre los diferentes países del Sur. He intentado trabajar en Italia y nunca lo he conseguido; he tratado, insistentemente, de trabajar en España y sólo ahora lo voy a conseguir en Córdoba, a pesar de que lo persigo desde hace veinte años. Considero que este país, no es que sea reacio a lo que hacemos, pero es resistente en otros términos y es de difícil acceso. Creo, sencillamente, que en España tienen una manera muy local de hacer las cosas y saben muy bien lo que necesitan. No les hacen falta las intervenciones extranjeras.

 

P. Nosotros creemos que España es todavía un país donde la convivencia entre lo viejo y lo nuevo es posible, y donde hay lugar para lo espontáneo.R. Quizás sea verdad, pero no sé la razón. Puede que la modernización haya empezado más tarde.

 

P. ¿O que tal vez no haya empezado realmente?R. Yo creo que se está desarrollando, pero tal vez estos países estén más contentos con ellos mismos. No estoy en absoluto de acuerdo con que en el Sur sean más ingenuos y en el mundo anglosajón más rigurosos.

 

Creo que cada proyecto tiene una ecología totalmente diferente y es muy raro que haya un proyecto que no requiera, por parte del arquitecto, un esfuerzo por defender su razón de ser. Creo que muy poca gente puede decir: “Yo voy a hacer esto en este tiempo, ¡hagámoslo!”. Casi nadie. Creo que era más frecuente en el pasado, pero tal vez esto sea también una ilusión.

P. ¿Usted cree que el proyecto de Córdoba será un superviviente de la crisis?R. Según mi experiencia, todas las arquitecturas son supervivientes.

That lineage can be seen in the Rolex Oyster fake watches Perpetual's straightforward and practical design. Legibility is cheap ralph lauren shirts strong and the dial design offers nothing more than is necessary to display the time.