splash
Publicado por admin o 7 June 2011

Presidente: D. Manuel Abelleira Argibay  presidente.pontevedra@colexiodearquitectos.org
Tesoreira: Dña. María Pierres López tesorera.pontevedra@colexiodearquitectos.org
Secretario: D. Wenceslao López Velasco secretario.pontevedra@colexiodearquitectos.org
Podedes contactar directamente coa Xunta Directiva a través da seguinte dirección de correo:
xd.pontevedra@coag.es

 

Esta vendo lei de costas

Cañete anuncia unha “reforma moi fonda” da Lei de Costas

Escrito por mpierres o 16 January 2012

El Pais - Madrid 13 ENE 2012

La actual Ley de Costas, vigente desde 1988 sin apenas modificaciones, tiene los días contados. La norma, que delimita el uso público del litoral, sufrirá una “reforma muy profunda” para “poner en valor” el litoral, según ha anunciado el ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, en su primera comparecencia sobre medio ambiente. Lo ha hecho en la toma de posesión de altos cargos del departamento y su discurso destilaba una idea: que el medio ambiente no puede frenar el desarrollo económico. En esa línea ha anunciado que “simplificará trámites ambientales” y potenciará el turismo en parques nacionales.

En la oposición, el PP ya votó en el Congreso y el Senado para suavizar la Ley de Costas y Rajoy sentenció hace un año: “Nos gustan los chiringuitos”, que se habían convertido en un símbolo de la utilización política de la ley. La idea del ministerio es estudiar cómo alargar concesiones y autorizar nuevos usos en la costa, aunque el departamento insiste en que es pronto para conocer cómo quedará la ley.

Personalidades relevantes del PP como Pío García Escudero, Jaime Mayor Oreja y José Manuel García-Margallo habían mantenido la pasada legislatura reuniones con los afectados por los deslindes y las expropiaciones de la Ley de Costas y FAES, la fundación del PP, estaba preparando documentación sobre cómo se debería reformar.

Aunque el programa electoral del PP no citaba una modificación de la ley, Cañete ha anunciado hoy una reforma legal a fondo para “poner en valor el litoral” para “armonizar el desarrollo económico con la decida protección de los recursos naturales”.

Fuentes del departamento explican que la norma ha creado un grave problema de inseguridad jurídica, que se trata de una ley muy compleja con aplicaciones distintas según el sitio. Además, hay presiones de países como Reino Unido o Alemania y quejas de eurodiputados extranjeros porque hay miles de extranjeros afectados.

La norma, que el Ejecutivo de Aznar no tocó, fija el uso público de toda la playa, pero no establece una distancia concreta sino que usa conceptos geográficos. Así, son de dominio público “las playas o zonas de depósito de materiales sueltos, tales como arenas, gravas y guijarros, incluyendo escarpes, bermas y dunas, tengan o no vegetación” y hasta donde hayan llegado los mayores temporales conocidos.

Sin embargo, el trámite para trazar la línea de la zona pública, el deslinde, aún no ha concluido. Según los afectados, eso y la falta de control han hecho que mucha gente comprara su casa sin que ni el notario ni el banco les advirtiera de que estaba en dominio público y que como mucho podían tener una concesión de uso para 30 años, pero no una propiedad, por lo que tampoco pueden vender. Los ecologistas sostienen que cualquiera que se hubiera informado ya sabía que había una Ley de Costas y con preguntar se habría evitado problemas.

En lugar de reformar la ley, el PP podía haber optado por suavizar la aplicación. Un cambio legal es extremadamente complejo porque en los más de 20 años desde la aprobación ha habido expropiaciones y derribos de cientos de propiedades, y sus dueños ahora podrían pedir compensaciones al Estado.

El Gobierno socialista ya intentó un pequeño cambio legal a través de la Ley de Navegación Marítima pero encalló en el Congreso. Ahora, con este cambio, lo previsible es que se alarguen las concesiones de uso, ya que miles de ellas caducan en 2018, algo que sería “dramático”, según el equipo de Arias Cañete. Además, estudiarán si se autorizan nuevos usos en el litoral, actualmente limitado a pequeños chiringuitos desmontables.

Además, Arias Cañete ha anunciado una “simplificación de la normativa ambiental” para “agilizar trámites” y que no se frene la inversión. El ministerio tiene un atasco en las declaraciones de impacto ambiental que a veces duran años.

En la línea de reducir las trabas ambientales, Arias Cañete también ha anunciado que quiere potenciar “las actividades turísticas en los parques nacionales”.

Como sus predecesores, el ministro ha anunciado su intención de alcanzar un “pacto nacional” del agua. El anhelado pacto puede ahora ser más viable puesto que el PP también gobierna en Extremadura, Castilla-La Mancha, Murcia, Aragón y la Comunidad Valenciana, regiones clave para solucionar el déficit hídrico del Levante.

O BNG pide no Congreso que cambie a Lei de Costas

Escrito por mpierres o 9 December 2009

loiraEl Correo Gallego - 09.12.09

O BNG quere salvar a varios núcleos costeiros galegos nos que as casas están pegadas ao mar. Os deputados nacionalistas no Congreso, Francisco Jorquera e Olaia Fernández Davila, rexistraron na Cámara Baja unha proposición de lei para modificar a normativa estatal de Costas. O obxectivo é acabar coa inseguridade “xurídica” destes asentamentos.

A Lei de Costas establece unha servidume de dominio público marítimo terrestre de 20 metros para o solo cualificado como urbano antes da entrada en vigor desta normativa, mentres que para o resto do territorio a servidume de protección do litoral establécese nos 100 metros. Os deputados do BNG lembran que en Galicia esta aplicación legal suscita unha “problemática” derivada da existencia de numerosos municipios que contan con asentamentos de poboación tradicional, situados na costa desde o século XIX e vinculados a actividades pesqueiras. Segundo informou onte o BNG nun comunicado, a entrada en vigor da lei deixou afectados a estes núcleos pola servidume de 100 metros en lugar dos 20 metros que fixa o texto legal para solos urbanos. O problema é que a normativa de planeamento municipal asignounos como solo non urbanizable, malia reunir os requisitos “para ser cualificados como solo urbano”. Nesta situación encóntranse asentamentos de Marín, Illa de Arousa, Ribeira, Moaña, Redondela, Pobra do Caramiñal ou Malpica.

A Xunta, en uso das competencias exclusivas que marca o Estatuto, aprobou (co Bipartito e por unanimidade do Parlamento) unha modificación de lei autonómica 9/2002, de Ordenación Urbanística e de Protección do medio rural de Galicia, para solucionar esta situación.

Sen embargo, o Estado presentou un recurso de invasión de competencias á Disposición Adicional Segunda da Lei Autonómica de Vivenda de Galicia. “Esta disposición establece unha saída legal para os núcleos preexistentes de carácter tradicional afectado por un erro na clasificación urbanística” municipal, manifestan os nacionalistas na súa iniciativa.

Jorquera e Davila subliñaron que este cambio proporcionara unha resposta idónea á grave problemática”. Por iso, o BNG demanda nunha proposición de lei que se incorpore á Lei de Costas a regulación específica das particularidades dos asentamentos de poboación tradicional no litoral galego, recollida na lexislación autonómica, co obxectivo de dotar de “coherencia” á regulación destas situacións e “evitar as posibles dificultades” interpretativas que xeren inseguridade xurídica.

MARÍN

200 casas cun futuro incerto

Máis de 200 casas de cinco núcleos costeiros de Marín encóntranse nunha situación de inseguridade xurídica pola aplicación da Lei de Costas. Os veciños de L oira, Aguete, Mogor, Teoira e Casás viven inmersos nun conflito. Sobre eles poderían recaer cuantiosas multas por reformar os seus fogares sen contar coa licenza do Goberno central. O problema remóntase a 1988 cando se aprobou a Lei de Costas. Os núcleos rurais situados a menos de 100 metros da liña marítima tiñan que comunicar ao Ministerio a súa “preexistencia”. Pero o Concello non enviou a documentación, co que as casas quedaron dentro da servidume de dominio público-e polo tanto propiedade do Estado - que se establece entre os 20 e os 100 metros do litoral.

Alleos a esta situación os veciños acometeron a obras nas súas casas xa que descoñecían que tiñan que pedir permiso a Madrid. A partir do ano 2003 os inspectores de Costas empezaron a abrir expedientes por realizar reformas estruturais nas vivendas. As multas poden chegar ata os 3.000 euros mensuais, segundo aseguraron fontes do concello de Marín. Desde o Concello reclámase á Ministra de Medio Ambiente, Medio Rural e Marino, Elena Espinosa que solucione a situación xa que os veciños non poden estar indefensos ante un erro administrativa misión no pasado.