replicas de relojes
replicas de relojes splash
Publicado por admin o 7 junio 2011

Presidente: D. Manuel Abelleira Argibay  presidente.pontevedra@colexiodearquitectos.org
Tesorera: Dña. María Pierres López tesorera.pontevedra@colexiodearquitectos.org
Secretario: D. Wenceslao López Velasco secretario.pontevedra@colexiodearquitectos.org
Podeis contactar directamente con la Junta Directiva a través de la siguiente dirección de correo:
xd.pontevedra@colexiodearquitectos.org

 

Esta vendo Francia

Reportaje: El Gran París está en marcha

Escrito por mpierres o 19 julio 2010

propuesta-de-jean-nouvelEl Pais - 17.07.2010

Sarkozy ha encargado a diez importantes equipos de arquitectos la planificación del futuro urbanístico de la capital francesa

A principios de los sesenta, hace casi cincuenta años, Paul Delouvrier tomó una decisión comprometida para un funcionario de su nivel. Compró un Studebaker descapotable pintado de un arrogante color marfil con la única intención de observar París y sus barrios a cielo abierto. En 1961, el general Charles de Gaulle le había encargado la misión de reorganizar la aglomeración parisiense. Lo imagino en alguna de sus escapadas, recostado sobre el asiento trasero con la cabeza apoyada en el respaldo y moviéndola de un lado a otro, en un bamboleo mareante con el que captar la dinámica realidad por venir. Con su coche color colmillo intentó varias veces llegar de Vincennes, situado al este, a La Défense, al oeste, sin atravesar el corazón de París, tarea imposible que acrecentó el empeño de Delouvrier y su equipo por conectar entre sí los barrios periféricos.

El 27 de julio de 1964 Delouvrier mostró a De Gaulle el primer esquema director del París del futuro con una estrategia muy simple: sacudir el modelo radioconcéntrico y afianzar unos puntos fuertes de actividad, villes nouvelles, en el exterior de la aglomeración existente. Delouvrier aclaró que habría que enfrentarse a presiones e intereses poderosos y que la tarea no iba a ser sencilla. De Gaulle, con un gesto de su brazo sentenció: ¡todo esto se decidirá aquí!, insinuando que no se iba a dar voz a la opinión pública.

En este momento la política de comunicación es diferente, aunque el París contemporáneo sí se parece al que Delouvrier estableció. Los diez equipos de arquitectos seleccionados para el Taller Internacional del Gran París, después de haber trabajado durante casi un año, han activado inconscientemente un mecanismo político que ha calado hondo entre los residentes de la aglomeración parisina. La exposición sobre sus trabajos movilizó el año pasado a más de 200.000 personas. Desde mayo de este año, los diez equipos van a fabricar ideas en sesión permanente en el Palacio de Tokio, de París, y sus propuestas serán debatidas en público. ¡Focos e Internet!, esta es ahora la consigna. De los diez equipos, cuatro son extranjeros: Rogers Stirk Harbour & Partners, Studio 09, LIN y MVRDV. Seis son franceses: Atelier Lion Groupe Descartes, l’AUC, Atelier Portzamparc, Agence Grumbach & Associés, Nouvel Duthilleul Cantal-Dupart y Atelier Castro Denissof Casi. Todos son multidisciplinares y tienen al mando un arquitecto-jefe.

propuesta-yves-lionPero, ¿por qué ha entregado Sarkozy a los arquitectos la varita de los directores de orquesta? ¿Los considera preparados intelectualmente para gestionar debates de resultado incierto? ¿Son buenos bufones para animar el espectáculo, o cree que su capacidad propositiva puede tener en algún momento la clarividencia del visionario? Paul Delouvrier no era arquitecto. Fue delegado del Gobierno francés en Argelia y presidente de Electricidad de Francia, esto es, un alto funcionario con ambiciones políticas. Ante esta tradición, ¿por qué ahora cobran protagonismo los arquitectos?

Entrevisto en el Palacio de Tokio a Bertrand Lemoine (1951), arquitecto e ingeniero, nombrado recientemente director del Taller del Gran París, por Sarkozy. Según Lemoine, los arquitectos mueven la batuta. Está claro que, en los equipos, hay historiadores, economistas, sociólogos, ingenieros…, pero el liderazgo está confiado a los arquitectos, que se hacen cargo de la dirección moral. Los arquitectos pueden aportar una dinámica y reafirmar la confianza en que las cosas avanzan a partir de imágenes concretas con gran poder de seducción y no a partir de esquemas, zonificaciones o reglas de urbanismo abstractas.

Lemoine es consciente de que la identidad de París está muy bien definida. París es conocida como la segunda marca del mundo después de Coca-Cola, pero la identidad del territorio está mucho más difuminada. Opina que con la creación del Taller, el debate se ha lanzado de golpe y se han derribado muchos tabúes. Según Lemoine, el primer tabú, el de las palabras, ha caído y hoy se puede comunicar París con los vocablos que uno quiera. Hace unos años, si se hablaba con el municipio de París, había que decir la “metrópoli parisina”. En la región Île-de-France, el concepto era el de francilien. Si se trataba con el Estado, el término era “Gran París”. En Francia es muy importante ganar la batalla dialéctica y las armas del discurso se fabrican montando palabras y estructurando conceptos. La misión de Lemoine es pilotar la operación, servir de catalizador y promover debates públicos en el propio Palacio y también en los medios.

Descubro una jugada a varias manos, porque mientras se fabrica el Taller del Gran París, con los diez equipos de arquitectura, se crea también la Sociedad del Gran París con Christian Blanc al frente. Blanc ha sido funcionario de alto nivel del Estado francés. Hasta hace unos días era secretario de Estado encargado del Desarrollo de la Región Capital y hombre de confianza de Nicolás Sarkozy. Dimitió hace poco más de una semana porque se le acusa de haber gastado 12.000 euros en puros a cuenta de la Repúbica. La estrategia era doble. Se proclamaba por un lado el taller de los artistas, esto es el taller de dibujo continuado, y se fundaba la Sociedad de las infraestructuras con capital público por otro. Esta Sociedad pretendía el desarrollo de diez polos de competitividad especializados, situados en zonas periurbanas, y unidos por un gran bucle ferroviario subterráneo. Era la misma obsesión que desarrolló Delouvrier después de sus paseos en el Studebaker. De este modo Blanc intentaba alejar las intervenciones del corazón de París, porque no quería enfangarse con expropiaciones ni con el planeamiento existente y de paso evitaba roces con el Ayuntamiento y con el Gobierno de la región, ambos de izquierdas. La incertidumbre envuelve ahora la Sociedad del Gran París, puesta en cuestión por un supuesto asunto de despilfarro.

La región ha perdido la iniciativa en la guerra de las palabras. Su plan territorial se conoce por el acrónimo SDRIF (esquema director de la región Île-de-France). El concepto Gran París bate a estas cinco letras por desfallecimiento en la pronunciación, por mucho que el esquema se replique a sí mismo cada dos años. Mientras que en el taller se crea, se debate y se imagina, en la región no se hace otra cosa que desarrollar un sdrif tras otro, publicando documentos, delimitando competencias y estableciendo marcos jurídicos.

Con toda esta información, inicio otro camino alternativo de investigación mediante el intercambio de ideas con un hombre de largo recorrido y cuya perspectiva abarca un espectro ampliado de situaciones urbanas y políticas. La entrevista a Paul Chemetov (1928), arquitecto y copresidente del Comité Científico del Gran París, tiene lugar en su oficina. Todavía sigue en activo y con las manos sobre el tablero.

Para Chemetov, como para las viejas generaciones que vivieron la Segunda Guerra Mundial, el término del Gran París tiene la desagradable connotación de que así era conocido el Sistema de Mando Alemán. Afirma que en esta batalla política existe también una batalla semántica y que el presidente de la República, al iniciar el debate sobre el Gran París, ha ganado la batalla semántica. Grande es mejor que pequeño y además, lanzar el Gran París significa adular el sentimiento chovinista de cada francés. Significa tener una gran idea y tomar la iniciativa en un terreno, el de la metrópoli contemporánea, que considera el más importante del siglo XXI.

A Chemetov lo que le molesta no es el término Gran París, sino la Sociedad del Gran París. Cree que es una sociedad con participación pública como cualquier otra, pero que, semánticamente, es como si la Sociedad de Baños de Mar y el Casino de Mónaco reunidos gestionaran todo el Principado. Respecto a la relación entre la política y el urbanismo, recalca que el discurso inicial que pronunció el presidente de la República sobre el Gran París estaba impecablemente escrito. El fastidio para él, es que el proyecto del secretario de Estado, Christian Blanc, no sigue ese discurso completo, sino que lo reduce a un único párrafo basado en su obsesión por la conexión de la periferia con un bucle de metro subterráneo automatizado.

Por eso, a Chemetov, tomar la iniciativa política sobre la ciudad contemporánea, sobre la metrópoli, le parece extremadamente ingenioso y además imbatible. No sabe si existe una teoría política del golpe -se refiere al golpe semántico-, pero reconoce que Sarkozy ha llevado el debate político al Gran París. A partir de ahora la batalla se desarrollará en ese terreno. En este punto de la entrevista, Paul Chemetov da unos golpes repetitivos con su puño sobre la mesa y me recuerda la frase de De Gaulle: ¡Todo esto se decidirá aquí! Las nuevas elecciones generales se decidirán en el territorio del Gran París.

Después de hablar con Lemoine y con Chemetov confirmo que en París, la batalla es semántica. Lo corrobora también el discurso de Sarkozy, en el que señaló que el Gran París debe encarnar -según la frase de Víctor Hugo-, “lo verdadero, lo bello y lo grande”, palabras a las que el presidente también añadió “lo justo”. Luego ahí está todo. A Sarkozy le enamoran las palabras. En su discurso se adhirió a la frase retórica de uno de los equipos, que decía: “Lo extraordinario sería mejorar lo ordinario”. Sarkozy baraja cartas marcadas con dos máximas de la teoría de la comunicación: “El que da primero, da dos veces” y “con un buen lema, el producto se vende solo”. Esto es, tomar la iniciativa y destilar el significado. El gesto ha consistido en pasar por encima de las estructuras administrativas: los barrios, los municipios, los departamentos y la región, para golpear el primero, apropiarse del mensaje, y captar así toda la atención de los medios.

Al final del recorrido por el Gran París, constato que el hecho urbano es inseparable de la condición política y que la mutación de la ciencia urbana por la lenta transmisión de conocimientos y experiencias está sometida a los embates y a la pulsión política, a su iniciativa y a sus palabras, por mucho que los arquitectos tengan en sus manos, algunos instantes, la varita mágica. La condición política es a su vez débil como la carne. Si Delouvrier levantara la cabeza del respaldo de su descapotable, comprobaría que las maneras de hacer ciudad no han cambiado tanto. Sólo las imágenes son otras.

Nouvel guarda en el cajón el proyecto de la Torre Signal

Escrito por mpierres o 19 marzo 2010

signal-torreEl aclamado arquitecto francés Jean Nouvel ha tenido que renunciar temporalmente a la realización de la Torre Signal, un gigantesco rascacielos rectangular que debía marcar la renovación del distrito financiero parisiense de La Défense. La falta de financiación, tras la retirada de la española Medea, obliga al premio Pritzker 2008 a aplazar su proyecto hasta después de la crisis.

“Con la crisis inmobiliaria, todos los proyectos actuales de edificios de mucha altura acumulan retraso”, anunció el despacho Ateliers Jean Nouvel en un comunicado de prensa. “El proyecto de la Torre Signal se realizará únicamente cuando la crisis se disipe”, pero el equipo del prestigioso arquitecto no renuncia “a construir este proyecto estratégico (…) simbólico de una evolución necesaria y vital para La Défense”. El despacho calcula que “dentro de dos o tres años proyectos como éste serán los que busquen los inversores”. La Torre debía estar lista dentro de tres años.

El comunicado del despacho del arquitecto respondía a una declaración de la presidenta del EPAD, el organismo público que gestiona el distrito financiero, que daba el proyecto por enterrado. “Hemos recibido un correo de Ateliers Jean Nouvel en el que nos informan haber renunciado a la Torre Signal por falta de inversores”, declaró Joelle Ceccaldi-Raynaud en Cannes, en el marco de una feria inmobiliaria. “Hemos ido a Qatar, a Kuwait, ahí donde hay dinero, hemos buscado y no hemos encontrado inversores”, añadió Philippe Chaix, director general del organismo.

La falta de financiación es la amenaza. ¿Verá la luz del día el rascacielos rectangular de hormigón, cristal y acero que aspiraba en un principio a “competir con la señora Eiffel”, con una altura de 301 metros? De momento, ya ha habido bajas. El proyecto, con un coste estimado de 600 millones de euros, contaba con el apoyo de la española Medea, filial de Metrovacesa, que se retiró en las primeras turbulencias de la crisis inmobiliaria en España.

Ganadora de un concurso internacional en la que se impuso ante rivales de la talla del inglés Norman Foster, la Torre Signal debía contar con una oferta mixta de vivienda, oficinas y comercios sobre 140.000 metros cuadrados repartidos en 71 plantas.

Biscuit House, Lyon. Aum architects.

Escrito por mpierres o 9 noviembre 2009

La casa, do estudio de arquitectura francés Aum Architects , está situada en una pequeña aldea en la zona de Lyon en una pendiente muy empinada y enfrentándose a un paisaje abierto. Está situada al borde de una reserva natural en donde no se puede construir absolutamente nada. (Jue Ene 08 2009)

La edificación de la casa es muy compleja por varias razones:

- Era muy difícil obtener la autorización para construir arquitectura contemporánea en ese lugar.

- También fue difícil su construcción porque no había manera de acceder a la parte inferior de la obra de modo que fue necesario tener un compromiso con el vecino para que le permitiera la construcción de un camino a lo largo de su propio terreno.

- El arquitecto realizo toda la cortina de madera lo que le tomo más de 200 horas de trabajo.

La casa es un paralelepípedo de 23 x 7 mtrs., hecha de concreto, acero y vidrio, incrustada en la pendiente del terreno.

Se compone de dos pisos que tienen acceso directo al jardín.
La estructura está hecha en concreto y acero. Todos los materiales son naturales y no tratados para que puedan mantener su aspecto original. El concreto se utiliza para las losas de piso y el suelo; y el acero se utiliza para las columnas y los marcos de las ventanas, y la madera sin tratamiento [Iroko] se utiliza para la cortina exterior.

lyon_house_aum110309_1

Picture 1 of 13

Todas las habitaciones están expuestas a la luz del día. Una gran abertura en el piso de la primera planta permite a la luz del día llegar a la planta baja.

La cortina de madera es la especificidad de la casa. Se compone de formas que se han llamado -galletas- por la primera revista francesa que publicó la casa.

La cortina de madera tiene varias funciones:

- Ayuda a la casa a integrar en el paisaje donde las casas están construidas en piedra de color beige. Desde una distancia la cortina recuerda, en una forma contemporánea, la sensible tradición de las piedras.

- También tiene una función térmica, ya que reduce el impacto del sol en las habitaciones por la mañana. Esto es importante ya que las habitaciones dan al Este y con ventanas que cubren toda la fachada.

- Por último, permite aislar visualmente las habitaciones desde el exterior mediante la creación de un efecto de espejo entre la cortina y la ventana.

Las habitaciones están arriba, la planta baja está alineada con las ventanas y van del suelo al techo con el fin de disfrutar del paisaje durante todo el día.

En la sala enormes ventanales tipo francés de [8 x 3 mtrs.] abierta sobre el jardín para que tenga la sensación de que el jardín es parte de la casa, hay una sensación de continuidad entre el interior y el exterior.

Dentro de la casa también hay una sensación de continuidad ininterrumpida como el más pesado y más engorroso de los elementos internos [la chimenea y la escalera] se suspenden en el piso.

La chimenea, un tanto engorrosa de ubicar actúa como una separación entre el salón y la sala de música. Está hecha en acero y está parcialmente llena de concreto refractario para proporcionar inercia térmica de calefacción.

La suspensión de la escalera se construyó sin bandas para obtener el máximo de luz natural a través y no bloquear la vista.

That lineage can be seen in the Rolex Oyster fake watches Perpetual's straightforward and practical design. Legibility is cheap ralph lauren shirts strong and the dial design offers nothing more than is necessary to display the time.